CÓRDOBA EL ESCENARIO CORDOBÉS

Paso: llega el primer mano a mano entre Unión por Córdoba y Macri

Tras una campaña con poco impacto, las Primarias se presentan como el desafío que abre la disputa entre el líder del PRO y el cordobesismo. Diferencias de contexto con el 2013.

Baldassi cerró su campaña en Plaza de la Música, con escenario 360º y la presencia de Macri
Baldassi cerró su campaña en Plaza de la Música, con escenario 360º y la presencia de Macri Foto:Fino Pizarro

Este domingo se define en todo el país quiénes serán los candidatos que superen finalmente el corte de agosto y se instalen en la disputa por una banca en el Congreso de la Nación en octubre próximo. Las Paso servirán además como el primer test electoral entre Cambiemos, la coalición que lidera el presidente Mauricio Macri, y Unión Por Córdoba, que llega con el vicegobernador Martín Llaryora como cabeza de lista, acompañado por Alejandra Vigo, la esposa del gobernador Juan Schiaretti, y con el respaldo en el desenlace de la campaña del exmandatario provincial José Manuel de la Sota.

En otros términos, será el primer round entre Macri y el cordobesismo que pregona el PJ provincial, luego de año y medio de sintonía fina mezclada con “relación institucional”, como les gusta definir a puristas de un lado y otro. Córdoba fue uno de los distritos que la alianza conformada por el PRO, el radicalismo y la Coalición Cívica –acá también incluye al juecismo- marcó con un enorme asterisco desde el comienzo del año. Y es por ello que el distrito gobernado por Schiaretti, el peronista que más llegada tiene al presidente de la Nación, fue escenario de momentos de tensión cuando la relación entre ambos había demostrado todo lo contrario.

En las últimas dos semanas, tanto el PJ provincial como Cambiemos pusieron a sus máximos exponentes a pelear por un voto que comparten. Y fue así entonces que Macri y buena parte de su gabinete hicieron aún más asiduas sus visitas a Córdoba (principalmente Marcos Peña y Rogelio Frigerio, los dos arquitectos del armado 2017 en reemplazo de un Emilio Monzó que volvió recién el jueves para el cierre); mientras que Schiaretti no solo se puso al hombro la campaña sino que también sumó a De la Sota, casi ausente en el último mes y medio. La aparición del exgobernador no tuvo el impacto ni la agresividad que muchos pronosticaron, y los disparos del caudillo de Unión por Córdoba carecieron de la continuidad y el impacto que algunos creían. Algo sobre obra pública, críticas a la política económica, y no mucho más en el repertorio de cuestionamientos de De la Sota al Gobierno de Macri.

De esta manera, luego de una campaña escasa de contenido y atravesada sólo por algunos picos, la alianza será el único frente que tenga Primaria en esta instancia en Córdoba. En territorio mediterráneo, desde Casa Rosada terminaron respaldando al macrista Héctor Baldassi, que estará acompañado en la lista del segundo al quinto escalón por Soledad Carrizo (UCR), Gabriel Frizza (PRO), Brenda Austin (UCR) y Diego Mestre (UCR). De los cinco, el ex árbitro y los radicales son actualmente diputados nacionales que buscan renovar mandato, mientras que el integrante del tercer escalón es intendente de la ciudad de Jesús María.

El peronismo, por su parte, detrás de Llaryora llevará a Vigo, el presidente de la Agencia Córdoba Joven, Paulo Cassinerio, el legislador provincial delasotista Daniel Passerini y la riocuartense Claudia Márquez.

Otro escenario. En 2013 precisamente había sido el propio Llaryora el que se animó a ser rival de Schiaretti y De la Sota, el primero como candidato y el segundo como gobernador en aquel momento, y los votos determinaron que el dirigente de San Francisco se sumará a la boleta de Unión por Córdoba que meses más tarde ganaría la elección.

A cuatro años, entre las apostillas que dejaron aquellas Primarias se encuentra un PRO que trataba de hacer pie en la provincia con Baldassi para sortear agosto, un radicalismo que llegó dividido y un kirchnerismo que presentó lista propia ante las diferencias que en aquel momento existían entre Casa Rosada y el PJ provincial. La UCR tuvo como candidatos a Oscar Aguad, encabezando una boleta que también tenía a Carrizo y Diego Mestre; en otra lista estaba al propio Rossi con Identidad Radical; y en una tercera opción aparecía el riocuartense fallecido recientemente Miguel “Chicharra” Abella.

Hoy, el escenario es otro y estas Paso asoman como el primer mano a mano entre Macri y el peronismo cordobés que conducen Schiaretti y De la Sota; solo un primer test con octubre como la primera batalla que muchos anticipan como el aperitivo de un 2019 que será aún más cargado.