CÓRDOBA GUERRA POR EL AZÚCAR

Legisladores tucumanos amenazan con prohibir el maní cordobés

La medida se impulsaría como represalia a la prohibición de sobrecitos de azúcar

EN LA MIRA. Los sobrecitos de azúcar desataron un conflicto
EN LA MIRA. Los sobrecitos de azúcar desataron un conflicto Foto:Cedoc Perfil

La aprobación por parte del Concejo Deliberante de restringir el consumo de azúcar desató una especie de guerra entre Tucumán y Córdoba que parece tomar ribetes cada vez más insólitos y represalias que podían resultar impensadas hasta hace poco tiempo. Algunos diarios tucumanos, entre ellos La Gaceta informaron en la jornada de ayer que un grupo de legisladores locales, indignados por la medida cordobesa, bromearon con prohibir el salame de Colonia Caroya como forma de represalia a la decisión en contra del azúcar.

La iniciativa que comenzó con tono jocoso no estaría del todo descartada según explicó a PERFIL CORDOBA, Gustavo Gassenbauer, vicepresidente primero de la Legislatura.

“El tema surgió en una charla con la radio LV2 de Tucumán en donde en modo de broma le prometí a un oyente que si Córdoba no daba marcha atrás con la prohibición del azúcar, yo mismo me paraba en la ruta, en la frontera con Córdoba y no iba a dejar pasar ningún salame de la colonia, pero todo fue en forma chistosa. Lo que sí te puedo decir es que en caso de continuar esta medida y si esto sigue avanzando voy a proponer prohibir el maní cordobés en los bares acompañando a la cerveza. Es conocido por todos que el maní contiene grandes cantidades de sal y eso genera graves consecuencias para la salud como por ejemplo la hipertensión arterial”, explicó el funcionario muy molesto por la iniciativa del Concejo cordobés.

“A loco, loco y medio. Es una medida a la altura de la del azúcar. No podemos seguir con una medida tan ridícula como la que impulsa el intendente Ramón Mestre”, completó Gassenbauer.

Mientras tanto en Córdoba la ordenanza aprobada por el Concejo acerca de la restricción del consumo de azúcar avanza en la calle y ya comenzó a aplicarse en algunos bares capitalinos que ya sacaron los azucareros de las mesas con los tradicionales sobrecitos. La ordenanza indica además que en las próximas semanas los bares que ya acataron la iniciativa comenzarán a exhibir en lugares bien visibles carteles con la leyenda: “El consumo excesivo de azúcar es perjudicial para la salud”. La medida ya contó con la oposición del Centro Azucarero

Argentino que busca que la medida no se extienda hacia el resto del país.