CóRDOBA ACUERDO DE FIN DE AÑO

La paritaria de estatales en Córdoba en la mira de Nación

Lo firmado por el Ejecutivo y el gremio de Pihen desató reacciones de otras centrales sindicales. ATE, Uepc y UTS ya rechazaron el 11% acordado por los empleados públicos provinciales.

ACUERDO. Pihen y Rivero firmando la paritaria del 11% para el 2018.
ACUERDO. Pihen y Rivero firmando la paritaria del 11% para el 2018. Foto:Cedoc Perfil

La jugada con la que el Gobierno de la Provincia se anticipó con la paritaria estatal acordando con el SEP el 11% para el año próximo generó el malestar del resto de los gremios que ya lo venían anticipando por lo bajo. Incluso, en medio de la discusión y las movilizaciones por la Reforma Previsional que en Córdoba tuvo algún cruce entre el gremio conducido por José Pihen y los de Luz y Fuerza comandados por Gabriel Suárez.

Ni siquiera el argumento del pase a planta permanente de 4.800 contratados de la Provincia alcanzó para bajar la intensidad del enojo de más de un sindicalista cordobés que ya anticipó que no negociarán el 2018 bajo las condiciones que lo hizo el SEP. Es más, hay críticos tanto de Pihen como de la gestión schiarettista que ven este guiño como algo similar a lo que sucedió en la última sesión del año en 2015 cuando se derogó el diferimento jubilatorio pero se pasó al 74% móvil.

A esto, se suma el guiño que ya llegó desde los despachos del Ejecutivo nacional en Buenos Aires. A partir del avance de la Provincia en este sentido, fuentes del ministerio de Hacienda que conduce Nicolás Dujovne reconocieron a PERFIL CORDOBA que apuntarán a una paritaria nacional en torno también al 11% cuando hace semanas estimaban un porcentual cercano al 16. Ahora, y de la misma manera que ocurrió en 2016 con el acuerdo estatal que firmó María Eugenia Vidal en Buenos Aires, la paritaria cordobesa podría servir de referencia para el resto de las negociaciones. “No sólo en el sector público, sino también en el ámbito privado”, reconoció la fuente.

Un hombre del peronismo cordobés sintetizó a este diario que siempre se habló de tres gestos claves del gobernador Juan Schiaretti a la Nación desde que Cambiemos ocupa los despachos de Casa Rosada: “el primero fue el recorte de las jubilaciones provinciales en 2015, con la ley 10.333 que desata el primer enfrentamiento de los gremios en esta etapa; el segundo, el impulso de la reforma política en la Unicameral, limitando los mandatos de los intendentes que era más una señal a los barones del Conurbano que acá; y tercero, el Pacto Fiscal. A esto, ahora se le puede sumar, aunque en menor escala, esto. Porque cerrar con los estatales provinciales para el año que viene es un ejemplo que Macri va a poner en el diálogo con el resto de los gobernadores”.

Sin embargo, en el seno del resto de los estatales cordobeses esto no cayó bien. Primero ATE, luego UTS y más tarde Uepc, terminaron por cuestionar el acuerdo entre Schiaretti y Pihen.

La firma. En el comienzo de la semana, el Gobierno y el gremio terminaron acordando lo que ya venían conversando. Desde el Ejecutivo, como ocurre siempre en estos casos, las negociaciones estuvieron a cargo de la Secretaria General de la Gobernación, Silvina Rivero quien cerró lo hablado con Pihen. Una vez concretado el acuerdo, lo que se conoció fue que al 11% anual se llegará con seis puntos desde enero para el primer cuatrimestre que será revisado en mayo de acuerdo a la inflación y con una cláusula gatillo. Mientras que los cinco puntos restantes se concretarán en el segundo cuatrimestre con otra revisión en septiembre y una nueva instancia de revisión de la inflación para ver si ésta supera el 11% acumulado entre las dos subas de esos cuatrimestres.

Según señaló la propia Rivero en la semana “para el último cuatrimestre del año lo que está previsto es hacer revisiones mensuales para ver cómo evoluciona la inflación. En tanto, con respecto a los contratados que pasaron a formar parte de la planta permanente de la Provincia, se supo que son en el escalafón general pero también en los equipos de Salud Humana, aquellos que tengan más de cinco años de antigüedad y hayan aprobado las evaluaciones de 2016 y 2017.

El rechazo. El primer gremio en cuestionar el acuerdo fue ATE, central sindical liderada por Liliana Salerno que en un comunicado calificó de “insuficiente e inconsulto” el acuerdo. Desde el gremio dijeron que se trató de un acuerdo “entre gallos y medianoche” en el que se aprovechó “el debate de las reformas y se apeló a partícipes necesarios para una nueva estafa a las familias de los provinciales cordobeses”. “Es un cálculo basado en una disposición del Gobierno nacional que impone el 11%”, agregaron desde ATE.

UTS (Unión de Trabajadores de la Salud), gremio que mantiene un largo enfrentamiento con Pihen, también rechazó el acuerdo y adelantó una medida de fuerza con movilización para este miércoles a las 10 en el Polo Sanitario. En el sindicato “naranja” exigen una paritaria para el sector que los incluya en la mesa de diálogo y se refirieron a la situación de los hospitales en la Provincia. Criticaron “el vaciamiento, la falta de personal y la falta de insumos” y cruzaron además al ministro de Salud, Francisco Fortuna, con quien también mantienen un enfrentamiento.

En tanto, Uepc, sin chances de reunir a las bases por las vacaciones para debatir acerca del acuerdo del SEP aguardará el mes próximo para empezar a delinear una estrategia. Pero todo indica que no habrá negociación alguna con una paritaria en los porcentuales que cerró Pihen, lo que puede llegar a poner en riesgo el comienzo de las clases el año próximo.




Temas: