CÓRDOBA CLAVES DE LA VISITA

Obama en Córdoba: euforia peronista e indiferencia de Cambiemos

La Provincia ahora buscará sacar un rédito tras la visita del líder estadounidense; mientras que en la alianza le dejaron el protagonismo al encuentro de Buenos Aires con Macri.

MAGNETISMO. Barack Obama cerró la Cumbre Verde y mantuvo una breve reunión con Schiaretti y un grupo de invitados por el gobernador.
MAGNETISMO. Barack Obama cerró la Cumbre Verde y mantuvo una breve reunión con Schiaretti y un grupo de invitados por el gobernador. Foto:Gobierno de Córdoba

Tal como era de esperar, la visita del expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, para el cierre de la Cumbre de Economía Verde en Córdoba, se convirtió en uno de los acontecimientos políticos del año. Y por tal motivo, el paso del líder norteamericano dejó varias claves en la política cordobesa que tiene a todos sus protagonistas inmersos en la campaña rumbo a octubre. Desde el comienzo de la semana, cuando el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, afirmó que el Gobierno de Córdoba había decidido bloquear a funcionarios nacionales del encuentro con Obama en el evento del viernes, las tensiones propias de la campaña fueron notables. Aunque la figura y el mensaje del expresidente estadounidense hayan  tenido otro objetivo.

Por el Quórum Hote desfilaron figuras de la política local y nacional que pretendieron, no solo no quedar afuera de la disertación de Obama, sino también acceder a la foto con el líder. Privilegio exclusivo que contó con el visto bueno y la aprobación previa de la Provincia, como así también de la fundación que coorganizaba el evento.

Patrimonio PJ. De antemano se conocía que desde El Panal iban a hacer lo imposible para obtener el rédito exclusivo en la visita del norteamericano. Las listas con los invitados -divididos entre ‘asistentes’, ‘especiales’ y VIP- fueron revisadas varias veces desde el Gobierno y con el correr de los días la orden de que no se copara con integrantes de Cambiemos fue clave.

De hecho, los únicos referentes de ese espacio político que tuvieron participaron del encuentro y hasta obtuvieron la foto fueron el intendente Ramón Mestre y el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos. El primero, por una cuestión institucional y el segundo, por la relación que mantiene con el gobernador Juan Schiaretti.

El resto, se dividió entre los que estuvieron invitados y decidieron no asistir; y los que directamente no fueron participados de la cumbre.

Por el contrario, el peronismo cordobés desfiló durante todo el segundo día del evento. Desde el gobernador Schiaretti hasta su esposa y candidata a diputada nacional, Alejandra Vigo, pasando por el vicegobernador Martín Llaryora, integrantes del gabinete provincial y sindicalistas, todos formaron parte de la escenografía de la Cumbre. En contrapartida, de los peronistas con peso en Córdoba, el único que no asistió fue José Manuel de la Sota, aunque sí lo hizo su esposa, la diputada nacional Adriana Nazario.

La provincia diagramó una lista y se encargó hasta de las ubicaciones de la clase política. En la nómina figuraron, por ejemplo, los sindicalistas José Pihen y Mauricio Saillén, ambos habilitados para la foto pero ninguno de los dos asistió; y fue así como, del gremialismo cordobés, el único que participó  fue el delasotista Pablo Chacón, líder de los mercantiles.

En tanto, otro de los datos políticos que arrojó la Cumbre Verde fue la presencia del gobernador santafesino Miguel Lifschitz. En un primer momento estaba invitada la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosa Bertone, una de las integrantes de la Liga que pretende encabezar Schiaretti; pero ante la ausencia, en Unión por Córdoba le dieron atención especial a Lifshchitz, sobre todo por lo que puede ocurrir después de octubre y en plena tarea por sumar aliados que le hagan frente a la Nación.

Cambiemos, ausentes con y sin aviso. Más allá de las presencias de Mestre y Santos, el resto de los dirigentes de la coalición que encabeza Macri brilló por su ausencia. Se sabía que Unión por Córdoba pretendería quedarse con el protagonismo de la visita de Obama.

Para los socios de Macri quedó la disertación de Rodrigo de Loredo, radical y titular de Arsat, y no mucho más. Porque los senadores nacionales de Cambiemos, Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez no asistieron pese a figurar en el listado aprobado desde El Panal; como así tampoco lo hizo el macrista Darío Capitani, jefe del bloque de legisladores del PRO. Aquí se planteó otra escenario propio de clima proselitista, porque al villamariense lo convocaron como titular del interbloque en la Unicameral pero no se convocó al radical Orlando Arduh, líder de su bancada y jefe de campaña de Cambiemos en estas Legislativas.

Así fue el paso de Obama por Córdoba, quien pese a su mensaje ecológico no pudo escapar del clima de campaña. Ahora, lo que resta saber es cuánto pesó la presencia del estadounidense y cómo pueden beneficiar o perjudicar a uno u otro. Datos de encuestas que ya empezaron a realizarse.