CóRDOBA COMERCIO EXTERIOR

Exportadores piden más apertura y bajar déficit fiscal para evitar crisis

Lo señalan desde la Bolsa de Cereales y la CaCEC. En 2017 las ventas de Córdoba al exterior cayeron 6,6%. Metalúrgicos quieren devaluación del 26% para dólar “competitivo” de $23,5.

MAS AIRE. Con la disminución de las retenciones, el complejo agroindustrial está ganando terreno, aunque aún debe hacer frente a varios problemas.
MAS AIRE. Con la disminución de las retenciones, el complejo agroindustrial está ganando terreno, aunque aún debe hacer frente a varios problemas. Foto:Cedoc Perfil

El 2017 no fue un buen año para las exportaciones cordobesas. Aún no se conoce el número final que dejará el año que se fue, pero un informe preliminar al que accedió PERFIL CORDOBA da cuenta del retroceso que mostró el sector exportador local, a contramano de la leve expansión que evidenciaron los envíos de todo el país. El Área de Información Técnica y Comercial de la Agencia ProCórdoba elaboró un documento donde se analiza la performance de las exportaciones de la provincia hasta octubre de 2017. Así, se constata que el 49% de las exportaciones de la provincia estuvieron concentradas en manufacturas de origen agropecuario, mientras que los productos primarios constituyeron el 37% y las manufacturas de origen industrial el 14% y que en los primeros 10 meses del año pasado las exportaciones de Córdoba cayeron 6,6% en comparación con el mismo período de 2016. En esa fracción de tiempo, el país concretó exportaciones por US$ 48.488 millones de los cuáles Córdoba participó con el 14% (algo más de US$ 6.800 millones). Eso significó un incremento del 1,4% en el valor de los envíos argentinos, pero la caída mencionada de más del 6% en los envíos cordobeses.

Correcciones urgentes. En ese contexto, actores de los distintos complejos exportadores de Córdoba analizaron el escenario esperable para 2018. Y aunque reconocen que encierran una expectativa positiva sobre lo que viene, advierten que es necesario corregir fuertes distorsiones para dejar de perder oportunidades de negocios y poder colocar productos de forma competitiva. Luis Macario, presidente de la Bolsa de Cereales de Córdoba, cree que las restricciones que enfrentan las exportaciones cordobesas tienen un correlato directo con los problemas que persisten en la macroeconomía y en la pesada y costosa dinámica tributaria y logística que rodea al sector productivo. “Veo de manera muy preocupante el déficit fiscal. Ya pasaron dos años y se sigue discutiendo si la aplicación es de shock o con un gradualismo. Lo concreto es que así el país no es sostenible, la economía no es sostenible. Si no se revierte el déficit fiscal en un plazo breve, nos vamos a encaminar a una crisis”.

Atacar el déficit. Para el titular de Gastaldi Hermanos, una de las principales firmas dedicadas al procesamiento y comercialización de maní, es clara la apuesta del Gobierno de achicar el déficit apostando al crecimiento. El problema es que esa receta no está mostrando sus frutos: “El crecimiento no se da de la manera necesaria para que se achique el déficit y la inflación, que es el síntoma, no va a ser combatida si no se baja el déficit fiscal. La causa de todo es el déficit fiscal, mientras no se resuelva esto los sectores económicos vamos a tener problemas”, analiza. En relación con la evolución del tipo de cambio, el eje para muchas discusiones en el sector exportador, Macario advirtió que “el dólar está atrasado y las economías regionales están golpeadas por este tema. Si estamos en un dólar de $19,30 y tenemos una inflación del 24%, cada vez vamos a estar más complicados. Pero el Gobierno tiene mucha tela para cortar para mejorar la competitividad, más allá del tipo de cambio”.

Por mayor apertura. Los socios de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba (CaCEC) son optimistas a la hora de pensar el 2018. Un relevamiento que esa entidad hizo entre sus miembros en octubre pasado reveló que el 86% de los empresarios espera exportar más que en 2017. “En la Cámara estamos convencidos de que o nuestras empresas se integran al mundo o no hay desarrollo económico para el país. Esto es un proyecto a largo plazo, no va a haber milagros en ningún semestre, tiene que ser una carrera permanente para lograr que los productos de Argentina estén en el mundo. Cuando consultamos en octubre, el dólar de equilibrio para nosotros estaba en $20,2, entonces ya se habría cubierto. Nos gustaría que esté un poco más arriba, pero, ¿cuál va a ser la tasa de inflación?”, plantea Marcelo Olmedo, titular de la firma Promedon y presidente de la CaCEC.

Negocios inviables. Al mar gen de reconocer la importancia de la variable tipo de cambio, desde la CaCEC abonan por apoyar el tratamiento de la competitividad desde un enfoque más integral, atacando costos y apuntando a una mayor apertura de la economía vía nuevos acuerdos comerciales, algo que está en agenda de la gestión Macri: “A lo mejor, la discusión es sobre el ritmo de las medidas, pero el rumbo es correcto. Hay un consenso entre los exportadores que más importante que el tipo de cambio es que nos saquen los costos, en primera línea lo tributario, luego los costos logísticos, operatoria de comercio exterior, puertos, etc. Es más barato el flete de China a Uruguay que de Córdoba a Uruguay. El dólar no es lo central, sino los costos tributarios, logísticos y operativos que inviabilizan un montón de negocios de productos argentinos”.

Mochilas pesadas. En ese marco advierte como luces de alarma la necesidad de que se concrete la reforma fiscal para bajar costos y la desburocratización de decenas de operatorias: “La reforma fiscal, en lo teórico está perfecta. Ahora, ¿cuándo se implementa? Van a tardar dos o tres años, pero es la única manera de poder hacerlo porque hay que desenmarañar 50 años de una economía desordenada. Hay que trabajar en eso y en cómo agilizamos y desburocratizamos la operatoria de comercio exterior. El Gobierno nacional creó la ventanilla única y se han iniciado procesos en ese camino”. Con todo, Olmedo advierte que el costo argentino sigue quitando oportunidades: “Seguimos siendo caros en muchos sectores y ese es el enorme desafío que tenemos, somos caros por lo tributario, el 44% del precio del alimento son impuestos. O desmantelamos el costo tributario argentino, que es una mochila muy pesada que provee muy poco y se ve en todos lados, o será difícil tener futuro, insertarnos en el mundo y generar bienestar para la gente”.

En sintonía, Macario completa el diagnóstico al advertir que “no hay buenas noticias para dar”. “Cuando ha habido una fiesta, al final la factura te llega. O se consigue el crecimiento y la reducción del déficit fiscal o va a llegar el momento de tomar decisiones duras de ajuste, la realidad lo va a marcar. El Gobierno ha ido ganando tiempo a través del endeudamiento externo, pero va a llegar un momento en que si no tenemos capacidad de pago no nos van a prestar más. Y ahí las correcciones van a ser más bruscas”, completa Macario.

Dólar a $23,5, el tipo de cambio de equilibrio para los metalúrgicos
Buena parte de la caída que mostraron las exportaciones de Córdoba en 2017 se explica por el flojo desempeño en las manufacturas de origen industrial. Ese rubro cayó más del 4% y contó con productos como “Material de Transporte Terrestre” que se desplomaron un 12%. La economía brasilera siguió afectada el año pasado y eso se tradujo en una floja demanda para el complejo automotriz, lo que golpeó en consecuencia a los anillos autopartistas y metalúrgicos. En el sector confían en que esos números puedan revertirse este año, aunque parecerían mantener un cauto optimismo. La Cámara de Industriales Metalúrgicos presentó el jueves pasado el último reporte de su Observatorio sectorial, un trabajo que realiza la consultora Economic Trends. A la hora de indagar sobre las expectativas en materia de producción, empleo y rentabilidad, un 52,9% respondió que espera mayor producción este año, un 32,7% señaló que confía en tomar más empleo y un 37,5% que espera una mayor rentabilidad. En relación con el tipo de cambio que los metalúrgicos creen que sería el competitivo para el sector, se mencionó que ese valor rondaría los $23,5%, es decir, implicaría una devaluación del 26% en relación con el tipo de cambio oficial al momento de la medición (primera semana de enero). Un dato interesante que arrojó la medición es la expectativa en torno a las reformas que encara el Gobierno nacional. En ese sentido, un 41,3% de las empresas metalúrgicas cree que la reforma tributaria ayudará a bajar los costos y un 44,2% piensa lo propio de la reforma laboral.

Pedido de mayor integración
Desde Cacec están convencidos de que, pese a los riesgos que puede suponer, el camino necesario es el de comenzar a trazar acuerdos bilaterales para una mayor integración del país en el mundo: “Argentina es uno de los países más aislados del mundo, yo veo una i ntenc ión de insertarse inteligentemente, estamos tratando de firmar el Tratado de Mercosur y Unión Europea, estamos viendo un acuerdo con México, estamos en relaciones con Estados Unidos. Hay que ser pragmático y saber negociar”, dice.
-¿No les genera temor que estos acuerdos abran la puerta a productos que afecten la industria local?
-Cada vez que una economía se abre hay sectores favorecidos y sectores afectados. Si queremos mantener el estatus quo, nos encerremos. En particular la Cámara ve con profundo agrado un acuerdo de libre comercio con México. Hoy las empresas de Córdoba no podemos participar en licitaciones públicas allá porque México saca licitaciones para los países donde tiene tratados. Comparto que hay industrias donde México es fuerte y… pero así es la vida.



Temas: