CóRDOBA DESPUÉS DE OCTUBRE

En el PJ de Córdoba ya hablan de reestructuración

El gobernador Schiaretti pretende ser el impulsor de los cambios en el partido y hay especulaciones en torno al gabinete provincial. Llaryora asumirá en Diputados y se aguarda por qué lugar ocupará González.

Campaña. Schiaretti junto a Vigo en un acto con jubilados en la semana.
Campaña. Schiaretti junto a Vigo en un acto con jubilados en la semana. Foto:CEDOC Perfil
La presumible derrota en las Legislativas del mes próximo puso al peronismo cordobés a pensar en el escenario desde el 23 de octubre en adelante. En esa clave, los principales dirigentes de Unión por Córdoba ya empezaron a tirar líneas en torno a cuáles serán las modificaciones que tendrán, no sólo el Gabinete, sino también el partido. “Lo que se viene es una reestructuración del partido, más que del Gobierno”, sintetizó en los últimos días una de las espadas que tiene el PJ cordobés.
Bajo esta consigna ya están pensando más allá de las elecciones Juan Schiaretti, José Manuel de la Sota, Carlos Caserio, Martín Llaryora y Oscar González, en este orden. El gobernador, a su regreso del viaje oficial que hizo a España junto a Ricardo Sosa y Carlos Gutiérrez, empezó a seguir de cerca el trabajo de la campaña que conducen Luis D’Allaglio y Roberto Sposetti; mientras que el resto ya juega el partido que se viene. El que definirá el rol que cada uno tendrá en 2019.

Los cambios en el Gabinete. Como sucede habitualmente cuando existe una derrota en las urnas, las modificaciones en los ministerios y secretarías son una fija. Aunque lo que se presente en esta ocasión sea más un enroque que un cambio de raíz; ya que al no haber cartas nuevas para poner en la mesa, se especula más con un movimiento de fichas. Por caso, ya nadie duda que Llaryora vaya a asumir su banca en Diputados. Si bien después de las Paso algunos creían que el vicegobernador se quedaría en Córdoba para empezar a esbozar la estrategia rumbo a 2019, ahora tanto en el schiarettismo como en el llaryorismo sostienen que el futuro del hombre de San Francisco está en el Congreso.

Lo que abre el interrogante hacia qué lugar ocupará Oscar González, el tercero en línea sucesoria, a partir de diciembre de este año. Hace unos meses se pensó en un regreso a Salud, en reemplazo de un desgastado Francisco Fortuna que podría retornar a la Legislatura. En los últimos días, PERFIL CORDOBA accedió a fuentes que conocen de cerca a González y no descartaron esta posibilidad. “Si hay caja, y tiene como para hacer política y controlar la bronca que hay, aterriza ahí”, aseguran aunque no sea lo que más entusiasma al dirigente de Villa Dolores. Además de las diferencias que tiene González con Raúl Gigena, titular del Apross, otra de las zonas de conflicto de la Provincia.

Por lo tanto, González estaría más conforme con continuar en la Legislatura tras la salida de Llaryora y convertirse así en el segundo detrás de Schiaretti en el Gobierno. Los cargos en la Unicameral para el presidente provisorio del cuerpo son las secretarías, las direcciones y la intendencia, con buenos sueldos en todos los casos y una buena opción para albergar tropa propia. Y aunque Llaryora pretenda conservar gente que no pueda llevar al Congreso, eso se verá recién después de diciembre. Carlos Gutiérrez podría llegar a ser el otro protagonista de un cambio en el ámbito de la Legislatura provincial. El hombre de mayor confianza de Schiaretti en la Unicameral sonó hace un tiempo para desembarcar en el Ministerio de Vivienda, Arquitectura y Obras Viales reemplazando a José García y esa chance se mantiene. La cuestión aquí es quién podría relevar al dirigente de Río Cuarto en la presidencia del bloque. En el final del anterior mandato de Schiaretti, quien presidió el bloque fue Daniel Passerini, pero hoy el contexto y la relación con el delasotista, es otra.

De la Sota, siempre De la Sota. El exgobernador De la Sota también empezó a jugar el partido que se viene. Pese a que algunos prefieren verlo lejos de El Panal, cerca del caudillo peronista empezaron a deslizar que está en carrera para lo que sea: arriesgar una nueva presidencial o ir por la Provincia otra vez. De la Sota soportará el humo blanco de los próximos meses pero de a poco empezará a mostrar su poder; y la Legislatura es un ámbito propicio. Un memorioso recordó la jugada de cuando se llevó a todos los legisladores que le responden a un encuentro en Buenos Aires con Sergio Massa y desplumó la bancada por un día. En una clara muestra de poder. El otro ruido que le llegó a De la Sota, es la relación Macri-Schiaretti a futuro y la chance de que estén más cerca aún. Rumor que la mayoría peronista descree, pero…
En este contexto, la foto de la campaña está asegurada. Por lo que nadie pone las manos en el fuego, es por la buena relación y el compromiso de todos los candidatos.


Temas: