Camino al 7D | El difícil noviembre de Cristina

Este mes la Presidenta padeció un masivo cacerolazo, un paro, un apagón, problemas de salud propios y ajenos, y aún no resolvió litigios en el exterior. Fotos.

Galería de imágenes.

En octubre la Presidenta se sometió al "vía crucis" en las universidades de Georgetown y Harvard. Cristina Kirchner regresó malhumarada del viaje de Estados Unidos y no se movió de la Argentina en noviembre, un mes que tampoco le resultó particularmente favorable: el masivo cacerolazo del 8N, el primer paro general de trabajadores en la era K, apagones, dos viajes suspendidos por motivos médicos y hasta la internación de un pariente.

La calle fue de otros. En 12 días, el kirchnerismo "perdió" la calle con el multitudinario cacerolazo del 8N y luego vio como Hugo Moyano, Pablo Micheli y Eduardo Buzzi le vaciaban las rutas y avenidas de todo el país en el primer paro general convocado en la era K. Pese a los ruidosos reclamos de la clase media y las reivindiaciones de los gremios disidentes por el Impuesto a las Ganancias, la Presidenta ratificó el rumbo del "modelo".

La noche del jueves 8 de noviembre, la Presidenta estuvo encerrada en la Quinta de Olivos mientras 20.000 personas agitaban en sus adyacencias cacerolas y carteles contra ella y sus funcionarios.

Viajes cancelados. El 8 de noviembre, la Presidenta suspendió su viaje a Cádiz, España, donde se realizó la XXII Cumbre Iberoamericana. En su lugar mandó a su vice Amado Boudou. ¿Qué motivos dieron los médicos presidenciales Luis Buonomo y Marcelo Ballesteros? El viaje "implicaría la realización de alrededor de 40 horas de vuelo, para una permanencia en Cádiz de sólo 36 horas, junto al padecimiento del Jet Lag por la diferencia horaria existente entre Argentina y España".

Ayer, la Casa Rosada informó que la Jefa de Estado tampoco iba tomar el vuelo a Lima, Perú, para la reunión de la Unasur. Esta vez, se informó oficialmente una "lumbalgia" por la cual la Unidad Médica Presidencial desconsejó el viaje.

Suegra internada. El 19 de noviembre, la madre de Néstor Kirchner, María Ostoic, sufrió un cuadro de deshidratación, que le provocó una arritmia, motivo de su internación en la clínica Bazterrica, de la Capital Federal. A la abuela de Flor y Máximo K se le descubrió "una infección urinaria" a los 91 años. Hubo preocupación en la familia ya que su cuadro fue "reservado".

Malas noticias de Africa. La Fragata Libertad comenzó noviembre retenida en las aguas de Ghana y un juez local ordenó removerla del puerto. Lo que comenzó como un reclamo de los "fondos buitre" contra el Estado argentino casi terminó con un episodio de violencia armada. La tripulación argentina resistió a una intervención del ejército ghanés y luego se quedó sin agua ni luz. Por eso los familiares de los marinos temen por su salud y seguridad.

Sin resolución judicial a la vista, la Fragata Libertad sigue "varada" en la costa africana a la espera de una sentencia favorable.

El fallo de NY. Otra vez el juez Thomas Griessa representó un dolor de cabeza para la Presidenta. El magistrado resolvió que la Argentina debía pagarle a los bonistas, pero la Corte de Apelaciones de Nueva York rechazó el fallo del juez. Así el Gobierno tendrá algo más de tiempo para reformular un acuerdo de pago con los "fondos buitre". Ayer, sin embargo, Cristina admitió que había sido una "semana complicada" para el país.

Más lejos del PJ y del subte. El portazo de la ministra de Industria Débora Giorgi en un acto con el gobernador de Córdoba José Manuel de la Sota alejó más al peronismo no kirchnerista del gobierno nacional. El mandatario acusó a los "notables del Gabinete" nacional de "agredir y mentir".

Por otro lado, la Casa Rosada sintió una suerte de alivio cuando el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, anunciaba que la Ciudad se haría cargo de los subterráneos. A la semana volvieron las medidas gremiales y los paros.

Pero en Santa Cruz, la relación con el gobernador Daniel Peralta, un exaliado, no mejoró el rumbo y terminó a los huevazos.

¿Quién bajó la palanca? Otro momento de zozobra para el Gobierno fue el apagón del 7 de noviembre. El ministro de Planificación Julio de Vido denunció un "sabotaje" y que alguien "bajó la palanca". Los sindicatos los negaron, pero el juez Norberto Oyarbide todavía no descarta esa hipótesis. Por la falta luces en los semáforos de la Capital, colapsó el tránsito durante largas horas en un día de extremo calor. Luego vino una tormenta, inundaciones y más reclamos a las autoridades.

Más cerca del 7D. Si bien la Corte Suprema no se expidió de la cuestión de fondo sobre la aplicación de la Ley de Medios, ordenó al juez de primera instancia que resuelva la constitucionalidad de dos artículos clave y el kirchnerismo tomó la medida como un triunfo. Más aún cuando el Máximo Tribunal descartó que la cautelar que bloquea la la causa de Clarín sea prorrogada a pedido del multimedios.

De este modo diciembre será el mes clave para Cristina, que busca cerrar el año y dejar atrás los tumultosos meses de primavera con un triunfo en su principal batalla, el que afecta al Grupo Clarín.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías