CóRDOBA RECLAMO

Martilleros negocian con TSJ para que no se amplíe el uso de las subastas online

Pidieron que su uso se restrinja a los remates fiscales y de quiebras y no llegue a los juicios ordinarios. Advirtieron por fallas. Creció 20% la cantidad de participantes en subastas.

EN LA MIRA. El sitio de subastas judiciales es objeto de resistencias por parte de los martilleros que ejercen en Córdoba.
EN LA MIRA. El sitio de subastas judiciales es objeto de resistencias por parte de los martilleros que ejercen en Córdoba. Foto:Cedoc

La embestida que el Colegio de Martilleros de Córdoba ve­nía ejerciendo contra el siste­ma de subastas online entró en un impass mientras se intenta negociar una serie de peticio­nes que esa institución le hizo al Tribunal Superior de Justi­cia (TSJ), autoridad a cargo de esa herramienta.

El Colegio venía advirtien­do y reclamando por la aplica­ción de las subastas vía Inter­net que, según decía, “pone en peligro la fuente laboral de los martilleros”. En un comunica­do, habían advertido por fallas en el sistema y plantearon que había carencias en el control de registro de usuarios. Lle­garon incluso a comprobar, vía escribano público, que una menor de 12 años pudo inscribirse en el sistema de subastas online, algo que los responsables del servicio ase­guran haber corregido.

En medio de la tregua que se dieron Martilleros y el TSJ, la semana pasada la Justicia dio un duro golpe a “la trenza”, la organización ilegal que parti­cipaba de las subastas presen­ciales. Se imputó a 21 personas y en un operativo hubo 8 dete­nidos y se secuestraron autos, motos y dinero en efectivo.

Pedido. Además de poner en evidencia algunas falencias del sistema, el Colegio de Mar­tilleros pidió al TSJ, por medio del Administrador General del Poder Judicial, que el sistema no se expanda hacia otro tipo de juicios que se dirimen a par­tir de las pujas digitales. “Lo que pedimos fue no agrandar el sistema y meter más cosas, que el sistema no se expanda a los otros tipos de juicios. Ahora están usándolo en las subastas fiscales, Municipalidad, Rentas y quiebras. Pedimos que no se amplíe la aplicación del siste­ma para los juicios ejecutivos y ordinarios”, señaló Marcelo Prato, director de Relaciones Institucionales del Colegio. En relación con la serie de errores que habían detectado, Prato señaló que desde la Justicia se habían comprometido a resol­verlos: “Vimos que hubo una serie de cambios en la página, hubo modificaciones, no vol­vimos a entrar para probar el sistema”, dijo.

Respuesta oficial. Sobre las crí­ticas que se marcaron al siste­ma, Matías Altamira, asesor de la Oficina de Subastas del Po­der Judicial, afirmó que el siste­ma se puede mejorar y que las fallas detectadas ya se resolvie­ron. En relación con el registro de una menor en el sistema, Al­tamira explicó: “Lo de la menor de edad fue una picardía que hicieron en el Colegio, que pasó y que cuando nos enteramos lo corregimos. Ahora no pueden registrarse documentos meno­res a 42 millones. Fue un solo caso y la menor no pudo ofer­tar. En el hipotético caso de que hubiera participado y ganado, cuando llega al acta de subasta se constata que es una menor y no se puede dar por válida la subasta”.

Altamira subrayó que el principal desafío que tienen es lograr acreditarles la pla­ta a los martilleros instantá­neamente: “Si tuviéramos la anuencia del Colegio, se hu­biera logrado hace rato. Pero como el Colegio en vez de co­laborar pone palos en la rue­da, no logramos que se haga ese convenio. Es una deuda pendiente real con los marti­lleros porque antes cobraban menos, pero se llevaban la pla­ta en el momento. Como todo sistema hay que irlo mejoran­do y puliendo. Pero ahora hay más transparencia y participa más gente, lo que genera más ganancias para los martille­ros. Se quedan en detalles, sin ver el efecto multiplicador que ahora se genera”.

Mejores números. Más allá de las críticas y falen­cias que el siste­ma de subastas online pueda te­ner, los números del nuevo esque­ma respaldan su operatoria. En un año hubo 20% más de oferentes registrados (ac­tualmente son 15.385 personas), hay 631 martille­ros y 239 tribuna­les habilitados. De septiembre de 2016 a 2017 se habían hecho casi 80 subastas con 1589 bienes y se movilizaron $34 millones.

¿Cómo funciona el sistema?
Según se explica en el si­tio web de Justicia Córdo­ba, la subasta “online” se desarrolla en un espacio virtual situado en el portal del Poder Judicial de Cór­doba. “Allí, los martilleros judiciales exhiben a través de fotografías o videos los bienes puestos a subasta por orden de un juez. Los postores deben registrarse para efectuar sus ofertas durante el plazo de puja, que comúnmente es de cin­co días hábiles, durante las 24 horas. Todas las ofertas son públicas. Las partes en juicio pueden seguir el desarrollo de su subasta, con total transparencia y claridad. El bien, finalmen­te, se adjudica a quien haya realizado la mejor oferta. Una vez abonado el bien, el adquirente coordina su entrega con el martillero interviniente”.