CÓRDOBA ENTREVISTA

Restrepo: “Se siente tristeza que Córdoba se haya quedado en los papeles”

El urbanista colombiano, Gustavo Restrepo, uno de los principales referentes de su campo en el continente advierte falencias pero potencialidad para reconvertir zonas deprimidas de la ciudad.

Restrepo visita seguido Córdoba y comenzó a trabajar con soluciones urbanísticas en barrios con problemáticas de seguridad y narcotráfico.
Restrepo visita seguido Córdoba y comenzó a trabajar con soluciones urbanísticas en barrios con problemáticas de seguridad y narcotráfico. Foto:Fino Pizarro

Gustavo Restrepo es la cara más visible de las posibilidades de cambio social que pueden generarse a partir de una intervención urbana y arquitectónica encarada como política de Estado integral. Tras generar una fuerte transformación en la ciudad de Medellín lideró muchos proyectos ambiciosos en ciudades latinas y es uno de los rostros más comunes en disertaciones y conferencias vivenciales estilo TEDx.

El Ministerio de Gobierno que Juan Carlos Massei comanda a nivel provincial lo convocó hace poco más de un año para desplegar una intervención urbanística en zonas de vulnerabilidad de Córdoba y ciudades vecinas. La referencia ineludible al hablar de Restrepo es su trabajo en Medellín, y aunque es muy grande la distancia entre la realidad signada por el narcotráfico que tenía esa ciudad y esta Córdoba actual, también es cierto que hay muchas áreas de enorme fragilidad social donde el narco penetró y comenzó a deteriorar el tejido social y urbano.

“Trabajamos la seguridad pero eso no implica estrictamente sumar más policías en el territorio. Buscamos mejorar la calidad de vida de los cordobeses a través de la renovación urbana. En los barrios más carenciados estamos haciendo acciones muy puntuales de urbanismo, con capacitación para pymes, con participación de deportes, generación de redes de trabajo para que las comunidades se integren. Eso va en tándem con acciones concretas de urbanismo como sumar calles seguras, iluminadas, construcción de ciclovías, generación de parques, plazas. Es un trabajo articulado”.

-En el año que lleva viniendo a Córdoba, ¿cómo has visto a la ciudad?

-Con condiciones similares a las de muchas ciudades latinoamericanas. Con enormes posibilidades por el interés de participar de la comunidad, fortaleciendo temas particulares con consejos barriales. La gente tiene todo el interés de participar. Por supuesto, en algunos momentos están un poco desconfiados porque se les han prometido muchas cosas pero eso es muy natural cuando uno llega al territorio. Hemos encontrado también lugares donde se concentran fallas de infraestructura, de servicios básicos, lugares que denotan dificultades en términos del acceso de la seguridad, lugares desprovistos de suficientes equipamientos públicos. Hay barrios que ameritan ser tratados con mayor atención y prestancia como Maldonado, Renacimiento, Müller, Villa Urquiza, Marquéz Anexo. Estamos trabajando ahí y en Villa El Libertador, San Patricio y entrando en Yapeyú”.

Según Restrepo se identificaron 44 cuadrantes de mucha vulnerabilidad, ubicados principalmente en la periferia de la ciudad: “Yo insisto en que los cambios demoran los tiempos que se tomaron en deteriorarse. No podemos esperar respuestas pronto, pero potencialmente hay ejercicios que funcionan, como la recuperación de espacios públicos, y acciones concretas en áreas de deportes, salud y educación. Hay que generar pertenencia hacia las obras que se hagan”.

-En el plano urbano, ¿qué diagnóstico harías de Córdoba?

-Lo primero es que tiene enormes posibilidades, una de ellas es el río. Hay que mirar el río, no puede seguir siendo la parte de atrás. Segundo, es que hay que articular un sistema de transporte masivo, integrado, que no solamente sea el del bus, sino con muchos otros sistemas, las bicisendas, buses más pequeños articulados con los grandes, la posibilidad de que exista un sistema de metro o de monorriel. Creo que hay que fortalecer las distintas centralidades, hay que generar la densidad en algunos lugares. Es una ciudad muy extendida, lo que significa tener un costo alto de los servicios públicos. Hay que regenerar centralidades, valorarlas, liberar los usos del suelo para que se concentren en esas centralidades. También creo que es importante descentralizar la Justicia, no sólo la fiscalidad y los jueces, sino también fortaleciendo equipamientos para los jóvenes. Hay que pensar que hacer con los Ipem, cómo cualificar sus entornos y creo que hace falta educar a través del deporte. Es una ciudad con muchas potencialidades ambientales, hay que trabajar para recuperar el Infiernillo, creo que es una cuenca preciosa y también hay una oportunidad de educar a través de la resiembra de la flora y la fauna silvestre nativa.

-¿Por qué cuesta tanto a la dirigencia concretar los proyectos urbanos?

-Es cierto. La Universidad Nacional de Córdoba es una institución importantísima con material arquitectónico muy valioso. Uno siente como tristeza que está ciudad se haya quedado en los papeles. Pero a veces tenemos tanto afán de mirar hacia afuera que nos olvidamos de mirar hacia adentro, donde pueden estar las soluciones. La educación es fundamental y a veces por algunas razones en Latinoamérica perdemos el interés por educar y eso mantiene el estatus quo en el poder y se pierde la mirada hacia dentro y la oportunidad de valorar lo propio.


Mini bio. Arquitecto, urbanista y conferencista, trabaja en el sector público y privado en las aéreas del diseño, la administración y construcción de proyectos de arquitectura y urbanismo sostenible. Es docente en las facultades de arquitectura de las Universidad Pontificia Bolivariana y la Universidad Santo Tomas de Medellín.