CÓRDOBA DÍA DEL NIÑO

Celulares, joyas y juguetes Premium, postales de una infancia reducida y mercantilizada

Juguetes de cinco cifras, tablets y smartphones cobran terreno entre los regalos. Psicólogos advierten por el achicamiento de la infancia. Una firma lanzó joyas para chicos.

Una firma cordobesa lanzó una línea de joyas reales para chicos.
Una firma cordobesa lanzó una línea de joyas reales para chicos. Foto:Cedoc

El debate por los regalos para los chicos en el marco del Día del Niño se renueva cada año y Córdoba no es ajena a esa polémica que se profundiza y cobra nuevos matices. Psicopedagogos y analistas del mercado coinciden en un doble rasgo: hay una mayor penetración de artículos que operan “achicando la niñez” y una mercantilización sin barreras de la infancia.

Consumidores precoces. La psicopedagoga Liliana González advierte que la mercantilización de la infancia va acompañada de un aparato mediático destinado a poner a los niños como consumidores precoces. “Hace varios años empezamos a vestir a los niños copiando la ropa de los adultos, es un mandato posmoderno. El borramiento de las diferencias genera confusión en los chicos, no es lo mismo ser un chico que un adulto. Hay una predicción de los sociólogos del final de la infancia, algo que yo no quisiera ver. Es una etapa tremenda para que la saltees, donde se funda el aparato psíquico, los primeros aprendizajes, sostener las diferencias entre chicos y grandes y poder decir que no a las demandas y caprichos mediáticos es un trabajo que hay que hacer”, señala.

El sello “Día del niño”, es por estos días, un gran paraguas bajo el que se comercializa de todo: tablets, notebooks, indumentaria, televisores, joyas, celulares. En ese sentido, González señala que “a los niños les estamos dando tecnología y celulares de forma precoz. Ningún chico que va al primario necesita celular, pero se los están dando. Encima son celulares con Internet y si no hay filtro o un adulto que controle y acompañe los estamos dejando solos en el mundo virtual. Parece que estamos como peleados con el almanaque, todo el mundo se apura por llegar a la adolescencia y después nadie quiere crecer”. Con la mercantilización de la niñez como un producto de la sociedad de consumo, González destaca que “el imperativo es vender y confundir los valores entre el tener y el ser. Sos feliz si tenés más y mientras más tenés, más feliz sos. Y todos sabemos que eso es una mentira. Hay una subversión de valores porque hay que vender a cualquier precio”.

Joyas reales para jugar a ser grandes. Hace pocos días, la Joyería Bristol, una de las más reconocidas de Córdoba, lanzó una línea de joyas específicas para chicos: “Mi primer Bristol”. Según comunicó la firma, se apunta al primer producto de joyería que tendrá el niño con opciones como aritos de recién nacido, el anillo con iniciales, la cruz de bautismo o el primer rosario de comunión. “Creo que todos se han volcado hacia los chicos, los chicos han dejado de ser tan chicos, la inocencia que había antes cada vez es más corta. Los chicos siempre juegan a ser más grandes a vestirse como los padres y las joyas van de la mano con esto de la persona adulta, exitosa, que se quiere lucir. Viene por ahí, tomamos la idea de Brasil donde se usa bastante. Hemos tenido una buena aceptación, lo lanzamos hace una semana y tuvimos varias consultas”, destacó Pedro Vainer, director de la joyería. En el caso de esta línea para chicos no se trata de imitaciones o juguetes: “son joyas reales, de oro. Incluso algunas con brillantes y nácar. Desde el punto de vista nuestro no deja de ser un accesorio, que busca adornar, acompañar, sin ser algo suntuoso”, grafica Vainer.

Celulares desde los 7. “La tecnología ya forma parte de la vida de los chicos y vino para quedarse. Hoy la mayoría de los chicos quiere estar conectado y tener la mejor tecnología. Los niños hoy comienzan a tener celulares a los 7, 8 años, generalmente heredado de uno de sus padres. A los 10 años comienzan a comprar su primer celular de gama media, para luego pasar a un celular de gama alta en la pre adolescencia”, comenta Pablo Parga, presidente de Grupo Meditel, uno de los principales agentes oficiales de comercialización de telefonía móvil. Parga detalla que en el rubro tecnológico lo más vendido para los chicos son las tablets, los parlantes y los celulares: “Creo que la tecnología no es mala o buena en sí misma, si no por la forma que se usa, como ocurre con muchas otras cosas de la vida. Para la educación, conocimiento y comunicación, etc. es muy buena. Los adultos debemos educar e involucrarnos para que el uso sea en forma racional y responsable”.

Invento argentino. Desde la Asociación Argentina de Empresas de Juguetes y Afines, Darío Mermelstein, su presidente, analiza la evolución de la mercantilización y el impacto de productos que no fueron concebidos inicialmente como juguetes pero que hoy son comprados para chicos. “La edad de corte de los chicos hace tiempo es a los 8, 9 años, lejos quedaron los 12. En la medida que la tecnología y los aspiracionales empezaron a avanzar los chicos comenzaron a consumir otros productos. Se acortó la edad. La tecnología le ha puesto un techo al juguete, el tema es que, según marcan los psicólogos, la tecnología es un push, algo que te dice lo que tenés que hacer, tocá acá, seguí allá, limita y estructura mucho la creatividad”, define.

Señala, en esa línea, que opera una motivación aspiracional por el que chicos de 9 años quieren ser estrellas de cine, modelos, empresarios exitosos “¿Qué es una joyería vendiendo cosas para chicos? Ese es un aspiracional temprano ¿Qué hace una nena poniéndose joyas a los 5, 6 años? O maquillándose. Nosotros vendemos mucho maquillaje. Es aspiracional puro y ese es el gran formato de cambio. El chico aspira a ser un adulto, mucho más que antes”, dice Mermelstein. Y para graficar la tesis de la mercantilización de la infancia recuerda que el Día del Niño es un invento argentino: “se creó a mediados de los ´60 y luego se replicó en otros países de Latinoamérica. Exportamos algo más que soja”, define.

32% de los regalos serán juguetes

Según la Came, el 32% de los consumidores elegirá juguetes para el Día del Niño. Un 12% tecnología, otro 12% indumentaria y un 9% libros. El ticket promedio sería de $700. Muy por encima de eso, hay una amplia gama de juguetes Premium, como autos a batería que alcanzan los $23.300, motos estilo Vespa a $11.700, muñecos R2D2 de Star Wars a $7700, entre muchos más.



José Busaniche