CÓRDOBA RAMÓN MESTRE

“Para gobernar una provincia hace falta equipo y gente con experiencia”

El intendente afirma que Cambiemos gobernará la Provincia en 2019. Asegura que asistimos al fin de ciclo de Unión por Córdoba y confirma cambios en el gabinete.

MANO A MANO. El intendente habló sobre los números de la Municipalidad, las reformas que se vienen y el futuro de Cambiemos.
MANO A MANO. El intendente habló sobre los números de la Municipalidad, las reformas que se vienen y el futuro de Cambiemos. Foto:Fino Pizarro

Viernes 27 de octubre, 11.30 de la mañana. El intendente Ramón Mestre recibe a PERFIL CORDOBA en su despacho del Palacio 6 de Julio. En esta entrevista hará un repaso de la mitad de su segunda gestión. Confirma que analiza cambios para su gabinete en el corto plazo y habla de la relación con el gremio tras la salida del histórico Rubén Daniele. En la charla, además, repasa los números de la Municipalidad, defiende el nivel de endeudamiento y afirma que el trabajo grueso de ajustar los números en el marco de un pacto de responsabilidad fiscal nacional es una exigencia que le cabe más a la Provincia que a la Municipalidad. En el terreno político y partidario, dejó definiciones de peso. Habla de un fin de ciclo del peronismo en Córdoba, afirma que Cambiemos gobernará la provincia en 2019 y que ese puesto demanda “experiencia”, tratando de despegarse de potenciales competidores. Y aunque reconoce el peso específico de Mauricio Macri como líder natural del espacio, afirma que la coalición, y los partidos que la integran, tienen una potencia igual de importante.

-Está iniciando la segunda parte de su segunda gestión, ¿qué balance hace y qué deudas pendientes tiene?
-Yo no me voy a calificar hasta que termine la gestión. Estamos contentos por el momento que vive la ciudad, con muchísimo ritmo de obras. Si durante las gestiones anteriores se hubiera mantenido este ritmo de obras, Córdoba no tendría muchas de las dificultades que hoy tiene. Inauguramos el desagüe número 40, son muchos los que faltan, pero si todos los intendentes hubieran hecho un promedio de 40 obras por gestión, hubiese sido más fácil dar respuestas.

-¿Tienen herramientas para ir monitoreando las demandas de los cordobeses?
-Sí, desde que asumimos. Hay una firme decisión de avanzar en la modernización. Arrancamos con un sistema arcaico que siempre tuvo la Municipalidad. El sistema financiero es un ejemplo, no se había accedido nunca al mercado de valores, algo que no se podía entender para una ciudad como Córdoba, que tiene el tamaño de una provincia. Tomamos decisiones para potenciar la información, darle más herramientas a la gente para que controle, para que haya más transparencia y todo eso devino en las herramientas que estamos usando, como el 147, para poder hacer un seguimiento con la APP y hacer un control de la gestión con los reclamos que se van haciendo, el Portal de Datos, etc. Con todo eso, se accede a información que antes era imposible tener, porque no estaban los sistemas, porque no había una decisión política de llevarla adelante.

-Les trajo efectos colaterales con el gremio.  
-Para nosotros lo público tiene que ser público. Lo vengo diciendo desde que fui senador de la Nación. Lo primero que hicimos cuando llegamos al Municipio fue abrir una oficina de Información Pública. Una información que había que cargar, porque hay una ordenanza que lo exige, es la información de los empleados. No estuvo exento de polémicas. Hemos tenido un año bastante complejo en términos de tensiones gremiales, pero creo que lo importante es que se cumpla la ordenanza.

-¿Cambia el vínculo con el gremio a partir del cambio de conducción?
-Yo espero que no, siempre hemos sido muy abiertos para dialogar más allá de enconos, enojos, molestias. Prueba de ello fue la situación que vivimos cuando asumimos, con 800 personas que estaban con contratos precarios, muchos de ellos estaban en un memo, ni siquiera tenían contrato de trabajo. Se hizo una gestión y se tomó la decisión de tener una ordenanza de concurso público, lo que significó que 2.000 trabajadores entraron por la puerta grande, no por la ventana, porque eran amigos del intendente o de fulano de tal.

-El gasto salarial se lleva el 58% del presupuesto, ¿tienen margen para ajustarlo?
-Está en 57,8% y to - dos los días se trabaja para ir logrando lo que marca una ordenanza que nosotros mismos nos impusimos. Vamos camino a eso, no es sencillo, pero hay una tarea permanente.

-Le consulto eso porque se viene una discusión importante que involucra a Nación, provincias y municipios en relación a la Responsabilidad Fiscal, ¿dónde puede trabajar la Municipalidad para bajar el gasto corriente?
-Lo venimos haciendo. Cuando asumí, el 82% del gasto era corriente y ese número ya de por sí habla de lo que estamos planteando. Haberlo llevado al 57% es un enorme avance, hay que seguir trabajando y vamos a buscar la forma de acompañar el proceso que se plantea a nivel nacional. Hay que seguir haciendo el esfuerzo en la jurisdicción municipal, pero me parece que más esfuerzo van a tener que poner en otras jurisdicciones. Yo logré terminar mi primer mandato con 1.300 empleados menos respecto a los que asumí: de 14.400 empleados terminé con 13.100. Hablo de todos los empleados de la administración municipal, los de Crese y los de Tamse y, posteriormente los empleados de Esop, que hemos constituido nosotros. Pero esa suma y esa resta da cuenta de que hemos sido cuidadosos en el gasto corriente y seguramente vamos a seguir ese ritmo de bajar ese costo. Tal vez otros deberían dar explicaciones sobre por qué lo han duplicado. Me parece que es una pregunta más fuerte en términos de responsabilidad en otras jurisdicciones.

-Se disparó al 27% la deuda en relación con los ingresos, ¿tienen pensado volver a tomar deuda el año que viene para que no caiga el ritmo de las obras?  
-No solamente pueden hacer obras tomando deuda. Nosotros, en la gestión pasada, hicimos 1.600 cuadras de asfalto sin tomar deuda, construimos desagües, llevamos adelante inversiones en centros vecinales y espacios públicos y construimos dos parques educativos. Se pueden hacer obras si se administra de manera prudente y sin hacer esfuerzos que no están a la altura de las circunstancias de la ciudad. Hicimos 100.000 metros de infraestructura cloacal, atacamos un problema. Pasaron gestiones que no hicieron obras de ninguna característica. En esta gestión vamos por las 1.500 cuadras inauguradas y están previstas para el año que viene 1.500 más…

-¿Con recursos propios?
-Sí, sí, con recursos propios y nacionales. Y está claro que la toma de un crédito está sujeta a una autorización que la da el Concejo Deliberante, con lo cual no estamos en condiciones de decir si vamos a poder hacer uso o no. La deuda es absolutamente controlable, está dentro de las posibilidades que el municipio tiene para llevarla adelante.

 El capítulo ciudad del Costo Córdoba  
-Hay mucha preocupación en el empresariado por el llamado Costo Córdoba, ¿tienen dónde atacar para bajar el costo ciudad?  
-De manera permanente venimos haciendo esfuerzos para que el costo sea menor, arrancando por los sectores más desprotegidos. No debemos olvidarnos que los cordobeses no pagan el segundo boleto cuando se trasladan en el transporte público de pasajeros. Usted me dirá, ¿qué incidencia tiene en el entramado productivo? Bueno, eso busca alivianar la carga al usuario. En materia de planteos, nosotros lo que hemos hecho ha sido acompañar la inflación, no está previsto una cuestión excepcional ni de ningún tributo ni de nada y estamos en un proceso de revisión, porque estamos trabajando en el Presupuesto. El secretario de Economía está recibiendo de manera permanente a las organizaciones, las cámaras, escuchando planteos y dialogando para bajar el costo. Pero es algo parecido a lo de la Responsabilidad Fiscal, nosotros podemos dar ejemplos claros, con el gasto corriente en baja, pero en esto me parece que la mirada se tiene que correr hacia otro lado, los que han movido la perilla de la tabulación de los impuestos no están acá.

 El futuro de Cambiemos y la mira en 2019 
-Después del resultado del domingo en Cambiemos, se instaló que hay un fin de ciclo de Unión por Córdoba, ¿coincide? 

-Estoy absolutamente convencido de que es así, de que se inicia un fin de ciclo, pero creo que lo ha determinado la ciudadanía. Por ahí algunos plantean, en la alquimia de los análisis, que la elección se nacionalizó. Desde mi punto de vista, el cambio llegó a la Argentina en 2015: en las PASO se avizoró y ahora ya se plasmó. Se plasmó en nuestra provincia porque la base del gobierno es la alternancia, no es bueno que siempre sean los mismos y aquí tenemos un sector político que hace 20 años, camino a 20 años, que gobierna la Provincia. Claramente, cuando se expresa una idea así es porque hay un inicio de fin de ciclo, se comienza un cambio. Sin dudas, Cambiemos va a gobernar en 2019 y esto es algo que, con mucha prudencia y responsabilidad, hay que construirlo. Hay que construir la alternativa que los cordobeses están esperando que se les ofrezca en materia electoral.

-¿Le preocupa esa competencia que hay dentro de la coalición?
-En absoluto. Me parece buenísimo que haya convicción, ganas, ideas, distintos dirigentes, mujeres y hombres que quieran ocupar una responsabilidad de estas características. Administrar una provincia o cualquier jurisdicción lo debe hacer un equipo, gente capacitada, con experiencia. Eso amerita un trabajo potente por parte de aquellos que integramos Cambiemos, dejando de lado intereses personales.

-¿Le ve vida de largo plazo a Cambiemos o puede haber fragilidades?
-Yo estoy convencido de que Cambiemos ha llegado para quedarse a la Argentina, a Córdoba y a todos los lugares del país. La herramienta tuvo su origen en Marcos Juárez. Había muchos dentro de mi partido que no querían que se hiciera la cabecera de playa en Marcos Juárez. Y nosotros acompañamos y la llevamos adelante en noviembre de 2014, lo que después fue Gualeguaychú para el radicalismo y la construcción de Cambiemos. No tengo dudas de que el referente es nuestro presidente, pero también tiene igual de importancia Cambiemos, los partidos y los dirigentes políticos que integran el espacio. Es mucho más fuerte que algo personal o individual. La resolución que tenga que dar Cambiemos en los próximos meses tal vez sea la forma en que se relaciona Cambiemos para poder fortalecerlo. 

-¿Habrá cambios en el gabinete para esta última parte de la gestión?  
-Nosotros siempre estamos evaluando y analizando el funcionamiento del equipo. Sin lugar a dudas que puede haber algún cambio, pero no va a estar circunscripto a inconvenientes de la gestión, sino a una coordinación y a la necesidad que pueda llegar a tener. No va a ser algo que pueda cambiar el eje que tenemos en el gobierno.




Temas: