CULTURA LO QUE VENDRA


La resurrección de Cristo según Mel Gibson

Mel Gibson realizaría una secuela de La pasión de Cristo, película que rodó en 2004. Para ello contaría con el escritor Randall Wallace, autor del guión de Braveheart.

PERFIL COMPLETO


Foto:cedoc

Según The Hollywood Reporter, Mel Gibson y el guionista Randal Wallace están trabajando en la secuela de La pasión de Cristo, la famosa película de 2004 dirigida por Gibson acerca de las últimas horas de la vida de Jesucristo. El guión, como fuente complementaria a los Evangelios, se basó en especial en los diarios de la beata alemana Ana Catalina Emmerick (1774-1824) presentados en el libro La dolorosa pasión de Nuestro Señor Jesucristo, que fue traducido al latín, hebreo y arameo. Wallace –nominado al Oscar por el guión de Braveheart, dirigida por Gibson en 1995– confirmó que ya está escribiendo el guión del nuevo film basado en el dogma cristiano de la resurrección de Jesucristo. El guionista, que recientemente dirigió y coescribió el drama religioso El cielo es real (2014), dijo que él y Gibson empezaron a darle forma a una secuela de La pasión de Cristo cuando trabajaron en la realización del film Hacksaw Ridge, dirigido por Gibson y coescrito por Wallace junto con Robert Schenkkan y Andrew Knight, que se estrenará el 4 de noviembre en Estados Unidos.

La pasión de Cristo recaudó más de US$ 611 millones en todo el mundo y despertó, además, polémica. La película se propone reconstruir las últimas horas de Jesucristo, desde que es aprehendido en el Huerto de los Olivos hasta su muerte en la cruz en el Gólgota, aparte de la resurrección. De modo que el film describe con crudeza y crueldad (y a veces sangrientamente) el enorme sufrimiento de Jesucristo antes de morir, a consecuencia de las decenas de castigos y flagelaciones que recibió mientras se desplazaba, con una pesada cruz a cuestas, hacia la tortura final de la crucifixión. Si bien abunda en flashbacks, se han considerado excepcionales su música y su fotografía (a cargo de Caleb Deschanel, nominado varias veces por la Academia), así como las actuaciones de Jim Caviezel en el papel de Cristo y de la actriz judía Maia Morgenstern en el de María. De hecho, es una película con muy pocos diálogos (alrededor de 400) y la mayoría de ellos en arameo y una parte en latín.

Sin embargo, inmediatamente después del estreno, dos destacados líderes judíos en los Estados Unidos afirmaron que la película era antisemita y falseaba el papel de los judíos en la muerte de Jesús. El rabino Marvin Hier, rector del Centro Wiesenthal y Abraham Forman, director nacional de la Liga Antidifamatoria, manifestaron su descontento respecto de escenas que, en su opinión, adjudican la culpa de la crucifixión a los judíos y no a los romanos. En septiembre de 2004 también se dio a conocer una declaración redactada por el doctor Peter A. Pettit, profesor auxiliar de Religión y director del Institute for Jewish-Christian Understanding del Muhlenberg College (Allentown, Pennsylvania), y el doctor John C. Merkle, profesor de Teología del College of St. Benedict (St. Joseph, Minnesota), firmada por más de 120 académicos y líderes cristianos de diversos países, en la cual se alertaba a los espectadores acerca de los contenidos antijudíos de La pasión de Cristo y la tergiversación del Nuevo Testamento que realizaba.

La próxima película de Gibson y Wallace, ambos católicos, aún no cuenta con un estudio productor o apoyo financiero.



Rubén H. Ríos