CULTURA CUMPLIRIA 70 AÑOS

Alemania recuerda a R.W. Fassbinder

Se le rendirá tardío homenaje en Berlín a uno de los mayores representantes del Nuevo Cine Alemán, que el 31 de mayo cumpliría 70 años. Murió a los 37 y llegó a filmar 44 películas.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Desde principios de mayo, se conmemora en Berlín el 70° aniversario del natalicio del prolífico cineasta Rainer Werner Fassbinder con documentales, una sección especial en el Berliner Theatertreffen (el Festival de Teatro de Berlín), una retrospectiva de 12 filmes que comienza el 8 de junio y una gran exposición en el Martin Gropius Bau, inaugurada hace pocos días. El 31 de mayo de este año, Fassbinder cumpliría 70 años, pero falleció a los 37, en 1982, a causa de una sobredosis de las drogas que consumía habitualmente. Fue hallado muerto, desnudo sobre la cama, con un cigarrillo entre los labios y con el televisor encendido, por la montajista de sus películas, en su departamento de Munich. La causa de la muerte, según la autopsia, fue un paro cardíaco como consecuencia de una combinación de pastillas para dormir y cocaína. Por entonces, Fassbinder trabajaba en el proyecto de una película para Rommy Schneider, Rosa L., basada en la vida de Rosa Luxemburg, una de las más reconocidas teóricas del marxismo y del socialismo revolucionario. Las notas se encontraron junto a su cuerpo.

Desde su ópera prima, El amor es más frío que la muerte (1969), hasta su última obra, Querelle (1982) –adaptación de la novela Querelle de Brest, del escritor francés Jean Genet, publicada en 1947–, Fassbinder dirigió en total 44 filmes y escribió la mayoría de los guiones, trabajó en la edición, compuso canciones, incursionó en la televisión y actúo en el teatro y en el cine. Muy rápidamente se convirtió en uno de los directores más conocidos del Nuevo Cine Alemán (junto con Werner Herzog, Alexander Kluge, Margarethe von Trotta y Wim Wenders) de la generación de posguerra. En 1967 comenzó a trabajar en el teatro y, entre 1968 y 1969, puso en escena una serie de piezas políticas como codirector del Action Theater de Munich. Luego de sus tres primeras películas tomó como modelo los melodramas de Hollywood, particularmente los de Douglas Sirk (director formado en Alemania), quien filmó Magnífica obsesión e Imitación de la vida para la Universal en los años 50. La mixtura de melodrama y política provocó el primer éxito comercial de Fassbinder, El mercader de cuatro estaciones (1971), pero la película del reconocimiento internacional fue Todos nos llamamos Alí (1974), que ganó el Premio de la Crítica Internacional del Festival de Cannes. En 1977 se conoció Desesperación, filmada originalmente en inglés (con un presupuesto que equivalía al de sus primeras 15 películas), basada en una novela de Vladimir Nabokov, adaptada por el dramaturgo británico Tom Stoppard, y con Dirk Bogarde como estrella.

En la exposición del Martin Gropius Bau (el más importante centro de exposiciones de Berlín) se exhibe un collage de recortes de prensa y una selección de entrevistas televisivas en monitores que intenta reflejar la admiración y el rechazo que generaba Fassbinder, tanto por los temas de su filmografía (la relación de lo privado y lo público, el nacionalsocialismo, la homosexualidad) como por sus radicales y agresivas declaraciones en los medios. Se incluyen, además, montajes de diversos artistas sobre escenas y personajes de Fassbinder, y se explican sus métodos de trabajo, como también se exponen los manuscritos de sus guiones y grabaciones de su voz, dictando partes de éstos. En cualquier caso, un tardío homenaje para quien sólo alcanzó la popularidad en Alemania con El matrimonio de María Braun (1978), una cruel metáfora sobre el llamado “milagro alemán” de posguerra.



Rubén H. Ríos