CULTURA NOVEDAD


John le Carré publica sus memorias

Finalmente vieron la luz el jueves pasado, publicadas por la editorial Planeta. El autor británico desvela con cuentagotas intimidades de su discreta pero agitadísima vida.

Le Carré. Sigue siendo uno de los autores más solicitados por Hollywood.
Le Carré. Sigue siendo uno de los autores más solicitados por Hollywood.
Foto:cedoc
Este jueves se lanzó simultáneamente en todo el mundo el libro de memorias del novelista John le Carré (Poole, Inglaterra, 1931), Volar en círculos, su primer trabajo de no ficción. Con esta obra, publicada bajo el sello Booket, editorial Planeta ha obtenido también el fondo del autor y publicará en noviembre Un traidor como los nuestros (2010), en paralelo con el estreno de su adaptación cinematográfica dirigida por Susanna White. Con millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, traducido a 36 idiomas y publicado en 40 países, Le Carré es todavía uno de los escritores más leídos, pese a que la mayoría de sus novelas de espionaje se ubican durante la Guerra Fría. Como es sabido, trabajó como espía entre 1960 y 1964 (destinado a la embajada británica en Bonn con cargo de subalterno de diplomático) para el servicio de inteligencia británico del M15 y M16, antes de dedicarse de lleno a la literatura tras el éxito de El espía que surgió del frío (1963),  llevada al cine en 1965 con Richard Burton en el rol del agente secreto Alec Leamas.  

Las memorias de Le Carré (su verdadero nombre es David Cornwell) han despertado muchas expectativas debido a la confusión que hay en sus novelas entre autobiografía y ficción. Algo se aclaró el año pasado con la publicación en inglés de la extensa biografía de Adam Sisman (John le Carré: The Biography), pero el mayor problema con el que Sisman se encontró fueron las contradicciones en los recuerdos de Le Carré entre las entrevistas que le concedió y otras declaraciones que le había hecho antes. Sin embargo, Volar en círculos es un libro que no pretende referirse a su vida personal, sino a una serie de anécdotas y personajes (algunos relativamente famosos y otros olvidados) que intentan plasmar el retrato de una época. Las memorias de Le Carré recuerdan a Yaser Arafat, Margaret Thatcher, Graham Greene (otro ex espía-escritor), Richard Burton, Joseph Brodsky (a quien conoció el mismo día en que le anunciaron que había ganado el Premio Nobel de Literatura, en 1987), aunque también a funcionarios nazis después de la guerra, al mítico agente soviético Kim Philby, a algunos políticos, terroristas, espías, escritores y a su padre, un estafador que conoció las cárceles de varios países.  
   
Desde El espía que surgió del frío, Le Carré fue un autor muy solicitado por Hollywood. Más de media docena de sus novelas se adaptaron para el cine, como Llamada para el muerto, dirigida en 1966 por Sydney Lumet, o El topo, estrenada en 2011 y dirigida por Tomas Alfredson. En Volar en círculos relata los proyectos frustrados con Sidney Pollack y Stanley Kubrick, con quienes nunca llegó a terminar de adaptar sus obras, pese a hacerse muy amigo de ambos. También evoca cuando, en 1965, mientras asistía a la feria del libro de Frankfurt, alguien lo llamó de recepción para decirle que Fritz Lang lo estaba esperando en el vestíbulo. El director de Metrópolis quería adaptar Asesinato de calidad (1962), su segunda novela, pero durante la conversación se hizo evidente de que estaba prácticamente ciego.

Le Carré, de 84 años, vive alternadamente en su casa de Cornualles (Reino Unido), otra en el barrio londinense de Hampstead y en un chalet cerca de Berna (Suiza).