CULTURA ANALISIS DE ‘EL NOMBRE DE LA ROSA’

El detective en el monasterio

El nombre de la rosa irrumpió en las librerías de todo el mundo en 1980 y fue la primera novela de Umberto Eco. La novela cuenta con 618 páginas. Ocho años después Eco publicó otro libro voluminoso, El péndulo de Foucault: ambas obras están cargadas de misterios y cuentan entre sus ingredientes también con investigaciones policiales y esoterismo.
Lo que ambos relatos terminan demostrando es que la única manera de salvarse es usar la razón: sabiendo sin embargo que no necesariamente esto lleva a la verdad.
   Y el telón de fondo de ambas novelas es, por otra parte, la crisis de los valores.
   El nombre de la rosa está ambientado en la Edad Media y tiene una dimensión temporal de siete días. El lugar del libro es un monasterio benedictino en el que van apareciendo muertos: todos ellos giran alrededor de la biblioteca y de un misterioso manuscrito.
   El personaje Guillermo de Baskerville plantea de manera obsesiva el tema de la infinita omnipotencia de Dios, idea decididamente herética respecto del mundo y el orden medieval en los que está ambientada la novela.
   Guillermo termina afrontando una profunda crisis intelectual.
Los mejores sentimientos y la necesidad de limpieza generan sin embargo sangre y muerte, hecho frente al cual Guillermo decide refugiarse en la ironía.
La verdad a la que se llega al final de la historia contada en el libro es tan sólo una de las posibles y es, por otra parte, el resultado, caso por caso, de numerosos errores.
   Esta conclusión representa una metáfora vinculada a la realidad de la actualidad, sobre todo al drama de los años 70, que puso en crisis la relación del hombre con la realidad, obligando así a un replanteo global.
Seis años después de su publicación, el libro fue convertido en un film dirigido por Jean-Jacques Annaud.
 Los actores son Sean Connery, Christian Slater, F. Murray Abramas. Así como la novela fue un best seller, la película tuvo gran éxito de taquilla, visto que ganó 80 millones de dólares en todo el mundo.
El film de Annaud fue “una traición consensual” del libro.
El mismo Eco –según contaba Annaud– lo había empujado a traicionar “bien” a la novela, porque –afirmaba Eco– para adaptar bien hay que traicionar bien.
Eco siempre se mostró irónico en relación con el resultado. Lo cierto es que fue un primer paso.
Eco ha vendido en total 30 millones de copias de sus libros en todo el mundo, siete millones de ellos en Italia. Sus obras fueron traducidas en 47 idiomas en todo el mundo. (ANSA)

Redacción de Perfil.com