CóRDOBA MUESTRAS Y EXPOSICIONES

Exponen en Córdoba réplicas de las máquinas que diseñó Da Vinci

Inauguró en el Museo de Ciencias Naturales una muestra que expone réplicas del mayor genio creativo que tuvo el Renacimiento. Podrá visitarse hasta el próximo 15 de octubre

RÉPLICAS. Oriundo de La Cumbre, Juan Carlos Zampieri le dio vida a los bocetos de Leonardo Da Vinci.
RÉPLICAS. Oriundo de La Cumbre, Juan Carlos Zampieri le dio vida a los bocetos de Leonardo Da Vinci. Foto:Fino Pizarro
“Todo se inició como un hobby en mi tiempo libre, cuando empecé a hacer juguetes con movimientos y engranajes, tipo autómatas. Hay quienes gustan de ir a pescar, a mí me gusta ir a mi taller y hacer estos juguetes y estas piezas. Y buscando en Internet siempre aparecían las máquinas de Da Vinci, entonces un día probé haciendo una, me gustó y me empecé a interiorizar más en la parte técnica de lo que planteaba Leonardo “, relata Juan Carlos Zampieri.

Así, pasaron diez años dedicándose a este hobby en su tiempo libre -Zampieri nació en La Cumbre, estudió Ingeniería Electrónica en la Universidad Nacional de Córdoba y se dedica a la hotelería- hasta que, con una cantidad considerable de piezas, decidió inaugurar una muestra en la Casa Museo de Mujica Láinez (Camino Cruz Chica). Más tarde expondría en el tradicional Hotel Edén, en La Falda: “Mis piezas anduvieron dando vueltas por algunos lugares, pero siempre dentro de las Sierras Chicas, esta es la primera vez que expongo en un lugar tan grande y tan importante”, relata Zampieri, que dice que llegó al Museo de Ciencias Naturales casi de casualidad, gracias a Juan Carlos Ingaramo (Secretaría de Cultura de la Provincia de Córdoba), que asistió a la inauguración de la muestra en el Museo de Mujica Láinez y quedó e n c a n - tado con las réplicas.

Únicas y solo para exposición, Zampieri cuenta que cada pieza puede demandarle entre dos o tres meses, dependiendo del tiempo que le dedique y la complejidad que comporte: “Por ahí sucede que no encontrás la pieza que faltaba para terminarla entonces vas trabajando en una nueva; o te trabás y no sabés cómo seguir”. En cuanto a los materiales de sus obras, Zampieri utiliza elementos como maderas (principalmente), sogas, tornillos: “todos elementos que ya se usaban en el 1500”, explica.

La muestra está pensada para ser visitada por toda la familia, pero su autor señala que es muy didáctica también para las escuelas, ya que los principios físicos bajo los cuales funcionan estas maquinarias son los principios físicos de siempre. “Leonardo Da Vinci, Máquinas en Acción” podrá visitarse hasta el 15 de octubre en el Museo Provincial de Ciencias Naturales (Av. Poeta Lugones 395).

Aire, Agua, Tierra, Fuego (y Mecanismos). La exposición contempla una serie de máquinas de madera tomadas de los diseños que plasmó en sus códigos el multifacético Leonardo Da Vinci. Se trata de la reproducción de 35 bocetos de los más de 6.000 diseños que el hombre del Renacimiento alguna vez soñó.

Dividida en cuatro elementos: Agua, Tierra, Fuego y Aire, y un quinto grupo de Mecanismos, en cada uno se pueden descubrir maquinarias complejas que buscaron darle solución a temas como el vuelo, la hidráulica, el trabajo y la guerra. De las piezas más conocidas, destaca el puente giratorio, producto de los estudios urbanísticos del genio renacentista, que a través de una serie de mecanismos puede girar 90 grados permitiendo el paso de embarcaciones o aislando a la ciudad en caso de guerra. También el tornillo de Arquímides que permitiría transportar agua desde lo más profundo de los pozos hasta grandes alturas, con un esfuerzo mínimo.

Agrupados en el elemento Tierra, destacan el odómetro (un dispositivo que mide distancias) y la máquina para fabricar espejos cóncavos. Dentro del elemento Fuego (y pese a ser Da Vinci pacifista), aparecen piezas como catapultas, carros con guadañas y el prototipo de un tanque de guerra. La fascinación del artista por el vuelo de los pájaros lo llevó a plasmar en sus Códigos la antesala de lo que luego serían el helicóptero o el paracaídas.

Visionario para su época, Da Vinci también incursionó en distintos mecanismos, que lo llevaron a bosquejar un martillo de levas o mecanismos a cremallera, y que forman parte también de esta muestra.