CÓRDOBA A UNA SEMANA DE LAS PASO

De la Sota y Schiaretti, último envión a Llaryora

El exgobernador reapareció junto al candidato y al primer mandatario provincial en Bell Ville. El jueves en el cierre de campaña se repetirá la presencia de los tres en el acto.

TRIDENTE. De la Sota, junto a Llaryora y Schiaretti ayer en Bell Ville.
TRIDENTE. De la Sota, junto a Llaryora y Schiaretti ayer en Bell Ville. Foto:CEDOC Perfil

El peronismo optó por cerrar filas de cara a las Primarias del próximo domingo y sumó en el desenlace la figura del exgobernador José Manuel de la Sota, para integrarse a la campaña que comandan el actual mandatario provincial Juan Schiaretti y el vicegobernador Martín Llaryora, candidato que encabeza la boleta de Unión por Córdoba. Este sábado la agenda del PJ había marcado con un asterisco la reaparición en escena del ex titular de El Panal, situación que se repetirá el próximo jueves con el acto de cierre de campaña en el Orfeo.

De esta manera, la estrategia ahora está enfocada en que sea el propio De la Sota, sin gestión a cargo, quien vuelva a cuestionar las políticas del Gobierno nacional. Rol -el de crítico-, que hasta ahora estaba repartido en Unión por Córdoba, que lo había intentado tomar el propio Schiaretti, pero a que ahora lo volverá a compartir con su antecesor.

Cabe recordar que el mentor del cordobesismo había cruzado con dureza a funcionarios de la Nación cuando los criticó por adjudicarse la obra en la Autovía  de la Ruta Nacional 36. Después de esto, el exgobernador que había desistido de participar de esta contienda en abril pasado, no tomó parte de la campaña como algunos dentro del PJ esperaban.

Ahora el escenario para el regreso de De la Sota fue en un almuerzo con empresarios en Bell Ville, acompañado no solo por Llaryora y Schiaretti, sino que también dijeron presente algunos de los principales dirigentes que tiene el peronismo provincial. Por caso, en la misma mesa estaba Daniel Passerini, el legislador delasotista que ocupa el cuarto escalón de la boleta.

La participación de De la Sota fue replicada por el resto de la militancia y la dirigencia del partido en las redes. Entre ellos, el propio gobernador Schiaretti, que puso en la red social de los 140 caracteres: “En estos años, juntos transformamos Córdoba con muchísimas obras y la sensibilidad social. Córdoba no para, ni espera. Avanza”, tuiteó el titular de El Panal.

En tanto, en la misma red social, Llaryora afirmó “defendamos Córdoba, necesitamos un federalismo real, con distribución equitativa de los recursos. Gracias De la Sota por el apoyo”.

Con respecto a las encuestas y sondeos, en el peronismo cordobés nadie se animó a dar un número en las últimas horas. Y aseguran que las que colocan a Héctor Baldassi arriba cometen el error de enfocarlas con la proyección hacia octubre de 2015 y el escenario de las presidenciales. A esta crítica, la agregan la apuesta por los indecisos, que hoy ocupan un porcentaje que siguen de cerca todos. No solo el peronismo.

Además, en el PJ prefieren instalar que “si Macri viene es porque los números no acompañan”. Misma hipótesis que trasladan al resto de los funcionarios del Gabinete nacional que harán base esta semana en Córdoba.

Del otro lado, están también los que piensan que la llegada de Macri para cerrar la campaña cordobesa responde a los indicadores previos que no acompañan la gestión nacional en Buenos Aires, en desmedro del kirchnerismo o el massismo. Y es por ello que necesita conservar parte del 70% que Cambiemos logró en el ballotage de 2015.

La estrategia en la última semana será volver a repartirse la campaña, como viene sucediendo y mover todo el aparato provincial a Córdoba el jueves. “Llenar el Orfeo no es fácil, pero puede ser una buena foto para definir un final ajustado”, indicó un conocedor de los pasillos en Casa de Gobierno.

Llaryora va por el correctivo. Sobre el final de la semana, y en contacto con PERFIL CÓRDOBA, el propio Llaryora sostuvo que “vamos por un voto correctivo, no opositor” a Macri. Y se sumó a los cuestionamientos por la constante llegada de los funcionarios de la Nación; como así también a la distribución de los subsidios: “las diferencias con respecto a esto es real. No puede ser que la ciudad de Buenos Aires, el distrito más rico del país, concentre el porcentaje más alto de los subsidios que se reparten a nivel nacional”.

“Durante el kirchnerismo nos presentamos a la Justicia reclamando lo que nos debían y lo obtuvimos vía Corte Suprema de Justicia, el Gobierno de Macri no le regaló a Córdoba”, manifestó el vicegobernador y agregó: “si Cambiemos no cambia, empeoramos”.