CóRDOBA COMENTARIO

Cerrame la grieta: Grandes imitaciones para una historia que no alcanza

La obra se presenta en el Teatro del Sol de Villa Carlos Paz. Nuestro comentario.

Premisa. Durante más de una hora y media, se suceden cuadros humorísticos enmarcados en el hipotético encuentro de personajes de una lado y del otro de la grieta en un hotel de Villa Carlos Paz.
Premisa. Durante más de una hora y media, se suceden cuadros humorísticos enmarcados en el hipotético encuentro de personajes de una lado y del otro de la grieta en un hotel de Villa Carlos Paz. Foto:Prensa obra

En Cerrame la grieta, un grupo de talentosos actores e imitadores se las tiene que ver con un guion y dirección que no están a su altura. Durante más de una hora y media, se suceden cuadros humorísticos enmarcados en el hipotético encuentro de personajes de una lado y del otro de la grieta en un hotel de Villa Carlos Paz.
Con esa premisa desfilan de un lado de la línea divisoria Cristina, Máximo, Daniel y Parrilli; y, del otro, Mauricio, Lilita, Horacio y Jaime; con breves apariciones de Alicia, María Eugenia, Sergio, Maduro y Lanata. Este último aparece al principio vía video y luego imitado.
Esos nombres propios -a los que parece no hace falta agregar apellidos- van relevando personajes a través de sus formas de hablar, tics, causas judiciales, carreras políticas y noticias recientes que los tienen como protagonistas. Sus interacciones se basan en las claras enemistades y en relaciones de sumisión, disputa o asesoramiento. Fácil de descifrar.
Con gags logrados, momentos de humor físico que demuestran que los actores saben lo que hacen y algunos chistes sobresalientes, Cerrame la grieta podría ser mucho más de lo que se vio esta semana. Probablemente se ajusten detalles que tienen que ver con la continuidad y la dinámica del espectáculo.
Es que el paso de un segmento televisivo de humor político al teatro no es tarea sencilla. El contacto cuerpo a cuerpo con la platea sin posibilidades de recurrir a la edición, expone todos los detalles que deberían ajustarse. Por nombrar solo uno, las máscaras no siempre están logradas.
“La única forma de superar la antinomia es cagándose de risa de ella”, dice el Lanata personaje cuando aparece hacia el final de la obra en una suerte de imitación del monólogo que hace el Lanata real en Periodismo Para Todos.
En ese sentido, viviendo en Córdoba, es imposible no recordar aquella Feria del Libro de 2012 (¡pasaron cinco años!) en la que el el periodista se presentó en el Parque de las Naciones frente a una nutrida audiencia y teorizó -quizás por primera vez- sobre la mentada fragmentación política y social. “Lo que más me preocupa es la grieta que se vive actualmente, la división, es lo peor que nos puede pasar. Esto no sucedía desde los 50”, afirmó frente a una multitud.
Por su parte, el relato del presente que ofrece la comedia de Villa Carlos Paz, a través de cierta ecuanimidad, intenta pegarle a K y antiK en dosis similares. Probablemente esto no alcance para cerrar la grieta, pero al menos cambia la forma de pensarla. Se verá si con el correr de las funciones la manera de plantearlo teatralmente mejora.

Cerrame la grieta. Teatro del Sol I (General Paz 250). De miércoles a lunes a las 22.30. Entradas desde $390. Elenco:  Laura Bruni (Cristina y María Eugenia) - Emiliano Senas (Mauricio y Sergio) - Martin Bilyk (Horacio, Lilita y Oscar) - “Mareke” (Daniel y Jorge L.) - Christian Alonso (Máximo) - Javier Vazquez (Jaime y Nicolás) - Mai Lawson (Conserje). Producción: Pablo Cava. Dirección: Luis Barros.