CóRDOBA ENTREVISTA A GABRIEL SUÁREZ (LUZ Y FUERZA CÓRDOBA)

“El triunvirato de la CGT tiene fecha de vencimiento”

El moyanista y secretario general lucifuercista se refirió al futuro de la cúpula de la central sindical. Además, habló de la reforma previsional, la resistencia a la laboral y la interna del PJ en Córdoba.

De Frente. Para el líder sindical
De Frente. Para el líder sindical Foto:Fino Pizarro

Habla, y en su discurso, cada tanto, repite que se identifica con la “Córdoba rebelde”, la de la Reforma Universitaria, la del Cordobazo. Utilizando esto casi como argumento para empezar a definir el escenario que se aproxima. O para describir, en realidad, el escenario que él cree que se aproxima en relación a las medidas que se vienen tomando tanto en la Nación como en la provincia. Se trata de Gabriel Suárez, el secretario general de Luz y Fuerza, y uno de los referentes que tiene el gremialismo cordobés. Conductor del sindicato que en algún momento lideró Agustín Tosco, se define constantemente como peronista y hasta se anima a hablar de la interna que el PJ vive en Córdoba; de esto, y del clima que se vive en “la patria sindical” en tiempos de triunviratos. Suárez y un mano a mano con PERFIL CORDOBA para hablar de todo. Y de todos.

¿Qué piensa del contexto con el que se cerró el año y con el que amaga a comenzar el 2018?

Hay un balance negativo tanto por la reforma previsional como la económica. Hay un modelo de exclusión social que genera que la variable de ajuste sean los trabajadores, el sector más desprotegido, y si llega a tratarse la reforma laboral el incremento de la caída en los puestos de trabajo y las suspensiones, van a ser constantes. Nos espera un año complicado donde no hay diálogo sino imposición manifiesta de un modelo que cierra con represión. Encima ya se está planteando que la inflación para este año tiene un incremento difícil de sostener en una paritaria sin techo, que después tratan de contenerlo con cláusulas gatillos que luego no se respetan. Los que han tenido la posibilidad de una buena discusión salarial, si en este 2018 no agudizan el ingenio, la van a tener complicada. Con una CGT que, lamentablemente, por las propias divisiones internas está generando un vacío de contención que nos preocupa de sobremanera. Creo que los primeros días del mes que viene se convocará a un confederal, se hará una evaluación más puntual de la situación de este modelo como el que hicimos en Córdoba con los documentos de Huerta Grande y La Falda, y pensaremos en cómo resistir. Hay que resistir el modelo, discutirlo, movilizarnos, pero no aceptar los desmanes.

¿Y ve, tanto a nivel nacional como aquí en Córdoba, signos de unidad?

A nivel nacional se va a tener que dar un marco de unidad con aquellos sectores que no estemos de acuerdo con que se pierdan las conquistas que se vienen sosteniendo después de tantos años de democracia; y en Buenos Aires ya hay reuniones de mesas chicas planteando la unidad. Dicen que la reforma laboral son títulos, pero con la previsional dijeron lo mismo y terminaron acordando con los gobernadores. Si la clase política se pone de acuerdo para perjudicar a los trabajadores, es hora de que los trabajadores nos pongamos de acuerdo, dejando de lado diferencias, y cerremos la unidad. Hoy, hasta el que tiene trabajo está preocupado porque no hay estabilidad laboral.

Esa unidad nacional no será bajo la figura de un triunvirato que parece tener fecha de vencimiento…

Es cierto, el triunvirato tiene fecha de vencimiento. Tengo amistad con el compañero y amigo (Juan Carlos) Schmid, somos de la estructura de Hugo (Moyano) hemos venido resistiendo con compromiso, con responsabilidad y pidiendo por un modelo de producción, pero en este período que tendríamos que haber estado más unidos que nunca, el triunvirato no generó eso en el movimiento obrero. Menos en esta pérdida de conquistas que no terminó con la reforma previsional, sino que puede continuar con la laboral. Si quieren discutir proyectos, tenemos.

¿Hubo malestar por la paritaria de los estatales cordobeses? ¿Lo sorprendió el acuerdo del SEP?

Ya no me sorprende nada. Los trabajadores estamos tan acostumbrados a los malos tratos que hasta las caricias nos hacen daño. Nosotros no encabezamos aún una discusión salarial, llegado el momento lo haremos. Primero vamos a ver como despegan estos primeros meses pero los costos de los servicios están por encima de lo normal, los del transporte, los del combustible y los del período escolar, donde vamos a volver a tener inconvenientes.

¿Qué rol están jugando los diputados Unión por Córdoba? Acompañaron la Reforma Previsional, pero no respaldarían la Laboral…

Todos saben que soy peronista, pero me siento muy defraudado. La exposición que tuvieron con el apoyo a la reforma previsional generó un abanico político que tenemos que observar en la provincia. No es menos cierto que un sector del delasotismo tiene una posición muy fuerte al lado de los trabajadores; pero los que responden al gobernador (Juan) Schiaretti, por presiones que vinieron de la Nación, terminaron acompañando las medidas de Cambiemos. El vicegobernador (Martín Llaryora), hoy como diputado, terminó votando en contra de los jubilados, que son los que tienen sueldos más bajos, los que no tienen un sistema de salud acorde. Me preocupa la división que hay en el PJ cordobés pero guardo una esperanza por el viejo axioma peronista que dice que cuando nos peleamos, nos estamos reproduciendo.

Hace casi un año, dijo “si no baja la 10.333 (Ley Provincial del recorte jubilatorio en Córdoba votada en diciembre de 2015), lo bajamos a él”. ¿Se arrepiente? ¿Le generó algún dolor de cabeza?

Sí, generó un dolor de cabeza. Pero hacía referencia al artículo 2 de la Ley 10.333. Ningún dirigente sindical puede atribuirse la responsabilidad de ser un conductor nato, si tuviera los votos para ser gobernador estaría haciendo campaña para ser gobernador. Pero en lo que dije, no me equivoqué: dije que se venían recortes, que iba a haber una reforma previsional y que vamos camino a un único régimen previsional a nivel nacional, vamos camino a eso. Por más que (Osvaldo, ministro de Finanzas provincial) Giordano diga lo contrario. Lo que dije en ese momento lo hablé con el gobernador, él me conoce bien, conoce a mi familia, sabe que venimos de cuna peronista y que somos respetuosos de la democracia. Hemos sido víctima en la época de la Dictadura, mi viejo fue perseguido, pero estos modelos cierran con la judicialización de cualquier respuesta que dan los trabajadores. Pero me refería al artículo 2 que habla de irreductibilidad del salario y es algo que ya hablé con él, mantener diferencias no significa ser irrespetuoso. Soy de un PJ revolucionario, sigo teniendo fuertes mis cimientos y mi trayectoria como sindicalista lo dice: tengo los mismos amigos y voy a los mismos lugares. Sigo teniendo mi misma realidad gracias a lo que me da la empresa de energía eléctrica. Pero no nos equivocamos, se va a venir una catarata de juicios y los vamos a pagar todos. Cuando uno tiene razón no debe quedarse callado.

 



Temas: