CóRDOBA EDUCACIóN

Con recortes y trabas administrativas se va desactivando el PROGRESAR

En las últimas semanas estudiantes secundarios y universitarios tuvieron problemas para cobrar los $900 del programa. Relevaron 5200 bajas en la UNC. El Presupuesto 2017 lo recortó un 31%.

En la Universidad Nacional de Córdoba las bajas del PROGRESAR son masivas.
En la Universidad Nacional de Córdoba las bajas del PROGRESAR son masivas. Foto:Dia a Dia

Un documento de la ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública) detalla que en el programa PROGRESAR del Estado nacional sufrió un recorte del 31,4% en su partida. Pasó de $8.047 millones en 2016 a $5.520 millones este año. Además, se redujo la cantidad de beneficiarios: de 700.000 el año pasado a 500.000 este año. Este cuadro de situación se agrava con la nula actualización que registró el monto de la ayuda para cada beneficiario. En medio de un contexto en el que la inflación sigue presente en la economía argentina el beneficio que era de $900 el año pasado sigue siendo de $900 este año. 

El PROGRESAR es un programa de respaldo a los estudiantes de 18 a 24 años que no tienen empleo, trabajan informalmente o perciben un salario menor al mínimo vital y móvil, y su grupo familiar se encuentre en iguales condiciones. Se materializa en una prestación económica de $900 por mes para que los jóvenes puedan iniciar, continuar o terminar sus estudios primarios, secundarios, terciarios, oficios o universitarios. Si los estudiantes no cursan ni rinden dos materias pierden el beneficio. Si mejora su situación económica o la de su grupo familiar (si logran reunir tres salarios mínimos) también dejan de ser beneficiarios.

Bajas en las secundarias. En las últimas semanas, comenzaron a conocerse en Córdoba decenas de casos de estudiantes secundarios y universitarios que, sin estar comprendidos por estos dos motivos de pérdida del plan, no pudieron cobrar. Desde la oficina Córdoba de Anses, funcionarios argumentaron que hubo demoras y problemas porque se trata de casos “no informados”, es decir que los estudiantes (en el caso del nivel secundario) o la Universidad (en el caso de los universitarios) no enviaron la información actualizada sobre los beneficiarios. Y se señaló que en los próximos días se revisarán los casos presentados para reincorporarlos al plan.  Los beneficiarios no lo creen así y los números del presupuesto parecen darles la razón

Matías Zuter, estudiante del Manuel Belgrano y presidente de la FES (Federación de Estudiantes Secundarios) advirtió que están registrando muchos de estos casos y señaló que “el recorte presupuestario del PROGRESAR es uno de los tantos que está encabezando el gobierno nacional desde hace un año y medio, recortando los derechos”. Según destacó, “el plan afecta principalmente a los estudiantes del último año del secundario y a los universitarios. Creemos que esto atenta contra el futuro de los estudiantes secundarios quienes deberán afrontar sin ayuda sus obstáculos económicos.  Estamos totalmente en contra al recorte. Nos parece que es un retroceso en materia de políticas educativas”. 

Recortar y luego revisar. Gabriela Urdibinea, delegada de APOPS (Asociación del Personal de los Organismos de Prevención Social) en Anses Córdoba advirtió: “aquí sin dudas es un recorte. Suspendieron el programa y después revisaron, cuando la lógica debería ser al revés. Primero revisamos, después damos de baja los que no están correctos”. Urdibinea explicó que al ser un sistema automático de liquidación se paga en base a la información que ingresa: “El Ministerio de Educación no acreditó la regularidad de la materia y eso provocó que suspendieran los pago. Las liquidaciones recién estarán para el mes que viene. Nos pone muy mal tener que dar esta información. Se está haciendo un relevamiento, una limpieza, para chequear la información de los que solicitaron el plan. El año pasado hicieron lo mismo, una baja masiva y después a los que pudieron reintegrarse al sistema no les reconocieron los meses no pagados y se empezó hacer un desmanejo administrativo con nuevas trabas. Sin duda tiene que ver con una decisión política de recortar parcialmente el programa”. 

5200 bajas en la UNC. Cuando se inició, en 2014, 39.000 jóvenes se inscribieron para recibir la beca PROGRESAR en Córdoba. Actualmente la ayuda la reciben 9.300 estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba y según datos de la FUC (Federación Universitaria de Córdoba) en ese ámbito hubo una baja masiva: 5.200 alumnos dejaron de cobrarlo. La presidenta de esa entidad, Julieta Altube destacó: “Tuvimos una reunión con SAE UNC donde nos brindaron esta información que habían relevado las SAEs de cada facultad. Lo que nos transmitieron es que 2.000 bajas fueron por no actualización académica y otras por no cumplir los requisitos. No tenemos registro fehaciente de eso. Se nos informó que Anses va a sacar un comunicado sobre restitución del Programa a todos los estudiantes”. Para Altube, la baja no es casual: “son 95.000 estudiantes en el país que vienen algunos desde marzo, otros este último mes sin cobrar el PROGRESAR, que es fundamental para permanecer en la universidad. La situación económica está muy difícil y esta sobreburocratización puede implicar la no continuidad en la universidad. Desde que asumió, el Gobierno de Cambiemos viene atacando sistemáticamente, y desde distintos ángulos, a la educación pública argentina. En esta oportunidad nos encontramos con la suspensión de miles de compañeros del plan PROGRESAR que ya venía siendo objeto del ajuste cuando el año pasado se recortó en un 31% respecto al Presupuesto anterior”. 

Bajas sin motivos. Desde la Secretaria de Asuntos Estudiantiles de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, Miguel Magnasco advierte que los casos que relevaron no presentan motivos para ser suspendidos: “es muy preocupante lo que se ha hecho con PROGRESAR porque ante un escenario de recesión económica hay una ampliación de la demanda y justo cuando se pone más difícil para una población vulnerable como los jóvenes, se recorta un derecho que ayuda. No se aumenta, se recorta y se ponen trabas administrativas para acceder al derecho”.  
Magnasco resaltó que ya se hicieron las presentaciones ante las autoridades de la UNC para que se concreten los reintegros. “Pensamos que eran casos aislados pero ya tenemos varios. Empezamos a hacer una convocatoria para ver si era algo generalizado y lo es. En todos los casos hicimos el chequeo correspondiente para saber si se modificó su situación respecto al acceso al derecho. En ninguno de los casos se registró eso. Hay una decisión política de recortar sobre las remuneraciones del Estado en función del déficit fiscal y del modelo económico actual que es lamentable porque se recorta en poblaciones vulnerables”, señaló.