El "invento argentino" para mirar TV online

Cuevana TV, un sitio que publica películas y series gratis, ya es un éxito. Los derechos de autor y la opinión de sus creadores.

Foto: Cedoc

En los últimos años, Internet cambió, entre otras cosas, las formas en las que nos comunicamos (chat, mail, redes sociales), trabajamos y compartimos información. Pero la industria en la que tuvo más impacto fue sin duda la del entretenimiento: toda una generación no sabe cómo se escuchaba música antes de las descargas (legales, y de las otras), ni entiende que una película, hace unos años, sólo se pudiera ver en el cine.

Si bien la mayoría de los internautas ya son aficionados a ‘bajar’ películas, muchos principiantes no lo hacen por lo complicado de los sistemas de descargas. Para ocupar ese espacio apareció Cuevana TV, un sitio creado por argentinos que publica films y series -sin necesidad de descargas- y que ya cosechó miles de fanáticos.

El sistema es de lo más sencillo: basta con ir al sitio, elegir la película o capítulo para ver, descargar un complemento que permite transmitirlo, y sentarse a mirar (con subtítulos incluidos para los contenidos en otros idiomas). Esa simpleza le ha generado más de 250.000 visitantes y la adoración de muchos de sus usuarios.

Cuevana nació en octubre de 2009, producto de una idea de tres estudiantes cordobeses. “Se nos ocurrió que no había nada para poder ver películas y series en una calidad decente”, relató David, uno de sus creadores, a Perfil.com. Junto a Tomás y Mario, le pusieron el nombre por descarte, buscando dominios libres, y comenzaron a subir los contenidos a la web. Un mes más tarde, Cuevana estaba abierto al público.

Sin apoyo de inversores, empresas ni publicidad, Cuevana fue creciendo, como la mayoría de los éxitos en la web, por el boca en boca, gracias a los miles de usuarios que disfrutaban de ver series y películas actualizadas prácticamente el día de su lanzamiento. Hoy tienen alrededor de medio millón de visitas diarias gracias a unos 250.000 espectadores, que siguen en aumento.

El equipo de trabajo se expandió a 10 personas que se dedican a subir videos, críticas o noticias, mientras que Tomás se ocupa del diseño y mantenimiento. No tienen una oficina ni nada parecido: trabaja cada uno desde su computadora. “Cuevana es una comunidad, aquel que tengas ganas de colaborar, lo puede hacer”, agregó David en diálogo con Perfil.com. “No somos una sociedad aún, no tenemos medios para hacer una inversión importante, y no tenemos grandes ingresos”, completó.

Legales y no tanto. Los creadores de Cuevana aseguran que nunca tuvieron problemas legales por el sitio. “Nunca se nos pasó por la cabeza darle de baja”, dicen. Pero los dueños de los derechos de autor del mundo llevan años en una guerra sin cuartel contra quienes ellos consideran que violan esos derechos. Diversos sitios de descarga de contenidos, y hasta el mismísimo Google, enfrentaron juicios por presunta violación de derechos de autor, sólo por proveer enlaces a descargas.

Estas disputas legales tuvieron resultados mixtos, pero la avanzada contra los sitios de internet no se detiene, lo cual es una de las razones que lleva a los creadores de Cuevana a no revelar sus nombres completos. “Nosotros tenemos muy en claro el dilema con los derechos de autor”, explicó David a Perfil.com, que aspira a un día lograr un acuerdo con los productores para difundir legalmente sus contenidos. “Esperamos que las productoras entiendan que el futuro está en la facilidad de poder ver una película o una serie en la comodidad de tu casa a un costo cero”, agregó.

“El público es el que elige, y obviamente la tendencia siempre ha sido y será lo gratuito en primer lugar, y la facilidad de uso en segundo. Nos gusta pensar que estamos contribuyendo al cambio. Cuando las productoras decidan dar el primer paso, nosotros daremos el nuestro”, concluyó.

En otras partes del mundo. Ver TV por streaming no es una novedad en otras partes del mundo. Desde hace un tiempo que existen sistemas pagos y legales que permiten ver series y películas desde cualquier dispositivo con conexión a internet. Uno de ello es Netflix, un popular sistema de venta de series y películas bajo demanda, en donde por un pago mensual que no supera los diez dólares, nos da acceso a su amplio catálogo de entretenimiento. Se paga adicional si las películas son estreno. Apple también cuenta con su servicio de películas y series en el iTunes Store, en donde por menos de un dólar por podremos ver el capítulo de nuestra serie favorita o alquilar una película para ver un día de lluvia.

Tanto Netflix como iTunes podrían estar disponibles en todo el mundo, ya que lo único que se necesita es una conexión a internet y una computadora o receptor multimedia compatible, pero por el momento y por cuestiones comerciales, las distribuidores y canales de TV no lo rechazan. Los usuarios destacan que si la calidad de imagen y audio es buena, y el sistema es simple de usar, no tendrían inconvenientes en pagar por un servicio como los que funcionan en otras partes del mundo. 

Películas que no llegan. Otra crítica frecuente de los cinéfilos es la gran demora por parte de las distribuidoras para estrenar las películas. Salvo los grandes tanques de cada año, la mayoría  llega a la pantalla grande cuando su versión pirata ya se encuentra a la venta en la calle. Por ejemplo, "Scott Pilgrim vs. the World" se estrenó en los Estados Unidos el pasado mes de agosto y por el momento no existe interés de estrenarla en el mercado local. Su destino final será el DVD. 

Sin embargo, existe la posibilidad que otros filmes puedan a las salas de cine con la incorporación de más proyectores digitales, debido a que las copias viajan en discos rígidos, reduciendo los costos, algo que quedó demostrado tras el reestreno independiente de "Volver al Futuro" a principios de enero, que logró atraer a más de 50 mil espectadores.

(*) de la redacción de Perfil.com.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: