CÓRDOBA PREOCUPA LA IMPORTACIÓN DE PIEZAS

Lobby de industriales metalúrgicos para mejorar la “balanza fierrera” con Brasil

Empresas cordobesas lograron llevar su agenda a la Secretaria de Industria. Se hará un monitoreo sobre el esquema comercial que regula el intercambio de piezas y autos con el país vecino.

La balanza comercial con Brasil es uno de los temas que más preocupa a los metalúrgicos de Córdoba.
La balanza comercial con Brasil es uno de los temas que más preocupa a los metalúrgicos de Córdoba. Foto:Cedoc Perfil
Mientras esperan que los anuncios que se hicieron en el marco del Salón del Automóvil de Buenos Aires empiecen a traccionar la demanda laboral y los planes de inversión se conviertan en proyectos concretos, los empresarios cordobeses vinculados al sector automotriz comenzaron a moverse. Con los metalúrgicos a la cabeza, los industriales fabricantes de piezas y proveedores de bienes de capital están logrando llevar su “agenda urgente” a las carteras de Producción e Industria de la Nación. “Se está dando una movida interesante, por un montón de factores y son varios los funcionarios nacionales que les están prestando mayor atención a las cámaras empresariales de Córdoba”, apuntó un consultor que asesora a industriales cordobeses. 

En ese contexto, referentes de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba  pudieron participar de reuniones clave en el Ministerio de Producción como miembros de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra) y plantearon demandas y aspectos comerciales a atender para mejorar la competitividad y aumentar la demanda de trabajo de sus empresas. 

La cuestión flex. Además de los problemas estructurales que afectan la competitividad de las industrias argentinas (costos internos, tarifas, inflación, tipo de cambio atrasado) hay algunos elementos de la relación comercial con Brasil que están impactando negativamente en Córdoba. El caso del esquema “flex” es uno de los que más preocupación genera. Para intentar una relación comercial más o menos equilibrada con Brasil se definió un esquema por el cual por cada dólar que se exporta se puede importar desde Brasil US$1,5 sin arancel. Ese modelo pensado para proteger la manufactura de autos y piezas locales comenzó a desnivelarse a favor de Brasil y llegó a un punto bastante crítico en los últimos meses. “La situación se volvió desventajosa para Córdoba. El flex global, que incluye a autos, piezas, plásticos y demás está en US$2,3. Pero el problema es el flex metalúrgico que ya está en US$2,9, casi US$3. Eso es lo que estamos reclamando a las autoridades nacionales y estamos teniendo eco porque en el marco de la reunión por el Plan de 1 millón de autos el secretario de Industria señaló que las terminales deben acomodarse ya que en el medio están las autopartistas, las más complicadas”, destacó Isabel Martínez, titular de la Cámara de Metalúrgicos que participó de la reunión. 

La empresaria destacó que el control de que se respete el acuerdo del flex es clave para impulsar una mayor integración de piezas, un aumento en la producción de piezas y partes fabricadas localmente, lo que es, a la postre, más empleo que se queda en las firmas y pymes nacionales. “El problema es que hay terminales que cumplen con el flex pactado y hay otras que están muy desfasadas”, señalan. En ese sentido, el pedido de los metalúrgicos cordobeses es que el flex sea analizado empresa por empresa para detectar donde se produce el desbalanceo de la balanza, algo que una mirada global del sector automotriz no permite. Y que tenga un control y un monitoreo más frecuente, con un lapso de tiempo de cada 6 meses. 

Sin esa revisión, el impacto negativo que se genera es que hay autopartes, bienes de capital y piezas que ingresan desde Brasil y que quitan mercado y demanda a la producción de piezas nacionales. “Hay que recordar que este año hemos perdido dos modelos de vehículos que se fabricaban acá y que tenían un grado avanzado de integración, como eran el Corsa (en la planta de Chevrolet de Rosario) y el Clio (en la planta cordobesa de Santa Isabel de Renault) y los vehículos que están quedando acá tienen muy poca nacionalización. Renault dio una buena noticia porque sumará un nuevo turno para la fabricación de los modelos Logan y Sandero. Es muy auspicioso para el sector porque significa más producción, pero son autos que les falta nacionalizar muchas piezas, no llegan al 15% de integración”, remarcó Martínez. 

Mejora en los sectores iniciales. Aunque el Observatorio de la Actividad Metalúrgica que comunica la Cámara muestra que hay varias áreas de la actividad aún con baja actividad hay otros que evidencias buenas expectativas: “Se está trabajando bien en los sectores previos a la fabricación seriada, como son las matricerías, las líneas de montaje, robotizaciones, infraestructura, maquinaria, edificio, viene marchando bien. Pero el trabajo en sí de la fabricación de las piezas hasta el año que viene no arranca.Puertas adentro podemos ser muy competitivos, incluso en los tiempos de fabricación, pero todo lo que se nos carga en la mochila por el costo impositivo, la energía y la materia prima es lo que nos saca competitividad”, completa Martínez. Cabe recordar que, según el último reporte de ese Observatorio sectorial, en el 47,8% de las empresas metalúrgicas de Córdoba compite con productos importados. 


José Busaniche