DIARIO PERFIL  

Los mayoría de los inmigrantes de los países limítrofes trabajan en condiciones precarias

Los incidentes en Villa Soldati abrieron el debate sobre la inmigración, pero los números demuestran que no desplazan a la mano de obra local.

Argentina atrae migrantes sin importar la coyuntura económica. | Foto: Cedoc

Las recientes ocupaciones de espacios públicos y privados dispararon un rebrote de argumentos xenófobos contra los migrantes de países vecinos y de provincias. El discurso antiinmigratorio agiganta un fenómeno que representa sólo 2,5% de la población, la proporción de extranjeros de países limítrofes en el total de la población, según el Censo 2001, y acusa a los extranjeros de “sacarles el trabajo” o “bajar el nivel salarial” de los locales. Sin embargo, la teoría y la investigación económica y social desmienten estos razonamientos y muestran que la inserción laboral de los migrantes suele dejar mucho que desear.


Causas. Los migrantes de países limítrofes y Perú vienen al país en busca de mejores condiciones de vida. Según un trabajo de la investigadora de la Universidad Nacional de General Sarmiento Roxana Maurizio, “las brechas de desarrollo de la Argentina respecto de otras naciones de la región han ido configurando condiciones estructurales que explican la persistencia de los flujos de entrada de migrantes provenientes de la región, fundamentalmente de Bolivia y Paraguay, aún en fases recesivas del ciclo como la experimentada por la Argentina en la segunda mitad de los noventa”.

Mucamas y albañiles. “Se observa una fuerte segmentación ocupacional”, señala el informe de Maurizio. La mayor parte de los migrantes de países limítrofes y Perú trabajan en unos pocos sectores productivos. Los hombres están sobrerrepresentados en las actividades de la construcción, que explican un tercio del empleo total. La mayor parte de las migrantes regionales se desempeñan en el servicio doméstico. Además, independientemente del nivel educativo, los migrantes suelen ocupar puestos de menor calificación.

Lea la nota completa en la edición impresa del diario PERFIL.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: