CóRDOBA MEMORIA Y BALANCE

Talleres, en lo más alto del podio del fútbol cordobés en 2017

El equipo albiazul fue el mejor de los cordobeses que juegan en las principales categorías del fútbol argentino. Instituto y Belgrano completaron, en ese orden, la trilogía de un año con realidades, vaivenes y objetivos diferentes.

A mano. En los tres clásicos de 2017 Talleres y Belgrano no pudieron sacarse ventaja.
A mano. En los tres clásicos de 2017 Talleres y Belgrano no pudieron sacarse ventaja. Foto:CEDOC PERFIL
Y el ganador es… Los nominados, en este caso, son los tres equipos cordobeses que juegan en los dos torneos más importantes del fútbol argentino: la Primera División, ahora maquillada con la pomposa denominación de Superliga, y la Primera B Nacional, la categoría que aglutina a los que quieren dar el gran salto y pasar a pertenecer a esa elite donde las victorias y las derrotas cotizan diferente.

“¡Talleres!” diría el presentador, si se tratara de una de esas ceremonias de premiación tan repetidas, tan calcadas.
El conjunto de barrio Jardín ha sido el mejor en términos comparativos si se analizan los números de 2017, que incluyen la segunda parte de la temporada anterior, la primera mitad de los certámenes que culminarán antes del Mundial de Rusia 2018, y la Copa Argentina. Instituto y Belgrano quedaron, respectivamente, segundo y tercero. 

En PERFIL CORDOBA repasamos el año futbolístico de los tres clubes cordobeses más convocantes, con nombres propios, números y detalles.

La consolidación de la continuidad

Se quedó con las ganas  Talleres a mitad de año,aunque no hubo lamentos ni mucho menos. Los hinchas albiazules se habían ilusionado con clasificar a un torneo internacional una vez cumplido el objetivo prioritario de sumar un buen “colchón” de puntos y afianzarse en la máxima divisional de la AFA, a la que el equipo volvió después de 12 años, es cierto. Hubiera sido el broche de oro para una muy buena campaña de la “T” en la temporada 2017/2018. El 15º puesto lo dejó a poquitos pasos de la Copa Sudamericana aquella vez. En el actual certamen, el elenco de barrio Jardín marcha en la cuarta posición, en zona de Copa Libertadores.

La ilusión sigue en pie. Con “el Cholo” Guiñazú y Javier Gandolfi como estandartes adentro y afuera de la cancha,
con el talento intermitente de “Bebelo” Reynoso y con los goles de Sebastián Palacios, que ahora se van para Pachuca,
porque –aunque no veamos más sus dólares, según el anuncio oficial de la conducción tallerista– Pachuca siempre está.

De un tiempo a esta parte, Talleres logró más que buenos resultados. Se ganó el respeto de propios y extraños. Es un
equipo que sabe lo que quiere. No es casualidad. Frank Darío Kudelka lleva tres años como director técnico y 99 partidos en el lomo, entre Federal A, B Nacional y Primera. 

La dirigencia que encabeza Andrés Fassi, que cumplió sus primeros tres años de mandato y que fue ratificada en asamblea por cuatro años más, le apunta de lleno al objetivo internacional. “Sueño algún día estar acá con Talleres”, dijo el mandamás albiazul en Emiratos Árabes Unidos mientras celebraba el tercer puesto de su otro amor, Pachuca, en el Mundial de Clubes que ganó Real Madrid.

Tras la ilusión de un centenario feliz

El regreso de Darío Franco, el entrenador de la gran campaña de 2011/2012 en aquella B Nacional que tenía a River Plate, Rosario Central y Quilmes como los principales rivales de Instituto, renovó las ilusiones en Alta Córdoba.
Es que los hinchas de "la Gloria" tienen una idea fija: celebrar los 100 años del club, el 8 de agosto próximo, con el equipo en la Primera División del fútbol argentino.

En 2017 la dirigencia albirroja logró ahuyentar el fantasma de la quiebra con un importante acuerdo con sus acreedores, pero el equipo se quedó otra vez con las ganas y sumó un año más a “la década pérdida” que ya acumulaba tras el
último descenso a la segunda divisional.

El sexto puesto en el campeonato pasado –con Iván Delfino y Claudio Demaría como sucesivos conductores– dejó al
menos el consuelo de una buena cosecha para quedar 14º en el escalafón de los promedios y evitar incómodos sobresaltos. Después llegó un técnico nuevo, Gabriel Gómez, y hubo un recambio casi total en el plantel, que incluyó la venta del goleador Gustavo Gotti a O’Higgins de Chile.

Llegaron varios jugadores con “chapa” en el ascenso, como Ricardo Blanco y Germán Lesman, y también Ezequiel
Videla, de recordado paso por la institución justamente en la primera gestión de Franco como DT. Pero lo cierto es que
ninguno de los 12 refuerzos que llegaron hizo “la” diferencia. De los que ya estaban, el experimentado Víctor López se
consolidó como referente y el juvenil mediocampista Guido Mainero ratificó las condiciones que lo convirtieron en una
de las gratas revelaciones del primer semestre del año y que lo llevaron a Vélez Sársfield.

En la presente temporada, con la mitad del camino recorrido, Instituto ocupa el 16º escalón en la grilla de los coeficientes y marcha 14º en la tabla general, aunque a siete puntos del líder Atlético de Rafaela y pisándole los talones a Brown de Adrogué, que está noveno y es el último de los equipos que en este momento clasificaría al reducido por el segundo ascenso.

La campaña actual es regular: 4 triunfos, 3 empates y 5 derrotas, y apenas siete goles (cuatro de penal) en los 12 partidos disputados. Habrá que mejorar, y bastante, para poder soplar las 100 velitas desde lo más alto.

Sumar en tiempos de cambios

Una seguidilla de cinco partidos sin perder, un 9º puesto que hoy le daría el pase a la Copa Sudamericana y un cambio de imagen importante a partir de la llegada del entrenador Pablo Lavallén le dieron a Belgrano un poco de tranquilidad al final de un año complicado.

El arranque de 2017 encontró a la “B” sin Juan Carlos Olave, el arquero del histórico ascenso ante River en el
Monumental, y sin Armando Pérez, un pirata que se fue a navegar por las aguas más turbias del fútbol argentino y que a duras penas logró evitar el naufragio desde su puesto de timonel. Por entonces, Leonardo Madelón aún estaba al frente del equipo, aunque sin demasiado crédito. Más temprano que tarde, Sebastián Méndez engrosaría la lista de
entrenadores de la inestable era postZielinski,que se inició a mediados de 2016 con la salida del “Ruso” luego de cinco años y el inicio del ciclo de 18 partidos que lideró Esteban “Teté” González.

La temporada 2017/2018 terminó, a mitad de este año, con 4 victorias, 4 empates y 8 traspiés, el equipo en el 28º puesto de una tabla de 30 integrantes y un coeficiente muy “flaco” que le impuso la obligación de sumar mucho de allí en más.

En las elecciones del 29 de abril, el 81% de los socios consagró presidente a Jorge Franceschi, el histórico segundo de Pérez en las etapas de gerenciamiento y de normalización institucional. Dos semanas antes, en el estadio Mario Kempes, el país se conmovía con la muerte del hincha celeste Emanuel Balbo, la tarde del regreso del clásico cordobés a Primera División tras un paréntesis de 14 años.

Para la columna del haber, en un año con saldo desfavorable, quedaron la “chapa” de mejor representante cordobés en la Copa Argentina (llegó a octavos de final, aunque sin ganar ningún partido) y la vuelta al Gigante de Alberdi, un bastión de la actual campaña según le comentó a PERFIL CORDOBA Lucas Acosta, arquero, capitán y revelación de la “B”. 

Tres ascensos

El reciente retorno de Racing al Federal A, tras cuatro años y ganando uno de los cuatro premios reservados entre 160 equipos, fue el logro más relevante del fútbol cordobés a nivel nacional. En la tercera categoría
de la AFA, la Academia podría estar con Sportivo Belgrano de San Francisco y Estudiantes de Río Cuarto, dos conjuntos que en la segunda mitad de la temporada 2017/2018 lucharán por subir a la B Nacional. 

En el primer semestre del año, se registraron otros dos ascensos de equipos de la provincia: Atenas de Río Cuarto y Almirante Brown de Malagueño llegaron al Federal B, donde en 2018 volverán a competir
junto a Las Palmas, Peñarol, Sarmiento de Leones, Alumni de Villa María, Tiro Federal de Morteros y Municipal de Río Cuarto. 

La mala noticia fue el descenso de Banda Norte de Río Cuarto, que volvió al Torneo del Interior. En este certamen
hay confirmados para el próximo año otros 30 equipos de la provincia, entre ellos los capitalinos Escuela Presidente
Roca, Huracán y General Paz Juniors.

El podio en detalle

1º) Talleres: jugó 30 partidos, con 13 triunfos, 8 empates y 9 derrotas y un 52% de eficacia. Convirtió 41 goles y su máximo artillero fue Sebastián Palacios, con 7 anotaciones
2º) Instituto: disputó 37 encuentros, con 15 victorias, 7 igualdades y 15 traspiés y un 46% de efectividad. Anotó 35 tantos y su goleador fue Gustavo Gotti, con 7 anotaciones.
3º) Belgrano: jugó 31 partidos, con 9 victorias, 11 empates y 11 derrotas y un 40% de eficacia. Hizo 27 goles y su máximo anotador fue Cristian Lema, con cinco tantos.

Hugo Caric