CULTURA MUESTRA

El arte de la posibilidad infinita

Se presenta en Proa “Es posible porque es posible”, del grupo Raqs Media Collective, que explora, a través de la experiencia multimedia, conceptos básicos del presente como la globalización, la territorialidad y diversos autoritarismos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gentileza Proa

Es posible porque es posible es el nombre de una muestra que se exhibe en la Fundación Proa y que reúne un conjunto de piezas de Raqs Media Collective, grupo artístico creado en 1992 y afincado en Nueva Delhi. También con esa afirmación doble sobre la idea de posibilidad, algo remoto y muchas veces difícil de predecir, se sumergen en un tipo de pensamiento lógico que se asocia con la tautología. En un sentido amplio llamamos “tautología” a toda repetición del mismo pensamiento con distintas palabras: “Lo que no se puede hacer no se puede hacer, y además es imposible”. Los enunciados que se han denominado analíticos, desde Hume en adelante, son clasificados como tautológicos. Son, por ejemplo, las definiciones en cuyo sujeto está implícito el predicado. El triángulo tiene tres ángulos es la más conocida de estas. No hay más información en lo que se dice del sujeto gramatical y no necesito contrastar con el mundo para saber que es verdad. En un sentido más estricto, y desde que Wittgenstein acuñó el término en el Tractatus, se llama “tautologías” a todas las proposiciones compuestas cuya verdad se comprueba mediante las tablas de verdad y toman el valor “verdadero” para cualquiera de los valores de los enunciados elementales. Para el filósofo, las tautologías no tienen condiciones de verdad: son incondicionalmente verdaderas para todo mundo posible, son compatibles con cualquier situación posible, y ello porque en realidad dichos enunciados no hablan acerca del mundo, simplemente describen la forma de razonar. El número de tautologías es infinito y algunas de ellas son precisamente las leyes de la lógica de enunciados.  “La lógica llena el mundo”, escribirá en su famoso texto, y los límites del mundo son también sus límites.

Estas precisiones son indispensables, entonces, para poder entrar en el laboratorio que propone este colectivo para una reflexión social y política. Por medio de una obra que son dos escritorios ubicados, estratégicamente, en el centro de la segunda sala conviene ingresar a la muestra. Uno de ellos tiene atención al público y allí se pueden hacer las preguntas poco usuales o raramente formuladas. De ahí viene RAQS: el acrónimo que significa Rarely Asked Questions, la palabra en persa, en urdu y árabe para definir un estado de meditación y por fin, el nombre que Jeebesh Bagchi (1966), Monica Narula (1969) y Shuddhabrata Sengupta (1968) eligieron para nombrar esta fascinante experiencia entre el arte contemporáneo y la filosofía como provocación. El otro mostrador está siempre cerrado y allí se contestarían las preguntas frecuentes, las FAQS.  Pero este no parece ser el lugar apropiado.

Porque la selección de obras que hicieron Cuauhtémoc Medina y Ferrán Barenblit propone un cierto extrañamiento que suscita interrogantes inusuales pero permanentes. Sobre el tiempo como finitud humana y además, como valor en el sistema de consumo. La manera de estar en el mundo: la ideología, la economía, las fuerzas productivas. Asimismo, la potencia de un complejo entramado cultural que no se rinde ante la normativización que implica vivir en un mundo global y más un pensamiento que intenta ser revolucionario sobre qué significa ser cosmopolita sin ser colonizado. Todo esto expresado con la libertad que da el arte contemporáneo. La utilización de diferentes materiales para la realización de las obras cargadas de múltiples sentidos y referencias.

Es posible porque es posible acarrea un cierto romanticismo en su expresión. Contrarresta el desánimo y la derrota. Es sutil y poderosa, al mismo tiempo. Tiene algo de capricho, como las buenas hipótesis. No es potencia en la resistencia sino es el esqueleto de una estructura lógica. Su grado cero. Ese momento en el que se le trasluce la fantasía.

 

Es posible porque es...
Hasta el 1º de noviembre
De martes a domingo de 11 a 19
Fundación Proa
Av. Pedro de Mendoza 1929



Laura Isola