CóRDOBA BRUTAL GOLPIZA

El abogado de Tomás Lacase analiza pedir una imputación más grave

Las filmaciones van a resultar una prueba clave en la causa que se inició en Uruguay. Entre los familiares, hay preocupación por las secuelas en la salud del joven salvajemente agredido.

Tomás Lacase, hoy en terapia intensiva en el hospital Mautone de Punta del Este.
Tomás Lacase, hoy en terapia intensiva en el hospital Mautone de Punta del Este. Foto:Redes sociales

Lo que iba a ser una salida más de un grupo de amigos en vacaciones, un sábado a la noche en Punta del Este, terminó en una brutal golpiza cuyas consecuencias son aún una incógnita. La buena noticia en este momento es que sigue recuperándose Tomás Lacase (19 años), el cordobés que recibió un puñetazo desde atrás en el cuello y tras caer, padeció patadas y trompadas que le provocaron 30 fracturas en el rostro y el cráneo. 

Ocurrió durante la madrugada del domingo pasado, después de las 6 de la mañana, a la salida del boliche Ramses, en la ciudad esteña. Por el incidente, está imputado por lesiones graves Bernardo Alcanoni, un abogado y exrugbier de 29 años oriundo de San Rafael, Mendoza, con residencia actual en la ciudad de Buenos Aires. Se encuentra en libertad tras el pago de una fianza de 10 mil dólares. 

Actúa la fiscal de Maldonado Patricia Rodríguez y el juez Darwin Rampoldi. Según confiaron fuentes judiciales a PERFIL CORDOBA, la fiscal había solicitado el cierre de la frontera para el abogado acusado, pero el juez rechazó la medida. Técnicamente, Alcanoni, asistido por el defensor Julio Lens, puede salir de Uruguay y cruzar hasta Argentina sin que ningún control lo detenga. El único inconveniente se presentaría si es convocado para una audiencia y no se presenta. Automáticamente, entraría en calidad de “prófugo”. Entre Argentina y Uruguay está contemplada la extradición en el delito por el cual está acusado. 

El jueves último, el letrado Jorge Barrera asumió la representación legal de la familia de Lacase que, según la reciente reforma procesal uruguaya vigente desde noviembre pasado, le permitirá acceder al expediente y pedir pruebas. En ese sentido, ya han podido ver las imágenes filmadas por cámaras de seguridad del interior y salida del boliche, pero esperan otras pertenecientes a edificios adyacentes para poder observar cómo se sucedieron los hechos y, particularmente, la mecánica de los golpes que Alcanoni desgranó sobre Lacase. 

En diálogo con este medio, Jorge Barrera afirmó que analiza el “agravamiento de la imputación, aspecto que puede modificarse en cualquier momento del proceso”. El Código Penal uruguayo establece penas que van de los 20 meses a los 6 años de prisión en el caso de lesiones graves; y hasta 8 años si hay consecuencias más importantes, como mutilación, pérdida de un sentido u órgano, deformaciones permanentes en el rostro o alguna enfermedad incurable. Por esa razón, los informes médicos son sustanciales para establecer el tipo de delito que se trata en este caso. 

Alcanoni fue indagado. La versión que aportó a la Justicia el abogado mendocino es que reaccionó después de manoseos de Tomás a una de sus hermanas. Seguramente, las imágenes de las cámaras aportarán los datos necesarios para acreditar o desacreditar su postura defensiva. Esa interpretación ya fue desmentida por la familia Lacase. Hicieron referencia al relato de los amigos que caminaban con Tomás, quienes señalaron que después de una discusión en la que él quiso interceder para calmar los ánimos, fue perseguido por Alcanoni, quien desde atrás lo sorprendió con el puñetazo.

Esta semana decidirán el traslado en avión sanitario

El viernes último, Tomás Lacase abandonó la Unidad de Terapia Intensiva del Sanatorio Mautone en Punta del Este. Días antes le habían quitado el respirador artificial y comenzó a respirar por sus propios medios. Si bien lenta, la evolución ha sido positiva desde el inicio. 

Por esa razón, el próximo miércoles habrá una junta médica para evaluar la posibilidad de su traslado hacia nuestra ciudad en un avión sanitario. Así lo confirmó el abogado Jorge Barrera, que representa a la familia, y su tío Julián Banduciel, quien destacó que Tomás “es un toro” por la fuerza que pone para su recuperación. 

Hay un detalle no menor en la primera y espontánea asistencia que recibió cuando estaba caído e inconsciente por los golpes recibidos. “Sin Cristian (40) y Camila Claveria (30), hoy no hubiéramos hablado de esto”, destaca Banduciel. La actitud que tuvieron fue determinante y “contagia compromiso”. La pareja chilena volvía a su hotel a las 7 de la mañana y vio un tumulto a una cuadra de distancia. Al ver al joven tirado, lo pusieron de costado porque, según relataron, “se estaba ahogando con su propia sangre”. Esa intervención marcó, posiblemente, la factibilidad de vida del joven.