CóRDOBA XVI FESTIVAL DE MÚSICA BARROCA

Música, instrumentos y arquitectura se amalgaman en un viaje al pasado

Con seis conciertos previstos y una variada propuesta musical, comienza el próximo miércoles la decimosexta edición del Festival de Música Barroca en Córdoba.

GRATUITO. La entrada a los seis conciertos previstos desde el miércoles es libre y gratuita, hasta completar la capacidad de los recintos.
GRATUITO. La entrada a los seis conciertos previstos desde el miércoles es libre y gratuita, hasta completar la capacidad de los recintos. Foto:Agencia Córdoba Cultura
No muchas ciudades tienen el privilegio de convertirse, gracias a su estructura edilicia, en Patrimonio Cultural de la Humanidad. Tal es el caso de Córdoba, que desde el año 2000 se convirtió, gracias a la UNESCO, en una especie de museo al aire libre con sus estancias jesuíticas, capillas y templos. 

Aprovechando justamente estas construcciones, desde hace 15 años se viene realizando el Festival de Música Barroca, que ha sabido ganarse un lugar entre el público cordobés, que siempre responde colmando los espacios donde se realizan los conciertos. 

Este año, la edición XVI contará con menos conciertos pero con una propuesta musical muy variada en tres localidades: Capital, Alta Gracia y Jesús María. “Por una cuestión de presupuesto nos hemos visto en la obligación de reducir el festival, pero celebramos que no hayamos tenido que posponerlo porque la continuidad es fundamental. Priorizamos estas tres localidades para no tener que salir corriendo a causa del clima, porque no se puede llegar a lugares como La Candelaria, ya que el camino está imposible por la lluvia”, explica Guillermo González, coordinador del festival.

Con el apoyo del Consejo Federal de Inversiones, el evento contará con la misma propuesta variada que ofrece todos los años (ver “La ruta del festival…”), que refleja la diversidad sonora que tiene la música del barroco, desde un concierto con un dúo, hasta una gran orquesta con coro; tanto de música europea como hispanoamericana para mostrar la mixtura de la música barroca que vino a fusionarse y a trabajar con la influencia que ha habido en las colonias.

“Para nosotros es siempre lindo decir que el público que participa realiza un viaje en el tiempo, porque escucha música del siglo XVII tocada con instrumentos de la época en espacios arquitectónicos también de ese periodo”, señala González. Por caso, La oda al trueno, se escuchará de la misma manera que la escucharon en el año 1756.

Como todos los años, la dirección general estará a cargo del maestro Manfredo Kraemer y a los músicos cordobeses se les unirán músicos de Rosario, Santa Fe, Mar del Plata y Buenos Aires.

Público. Con un auditorio que ha ido variando con los años, desde la organización se muestran muy entusiasmados con la gente joven que se ha ido acercando a los conciertos. “Nos alegra mucho ver chicos llegando del colegio secundario, con sus uniformes, sentados en el piso escuchando un concierto. La prédica de que no es necesario conocimiento previo para disfrutar de esta música ha prendido; entonces, hoy el público es muy variado: hay gente que se viste de gala para ir al concierto y hay chicos en ojotas y bermudas”, finaliza González.

LA RUTA DEL FESTIVAL 
 
- Miércoles 1 – 21:30 horas. Iglesia de la Compañía de Jesús (Obispo Trejo esquina Caseros). Conmemoración del 250 aniversario de la muerte de uno de los más grandes compositores del período Barroco, Georg Philipp Telemann (1681-1767). La Barroca del Suquía y el Coro de Cámara de la Provincia interpretan dos obras: La oda al trueno, escrita en 1756 a raíz de un terremoto que devastó Lisboa, y Pleamar y bajamar en Hamburgo, también conocida como Música Acuática, un conjunto de danzas compuesto en 1723 que describe el mar y sus dioses. 

- Jueves 2 - 21 horas. Capilla Jesuítica de Santa Ana (Quinta Santa Ana 178, barrio Quintas de Santa Ana). La Rosa Púrpura del Plata propone canciones, sonatas y danzas en Hispanoamérica entre el Iluminismo y la Revolución. Interpretado por Mercedes García Blesa, soprano, Ana Paula Segurola Pita, en clave, y Gabriel Schebor, en guitarra clásica española de seis órdenes. En las canciones y danzas de este programa puede situarse el origen de las músicas populares latinoamericanas del siglo XX.

- Viernes 3 – 19:30 horas. Capilla Doméstica de la Iglesia de la Compañía de Jesús (Caseros 52).Dar luz, la guitarra en el Iluminismo hispanoamericano. Gabriel Schebor presenta el disco que culmina la Trilogía de la guitarra histórica hispanoamericana. El intérprete toca una guitarra de seis pares de cuerdas construida por el luthier argentino Esteban Pérez Esquivel -copia de un instrumentos de Juan Pagés, Cádiz, 1808-. Este programa pone en relieve un repertorio casi desconocido del más popular y característico instrumento de España y la América hispana, la guitarra, en este caso de seis órdenes dobles.
 
- Viernes 3 - 21 horas. Parroquia Nuestra Señora de La Merced, templo de la Estancia Jesuítica de Alta Gracia. Flos florum -Flor de las flores-, un programa que contiene música de los siglos XIV y XV escrita por Walter Frye, Guillaume Du Fay y Johannes Chiconia. La Sambuca ilustra el período de transición entre el final del siglo XIV y la primera mitad del XV, del fin del Medioevo al inicio del Renacimiento, con motetes, himnos y secciones de misa.

- Sábado 4 - 21 horas. Iglesia de San Francisco (Buenos Aires 221, esquina Entre Ríos). Barroco Veneciano, interpretado por el Ensamble Fulmini. El programa cuenta con obras de Antonio Vivaldi, Tomasso Albinoni, Antonio Marcello y Baldassare Galuppi.

- Domingo 5 – 19 horas. Concierto de cierre en la Estancia Jesuítica de Jesús María. El programa se titula Monteverdi y el mito de la Arcadia, la felicidad y la muerte, y está dedicado a Claudio Monteverdi en coincidencia con el 450 aniversario del nacimiento del compositor, quien encarna la transición de la polifónica y el madrigal al nacimiento del drama lírico y la ópera.