CóRDOBA URBANISMO

Samper retó a los intendentes: “Hay que tener agenda social y económica”

En Córdoba, el expresidente colombiano reclamó más protagonismo a las gestiones municipales. “El problema de la región es la pobreza, pero sobre todo la desigualdad”, dijo

CRITICO. El expresidente Samper, orador destacado en el Foro de la ADEC, criticó la labor actual de los intendentes.
CRITICO. El expresidente Samper, orador destacado en el Foro de la ADEC, criticó la labor actual de los intendentes. Foto:Cedoc

En el marco del II Foro de Desarrollo Económico que organizó la ADEC en Córdoba la semana pasada, una de las disertaciones más escuchadas fue la del expresidente de Colombia, Ernesto Samper. Tratando de despegarse de la típica consulta sobre los procesos de paz en relación con el narcotráfico, la presentación de Samper se enfocó en su visión sobre las gestiones municipales y las deudas pendientes de los intendentes (“alcaldes”, según sus palabras) del continente. 

Agenda urgente. El exsecretario general de la Unasur y exconcejal de Bogotá remarcó que la gobernabilidad de los municipios está en función de la capacidad que tengan las ciudades de crear formas de participación ciudadana para acercar a la gente a la administración. Y ante un público en el que había varios intendentes de la región disparó: “La planificación de las ciudades no se puede limitar a la proyección urbana, a definir las geometrías de las ciudades, por dónde van las calles. Hay que dar un paso más allá. Los alcaldes son responsables de la planificación económica y social de sus ciudades. Tienen que tener una agenda social y económica. El problema de nuestra región es la pobreza, pero sobre todo la desigualdad. Si no somos capaces de reducir esas distancias económicas, de salud, de género, las ciudades van a quedar como unos cascarones vacíos en los cuales suceden fenómenos que los alcaldes no manejan”. A la hora de pensar en formas de participación ciudadana, destacó la importancia de promover el desarrollo de acciones como las juntas comunales, las asociaciones de usuarios de servicios públicos, las madres comunitarias, etc. “El mayor interés de los alcaldes debería ser asegurar la gobernabilidad no a través de poner más policías, sino a través de nuevas pedagogías de convencimiento ciudadano que pasan por la creación de las redes ciudadanas que soportan la gobernabilidad del día a día”, sugirió, en ese sentido. 

Planificación económica. Al analizar el desafío que suponen los recursos energéticos, Samper también pidió mayor protagonismo a las ciudades en esa discusión: “Nuestra gran competencia como latinoamericanos es que vivimos sentados sobre minas de oro, tierras fértiles, llenas de posibilidades energéticas y nos hemos acostumbrado a vivir de lo que tenemos sin hacer mayores esfuerzos por procesar lo que tenemos. Ahí entra el concepto de las cadenas sociales de valor para no seguir con estas políticas extractivistas. Todas las posibilidades que tenemos en materia de recursos energéticos tienen que ser planificadas desde las ciudades. Hay que generar encadenamientos productivos para procesar nuestras riquezas”, dijo. Finalmente, y a la hora de pensar en la nueva concepción para las ciudades, señaló: “Hay que apuntar a una ciudad que entienda que debe ser protagonista de los cambios econó- micos y las tareas sociales. Las ciudades deben asumir un rol distinto en la globalización. En Europa los cambios se están dando más por alianzas entre ciudades que entre Estados. Las ciudades deben empezar a asumir esos desafíos”.

Herramientas frenadas. Entrando en un plano más común a las ciudades, reclamó “avanzar con las reformas urbanas”, teniendo en cuenta que “la materia prima de todas las ciudades es la tierra y la tierra es un bien escaso. Hay que manejar bien la tierra para que esté bien repartida. Hay que discutir bien los conceptos de plusvalía ante los beneficios que se otorgan a los privados para que esos beneficios también vuelvan a la ciudad”. “Es muy real y muy concreto. El problema es que por discusiones políticas herramientas como la concertación público-privada que genera beneficios para nosotros y puede volver en obras para la ciudad acá se usan de vez en cuando o se usan mal. O se frenan en el Concejo. No se hace nada y quedan las zonas deprimidas y la ciudad sin obras”, criticó un empresario de la construcción presente en el Foro y que dialogó con PERFIL CORDOBA.



Temas: