CULTURA LOS ELEGIDOS DE PERFIL

2013 lo mejor y lo peor

Para saber qué fue lo mejor y lo peor del año en materia de literatura, ensayo y poesía recurrimos a nuestro staff permanente y arrimamos algunas categorías inusuales tendientes a dar una idea de cómo fue este 2013 que se va.

PERFIL COMPLETO

F in de año es momento de balances y, como suplemento de cultura, aprovechamos para hacer por primera vez el nuestro, estableciendo quince categorías y convocando a colaboradores y columnistas a votar por hasta tres títulos en cada una de ellas, en lo posible por autores argentinos o ediciones publicadas acá (que implicaba, desde luego, traducciones y reimpresiones). Quintín, Gonzalo León, Andrés Tejada Gómez, Oliverio Coelho, Jorge Consiglio, Omar Genovese, Matías Serra Bradford, Juan José Becerra y María Sonia Cristoff respondieron nuestras inquietudes para saber, por ejemplo, cuál había sido el mejor debut literario o el mejor libro póstumo. Las respuestas de cada uno de nuestro jurado no fueron manipuladas, acordadas ni guiadas; se trató de un ejercicio de honestidad intelectual. Un ejercicio que no deja de reconocer su limitación, porque no leímos todo lo que se produjo en el año, sobre todo en poesía.
En narrativa ya sea argentina o extranjera traducida por argentinos, por otra parte, se puede detectar la importancia del trabajo de las editoriales independientes: a La Bestia Equilátera, Mansalva, Mardulce, Entropía y Eterna Cadencia, se unieron otras más pequeñas pero no por eso menos pujantes, como el interesante catálogo de este año de Blatt & Ríos y la aparición desde el otro lado de la cordillera de la colección de títulos de no ficción de Ediciones UDP, donde destacan autores argentinos, como Beatriz Sarlo y Martín Kohan. Esto que podríamos denominar fenómeno no significa que otras editoriales más grandes, como las reunidas en torno al Grupo Planeta o a Random House Mondadori no sigan estando presentes. Es un giro en las preferencias. En cuanto a autores, destacan el debut literario de Mauro Libertella, el trabajo intelectual de María Moreno y Beatriz Sarlo, los libros póstumos de Mario Levrero y Juan José Saer y las reediciones de El fiord y de Gente que baila.



Gonzalo Leon