CóRDOBA NICOLáS PRETTO, UN FENóMENO DE LAS BOCHAS

"Messi" es sacantino

El cordobés tiene 23 años y es el único bicampeón mundial de Argentina en su deporte. En Europa lo reconocen y hasta lo comparan con el astro del seleccionado argentino de fútbol.

Nicolás Pretto, un cordobés que se destaca con las bochas a nivel mundial.
Nicolás Pretto, un cordobés que se destaca con las bochas a nivel mundial. Foto:CEDOC PERFIL

Nicolás Pretto ya es un abonado a las ceremonias de premiaciones del deporte. Allí su figura suele pasar inadvertida mezclada con estrellas de disciplinas mucho más reconocidas y difundidas que la actividad bochófila, aunque él parece sentirse cómodo con esa discreta exposición. Y hasta disfrutarla. Como si tuviera claro que, más temprano que tarde, algún periodista lo cruzará tomando una gaseosa en un rincón y le preguntará indefectiblemente: “¿Vos sos ‘el Messi’ de las bochas, no?”.

La alusión no es casual. Fue en 2009, en una de sus primeras incursiones internacionales, cuando este cordobés oriundo de Sacanta, localidad de 3.100 habitantes ubicada a 300 kilómetros al este de la capital provincial, sorprendió a los aficionados franceses, que enseguida empezaron a compararlo con el astro futbolístico del Barcelona FC y del seleccionado argentino.

Pretto tiene 23 años y es el único bochófilo argentino que atesora dos títulos mundiales, de un total de cinco conquistas ecuménicas que registra este deporte en nuestro país: el Sub 18 de Saint Vulbas (Francia) en 2011, en pareja con el bahiense Rafael Randazzo, y el Sub 23 de Mónaco en 2016. Su extenso y exitoso legajo se completa con la obtención de los campeonatos Provincial, Argentino, Sudamericano y Panamericano de juveniles y mayores, y la medalla dorada que obtuvo en los Juegos Mundiales que se realizaron en julio pasado en Breslavia (Polonia), compitiendo en la especialidad de Precisión junto con la rosarina Romina Bolatti y la olavarriense María Victoria Maíz. 

“Si el año pasado fue increíble, este fue mucho mejor, ya que ganar los Juegos Mundiales es lo más importante que le puede pasar a un deportista amateur”, sostiene Pretto, quien juega a las bochas desde pequeño. “Nací con una bocha en la mano”, asegura el cordobés, quien además fue abanderado de la delegación argentina en tierras polacas.

“Sé que es muy difícil todo lo que he logrado y realmente estoy muy feliz, pero la verdad es que soy muy exigente y siempre quiero un poco más”, asegura el sacantino, quien es profesor en Educación Física y maneja una escuela de bochas en su pueblo, donde ya lo nombraron Deportista Ilustre.

“En nuestro país se juega un estilo sudamericano, pero lo que hacemos a nivel internacional se llama Zervín, que es una modalidad de precisión. Muy pronto tendremos tres canchas en el Estadio Kempes y eso seguramente servirá para una mayor difusión de nuestro deporte, que no es solo para gente grande y que no se reduce simplemente a agacharse, arrimar y tirar algunos bochazos”, refiere Pretto. Se estima que alrededor de 3.500 deportistas participan como federados en la actividad bochófila en Córdoba.

Profeta en el Viejo Mundo

“La verdad es que soy bastante más reconocido en Europa que en Argentina. Cada vez que voy para allá, la gente me saluda y me pide fotos y autógrafos”, reconoce Pretto, quien ya tuvo ofertas de Francia e Italia para continuar su carrera como profesional. 

“No estoy mal acá. Y si me voy, pienso que se perdería mucho lo que hemos logrado con la Confederación Argentina, mis compañeros y mi entrenador José Gáspari, que también es cordobés. Creo que consiguiendo algunos esponsors podría jugar en Europa y seguir volcando toda esa experiencia en mi país. Nunca salí a buscar esponsor pero voy a probar. No es fácil, pero al ‘no’ ya lo tengo”, manifestó.

Pretto sueña con repetir sus logros en un Mundial de Mayores y se ilusiona con la posibilidad de que las bochas se incorporen a los Juegos Olímpicos en París 2024: “La carrera del bochófilo puede ser larga en tiros de precisión, se puede mantener la vigencia más o menos hasta los 40 años, y aún no llegué a la plenitud como jugador. Así que tengo mucho para dar al deporte que amo y muchos sueños por delante todavía”.

-¿Qué otro deporte practicaste?

-Desde chico hice todos los deportes y eso me ayudó muchísimo, ya que para jugar a las bochas se necesita mucha coordinación y concentración. Siempre digo que cada persona tiene un don y a mí me tocó tenerlo para este deporte. Además, tuve la suerte de que mi familia me hizo dar cuenta de ello. Yo simplemente traté de aprovecharlo al máximo.

Hugo Caric