POLITICA

El gobierno de Kirchner descubrió al "gurú de Magnetto" antes que Macri

En 2006, el Ministerio de Justicia de la Nación firmó un convenio con Ravi Shankar, el líder espiritual hoy denostado por los medios K. Fotos.

Foto:Verorespira - Photoonweb

Un año antes que Mauricio Macri ganara su primera elección porteña, el gobierno nacional ya había contratado al gurú indio Sri Sri Ravi Shankar para que imparta cursos de relajación y respiración en las cárceles federales.

Los medios K apuntan hoy su artillería contra el macrismo del PRO por contratarlo y predicar un 'espiritualismo mercantil', cuando el Ministerio de Justicia había firmado un convenio en julio de 2006 con el mismo Shankar, mientras desde 2003 ya había miles de presos que practicaban los métodos orientales en prisiones provinciales bonaerenses y de Santa Fe.

"El ministro de Justicia, Alberto Iribarne firmó un convenio con el gurú indio Sri Sri Ravi Shankar (“el hombre que está cambiando el mundo”, según los afiches que plagan la ciudad de Buenos Aires) para que su fundación El Arte de Vivir practique cursos de relajación y respiración a presos y guardiacárceles", informó el 26 de julio de 2006 el diario oficialista Página 12.

Los programas filo K, como 6,7,8 y TVR, así como el diario Tiempo Argentino y la revista Newsweek de Sergio Szpolski, cuestionaron en los últimos días tanto al jefe de gobierno porteño como el mensaje y los métodos del maestro indio que posee millones de seguidores en el mundo. Ninguno mencionó que el gobierno K vio las ventajas de la filosofía del gurú varios antes que el propio líder del PRO.

En el programa 6,7,8 lo trataron de "chantún" y de ser el "Gurú de Magnetto". Todos olvidan las fotografías que el entonces senador Jorge Capitanich, así como el ex jefe de gobierno porteño Jorge Telerman (luego aliado K) y el propio ministro Iribarne se tomaron con el famoso maestro indio en su viaje.

Amnesia K. Según aquella noticia de Página 12 en 2006, "Iribarne firmó un convenio para extender los cursos de respiración que se dictaban en las cárceles provinciales a las del Servicio Penitenciario Federal. “Todavía hay que ver en qué cárceles se dictarán. Ellos plantean que en una prisión, donde hay violencia, hay un cúmulo de estrés importante y estas técnicas lo que hacen es relajarlos", comentó un allegado del ministro al diario kirchnerista, hace ya seis años y diez días.

La coordinadora de "El Arte de Vivir" en la Argentina, Beatriz Goyoaga, informó entonces que entre "cinco mil y seis mil detenidos practican sus cursos desde 2003 en cárceles provinciales, como la Unidad 3 de Rosario, la 24 de Florencio Varela y la cárcel de mujeres de Hornos en La Plata".

Cuando el gobierno de Néstor Kirchner firmó el acuerdo con Skankar también hubo detractores. La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) se planteó en un informe un “interrogante budista-policial”: “¿Será que Iribarne y (el ministro del Interior) Aníbal Fernández creen que guardiacárceles y policías pueden mejorar algo con la meditación budista?”.



Temas: