CóRDOBA INSTITUTO, EN LO MáS ALTO DEL BáSQUETBOL

La Gloria recuperada

Hace siete años jugaba en el Provincial y el viernes clasificó a la Liga Sudamericana. La historia detrás del fenómeno que copa el básquet cordobés.

Instituto celebró este fin de semana el histórico pase a la Liga Sudamericana.
Instituto celebró este fin de semana el histórico pase a la Liga Sudamericana. Foto:La Liga Contenidos
“¡Qué lindo sería poder competir en este nivel!”. Amante del básquetbol y por entonces jugador de Instituto, Juan Manuel Cavagliatto pensaba en voz alta viendo un partido de Atenas en el Polideportivo Carlos Cerutti, hace ya más de una década. Mario, su padre, el interlocutor de ocasión, tomó debida nota y, tan apasionado por los colores rojo y blanco como su hijo, decidió involucrarse con aquel deseo. 

Tampoco había demasiadas alternativas: o alguien se hacía cargo del deporte de los lungos o definitivamente las pelotas naranjas pasaban a la historia en el club de Alta Córdoba. Muy lejos en el recuerdo, casi al borde del olvido, había quedado en aquellos tiempos el partido entre “la Gloria” y Sport Club de Cañada de Gómez del 26 de abril de 1985 en el gimnasio Ángel Sandrín, el primero que se jugó en Córdoba por una Liga Nacional.  

“Mi padre arrancó con el equipo compitiendo en la Liga Provincial y en 2011 le ganamos la final a Hindú y ascendimos al Federal. Un año más tarde subimos al TNA y desde la segunda temporada en esa categoría, en 2013, me hice cargo yo, aunque Mario siempre está apoyando en todo lo que haga falta”, cuenta Juan Manuel, quien es el máximo responsable del básquetbol y también vicepresidente 2º de la entidad de la calle Jujuy.  

La recuperación del básquetbol de Instituto terminó de consumarse con el regreso a la máxima divisional: el 30 de septiembre de 2015, como local de La Unión de Formosa, el conjunto albirrojo volvió a jugar en la Liga Nacional tras un receso de 28 años. “Esto es pasión y locura. Todos nos quedamos con los logros, con los tres ascensos consecutivos, y es lógico que así sea; pero en el medio de ese proceso sucedieron muchas cosas. Hubo muchas derrotas y también muchos viajes eternos. Por suerte, la gente y los sponsors siempre nos apoyaron un montón”, comenta Cavagliatto. 

Pura química 

Tres temporadas consecutivas en la Liga Nacional y la clasificación al Final Four del Súper 20, el torneo preliminar de la temporada 2017/2018 que se jugó este fin de semana en el reducto “glorioso” y le otorgó una plaza a la Copa Sudamericana, hacen histórico el presente del básquetbol de Instituto. “El equipo demuestra un muy buen funcionamiento adentro de la cancha y pienso que eso se ha logrado a partir de la química que el entrenador (Facundo Müller) tiene con los jugadores”, sostiene Cavagliatto. 

El  estadounidense Samuel Clancy, de 37 años, es el líder natural del conjunto. “Es un jugador que se metió en el corazón de la gente por entrega, sacrificio y profesionalismo”, afirma el directivo sobre el pivote de que acredita experiencia en clubes de Venezuela, España, Rusia, Francia, Israel y Puerto Rico y en la liga universitaria de su país, y que llegó por primera vez a Argentina en noviembre de 2011 para vestir la casaca de Atenas por un breve lapso de dos meses. ¿Una particularidad? Clancy les lleva dos décadas a Lucas Reyes, Federico Pedano y Juan Tulián, los más pibes del plantel. 

Incluyendo al elenco principal, Instituto tiene alrededor de 1.000 basquetbolistas en sus filas y sus representativos se destacan en varias categorías y niveles. Por caso, el año pasado fue campeón absoluto de la Asociación Cordobesa y en 2017 obtuvo los títulos Provincial U15 y Nacional U17. Todas las actividades se sostienen con los dineros que ingresan de los sponsors (los privados son mayoría y también aportan Lotería de Córdoba y Bancor) y de la venta de entradas. Este último ítem no es irrelevante: en cada partido de local, Instituto tiene un promedio de 1.800 espectadores, ya que su buena campaña ha logrado atraer al público habitualmente “futbolero”. 

“Tenemos un presupuesto medio de Liga Nacional, lo que significa un 60 por ciento del monto que manejan los equipos top, que son Quimsa, Olímpico, San Lorenzo y Atenas”, remarca la directiva albirroja. Cabe destacar que San Lorenzo, campeón de las dos últimas ligas y con el soporte económico-mediático de Marcelo Tinelli, tiene presupuestado 23 millones de pesos para la temporada 2017/2028.
 
Instituto suma, sigue y sueña: "Vamos a celebrar el centenario del club, en 2018, jugando a nivel internacional", dice Cavagliatto. ¿La fórmula? “Acá no hay méritos personales. Somos una sub-comisión y todos sus integrantes aportamos trabajo y sacrificio. Nuestra preocupación fue siempre contar con buenas personas y a partir de eso formar un buen grupo y un buen equipo. Después nos acompañaron los rendimientos y los resultados, pero nada más que eso. No inventamos la pólvora”, sostiene Cavagliatto.