CÓRDOBA NARCOTRÁFICO

Nuevas drogas sintéticas: llegan vía postal y se pueden pagar con bitcoin

Fueron interceptadas en dosis acotadas. Este año ya se detuvieron a 8 personas. Los narcos varían la composición para escapar a las prohibiciones.

Ante la mínima sospecha, en el punto del Correo donde llega la encomienda se solicita la apertura presencial ante el destinatario.
Ante la mínima sospecha, en el punto del Correo donde llega la encomienda se solicita la apertura presencial ante el destinatario. Foto:Aduana Córdoba

La detección de drogas prohibidas es un desafío para las autoridades, ya sea por la composición, la presentación y la trazabilidad de las transacciones. Los traficantes cambian o agregan pequeños compuestos que van modificando la estructura molecular de las sustancias con el objetivo de escapar de los nomencladores que establecen, en la Ley de Estupefacientes, las drogas prohibidas en la República Argentina. 

Pero no solo por eso. La comercialización se realiza a través de Deep Web, la Internet profunda donde se pierde la dirección IP y se hace imposible rastrear la interfaz de la red desde donde se trabó una compra. Y, finalmente, el pago se concreta con criptomonedas, entre las cuales aparece la actual vedette, el  bitcoin. Por esa razón, las fuerzas de seguridad solo llegan a captar el punto de llegada pero la ruta del dinero y de la compra/venta es inaccesible. No hay investigaciones, al menos en Córdoba, sobre la ruta del dinero del narcotráfico bajo esta modalidad.

Nuevas drogas, diferentes presentaciones. Líquidos y sólidos, en este último caso en forma de pastillas o granulados. El martes último la División Narcotráfico Central -con sede en Córdoba-  de la Dirección General de Aduanas realizó un procedimiento en nuestra ciudad a partir de la detección de un envío con un líquido transparente que resultó sospechoso por llegar camuflado en un envase de aerosol emulando un aromatizante. El contraste con reactivos dio negativo y se envió el contenido del frasco para realizar determinaciones específicas. Ese estudio tardará alrededor de dos meses. 

La presunción de los investigadores es que se trata de una variedad de la droga conocida como “la Bomba”, nombre con la que se la conoce en el mercado. Su designación científica es 25I-NBome. Es un alucinógeno similar al LSD. Pero hay más. Otra de las drogas incautadas “el Tucibi”, ya que se interceptaron envíos postales que serían compatibles con esa composición. Los especialistas explican que por sus efectos es una mezcla entre el MDMA (éxtasis) y el LSD, es decir estimulante y alucinógeno. 

En lo que va del año fueron detenidas ocho personas en procedimientos que detectaron envíos postales sospechosos. Los operativos se realizaron en el Correo Argentino. Todas estas nuevas drogas proceden del centro y centro-este de Europa. En Holanda, Bélgica y República Checa se sintetizan. La sustancia química de origen, en cambio, se produce en China e India. En tanto, España y el Reino Unido, países desde donde llegaron envíos a nuestro país, aparecen como países de almacenamiento. 

Consultado por PERFIL Córdoba, el titular de la División Narcotráfico de la Aduana en Córdoba, Sebastián Amaya, señaló que la presentación no es uniforme. “Hemos secuestrado pastillas con logos muy variados, desde Rolls Royce, fantasmitas, Warner Bross, Tesla, Barcelona; también bajo la forma de polvos y, en el caso de otra droga ya conocida como el éxtasis, están apareciendo secuestros bajo la presentación granulada”.  

El funcionario admitió que no tienen la certeza del motivo por el cual llega al país bajo esa forma. Podría significar que acá se terminan de confeccionar pastillas o también que se efectúa el consumo bajo esa modalidad, diluido con agua. Las cantidades secuestradas por el momento no permiten inferir que hay producción local utilizándola como materia prima. Pero tampoco se descarta, dado que el tránsito de la droga por otras vías podría no estar siendo detectado.




María Ester Romero