CÓRDOBA EN SALSIPUEDES

Cómo fue el encuentro entre empresarios cordobeses y el ministro Dujovne en Córdoba

Unos 100 empresarios tuvieron un encuentro mano a mano con el titular de Hacienda de la Nación. Las preguntas y reclamos de los empresarios locales.

Unos 100 empresarios cordobeses pudieron encontrarse con Dujovne en Córdoba.
Unos 100 empresarios cordobeses pudieron encontrarse con Dujovne en Córdoba. Foto:Fino Pizarro

El martes pasado el ministro de Hacienda de la Nación Nicolás Dujovne participó de un encuentro privado junto a unos 100 empresarios de Córdoba. El evento organizado por Editorial CEO y el Grupo Dinosaurio contó con una gestión del diputado nacional Héctor Baldassi y tuvo lugar en el Orfeo Suites de Salsipuedes, donde funcionarios y empresarios pudieron dialogar y llevarle sus dudas y preocupaciones a Dujovne. 

A menos de 20 días de las elecciones Dujovne llegó a una provincia que hace tiempo recibió la rotulación de “territorio amigo” y donde algunos sondeos animan al oficialismo nacional en pensar hasta en una hipotética sexta banca. En ese marco, el ministro repasó algunos aspectos sobre la herencia recibida para luego trazar, en una disertación que se extendió por unos 20 minutos, algunos de los ejes principales de la gestión económica nacional. 

¿Qué le preguntaron y reclamaron los empresarios cordobeses? Tras la disertación de Dujovne se abrió un espacio de preguntas en el que, en general, las consultas del público empresarial se concentraron en cuatro ejes: reforma tributaria, implementación de la reforma laboral, evolución del déficit fiscal y competitividad regional y tipo de cambio.

La evolución de la inflación. Una de las primeras consultas que recibió Dujovne fue sobre el ritmo de la inflación y los pronósticos para 2018. En ese sentido el funcionario precisó que no trabajan sobre pronósticos, sino sobre metas. “Teníamos una meta de 17% para este año que es evidente que nos vamos a pasar por un poquito y para el año que viene una meta de 10%, con un desvío de más menos 2%. Es una meta, una meta que guía nuestra política fiscal y monetaria. Estamos en una economía de transición, un proceso donde intentamos romper la inercia inflacionaria. El año que viene va a ser visible porque vamos a estar cerca de llegar al dígito al que aspiramos llegar en 2019. Los países que llegaron a un dígito tardaron muchos años y la Argentina está haciendo lo que hicieron esos países”, dijo.

Valor agregado y apertura económica. El diseño de la política para sumar valor a las exportaciones argentinas y el equilibrio que demanda la apertura económica fue otra de las consultas que se le hicieron a Dujovne. Allí, el ministro destacó que se dieron algunos pasos permitiendo importaciones que pueden usarse como insumos para dar mayor valor a las exportaciones del país, algo que, señaló, no pasaba hace unos años. Ese cambio se sumó a la eliminación o disminución de aranceles de exportación y al pago de reintegros por exportación. “Hemos dado un paso gigantesco, pero nos falta muchísimo. Es muy importante reducir el peso de los impuestos distorsivos que son totalmente anti exportación, el impuesto a los débitos y créditos como el de Ingresos Brutos que se acumula en cascadas, es algo que tenemos que atacar”, marcó. Y luego se refirió a la política monetaria y su combinación con otras políticas que apuntarían a reducir el gasto público para apalancar la competitividad sistémica. “Hoy tenemos tipo de cambio flotante, mucho más competitivo al que recibimos en 2015% y si a eso le sumamos la quita en retenciones a exportaciones la mejora es significativa. El tipo de cambio es una variable, no la única. Sólo devaluando no conseguimos nada por la inflación, el tipo de cambio real depende de variables reales, que son dos: el peso del sector público en relación al tamaño de la economía y el nivel de apertura al mundo. Estamos en proceso de ir bajando el peso del sector público y de ir abriendo al mundo. Pero, así como somos graduales en lo fiscal, también tenemos que ser graduales en la apertura de la economía porque tenemos que cuidar el empleo. Si abrimos la economía de golpe tendríamos una disrupción en el empleo que tenemos que evitar. Todavía hay sectores con mano de obra intensiva muy sensibles”, apuntó.

Coparticipación e Ingresos Brutos. Mauricio Cravero, el intendente de Arroyito aprovechó el encuentro para plantear sus dudas e inquietudes sobre la posibilidad real de asistir a una modificación de la Ley de Coparticipación. Dujovne no pudo más que reconocer que esa será una deuda pendiente para este Gobierno, al menos en el corto y mediano plazo. En ese sentido señaló que “modificar el régimen de Coparticipación es una deuda de la democracia, se debía sancionar en el ´96. Dado que necesitamos una ley pacto, la unanimidad de todas las provincias, yo no veo que sea posible en el corto plazo avanzar en esa modificación porque para ello algún distrito debería firmar una ley que le signifique resignar recursos. No es realista pensar que un distrito firme eso. La Nación debería compensar al distrito que resigne recursos y hoy el Estado nacional está en déficit. Es difícil avanzar hasta que no podamos recuperar el superávit fiscal que nos permita actuar como colchón y asistir a la jurisdicción que pierda recursos. Es para dentro de unos pocos años cuando recuperemos el superávit fiscal”.

La discusión sobre el futuro de un impuesto cómo el de Ingresos Brutos también se coló en el encuentro: Sobre ello Dujovne afirmó: “la Nación hizo un esfuerzo muy grande en estos años, se cedieron recursos por 2 puntos del Producto eliminando los impuestos al comercio exterior y devolviendo el 15% de recursos a las provincias por el fallo de la Corte, lo cual ha generado una presión muy fuerte sobre una Nación que tiene a su cargo los gastos previsionales. Nosotros hoy tenemos una situación fiscal mucho más débil que las provincias. Tenemos un déficit primario del 4%, cuando las provincias tienen equilibrio primario, exceptuado a Buenos Aires, y un gasto más flexible que el nuestro. Para ir reduciendo Ingresos Brutos necesitamos un esfuerzo de las provincias, que las provincias destinen una parte del ahorro que van a generar en estos años a producir una baja de impuestos”.

Monetarismo duro y tasas. El economista y ex decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC, Alfredo Blanco, indagó sobre si el Gobierno analiza el impacto que tiene la política monetaria dura en el impacto en la recuperación de la inversión. “Las tasas altas que vemos en el corto plazo son las que posibilitan que tengamos tasas muy bajas en otros segmentos del crédito ¿Tendríamos hoy el boom de créditos hipotecarios con tasas reales del 4% si no se percibiera que hay un Banco Central luchando contra la inflación’, ¿se animarían las familias a endeudarse? Yo creo que no. Tenemos tasas altas a corto plazo, pero eso permite otras tasas más accesibles. Lo que estamos viendo es que la inversión se está acelerando, en el segundo trimestre la inversión está creciendo 7,7% interanual, es un proceso que se está acelerando. No veo un conflicto de intereses entre los objetivos del BC y los objetivos de crecimiento del Gobierno”, respondió Dujovne.

En ese plano, también destacó que a nivel global percibe un horizonte en el que las tasas bajas se mantendrán: “Es difícil que se altere el escenario de tasas bajas porque a los países centrales les está costando tener los índices de inflación que buscan, están por debajo de sus objetivos. Eso actúa como un estabilizador automático. Tenemos un mundo de tasas bajas por un tiempo, el tiempo que necesitamos para cerrar nuestro déficit fiscal. El año que viene nuestro déficit va a ser 3,2% del Producto. Ya en 2019 es 2,2%, en esos niveles nuestro programa financiero es mucho más chico, vamos a poder estar cubriendo nuestra demanda de financiamiento en el mercado local”.

Las reformas que se vienen. Dos referentes de la industria local como son Gerardo Seidel, presidente de la Unión Industrial de Córdoba e Isabel Martínez pidieron detalles por las dos reformas tributaria y laboral que se vienen y por las acciones en busca de reducir el impacto en la presión tributaria actual. En este plano, Dujovne advirtió que: “hoy nosotros expulsamos contribuyentes con el sistema impositivo que tenemos, en buena medida es responsabilidad del Estado. Tenemos que hacernos cargo de que tenemos un sistema impositivo que ahuyenta. Tenemos que trabajar sobre la informalidad y eso va a poder acelerar nuestro proceso de reforma tributaria y de bajar impuestos”. También reconoció que “las cargas laborales e impositivas son altas, pero no sólo tenemos que ver como mejoramos el sistema laboral sino ir a una mejora sistémica de la competitividad. Se han dado pasos importantes en reducir la litigiosidad, vamos a tener una propuesta de blanqueo laboral para reintegrar trabajadores a la formalidad. Son pasos que damos en pos de un objetivo de mayor competitividad”, afirmó.

El dilema del Fondo 
El ex ministro Héctor Paglia puso en la agenda la enorme disputa sobre el Fondo del Conurbano, que encuentra a la provincia de Buenos Aires litigando contra otras jurisdicciones para volver a captar plenamente esos recursos. El conflicto espera un fallo de la Corte Suprema y Paglia consultó si el Gobierno tiene una posición tomada al respecto: “Si hay un fallo, luego lo veremos”, respondió escuetamente Dujovne.