CULTURA ASUNTOS INTERNOS

Pensando en las niñas rebeldes

.

PERFIL COMPLETO

Francesca Cavallo y Elena Favilli.
Francesca Cavallo y Elena Favilli. Foto:Cedoc Perfil
Sin duda, leer cuentos a los niños a la hora de dormir tiene beneficios. Según la psicóloga Nicole Prieur, las ventajas son reales y son cinco: enriquece la relación padre-hijo, ayuda a que el niño se relaje, a que se conozca mejor, alimenta su imaginación y desarrolla su lenguaje. Todo eso probablemente sea cierto, pero aunque no lo fuera, una sola de esas razones (o incluso ninguna) justificaría el hecho de leerle un cuento a nuestros hijos antes de dormir. Recuerdo haberles leído a las mías Las aventuras de Pinocho, en una época en que me dedicaba a traducirlo, y con el único fin de comprobar el resultado final y corregir lo que hiciera falta, cosa que la expresión desorientada de mis hijas me ayudaba a discernir: traduciendo, al igual que cuando hablamos, podemos no ser claros.

 Leerles cuentos a nuestros hijos a la hora de dormir está bien, el problema es qué cuentos. Hay un libro escrito por las italianas Elena Favilli y Francesca Cavallo, que imagino que no tardará en ser traducido al español, que se llama Good Night Stories for Rebel Girls (algo así como Historias para la hora de dormir para niñas rebeldes), publicado gracias a una campaña en Kickstarter –un sitio web de micromecenazgo para proyectos creativos–, gracias al cual obtuvo 675 mil dólares de más de 13.400 personas. Se trata del libro para niños que obtuvo mayores contribuciones desde que existe Kickstarter.

El libro reúne cien fábulas para antes de dormir protagonizadas por cien “mujeres extraordinarias del pasado y del presente” que pueden servir de modelos positivos para las niñas. Algunas son la reina Elizabeth II, Serena Williams, Hillary Clinton, las hermanas Brontë, Frida Kahlo, J.K. Rowling, Jane Goodall, Malala Yousafsai, Cleopatra, Yusra Mardini, Julia Child, Michelle Obama, Zaha Hadid y Rita Levi-Montalcini. Las fábulas están ilustradas por sesenta artistas provenientes de todo el mundo.
“Nos dimos cuenta –dicen las autoras– de que el 95 por ciento de los libros y de los programas de televisión con que crecimos no tenían niñas o mujeres en roles importantes. Investigamos un poco y descubrimos que las cosas no cambiaron mucho en los últimos veinte años, así que decidimos hacer algo”. Francesca Cavallo recuerda que “en los libros para niños hay aún muchos estereotipos de género” y los padres no disponen de suficientes dibujitos animados, libros o revistas con modelos femeninos positivos: “Por eso creamos este libro”.

Elena Favilli y Francesca Cavallo fundaron en 2012 Timbuktu Labs, una pequeña empresa con sede en San Francisco que, entre otras cosas, publica Timbuktu Magazine, la primera revista para niños para leer en el iPad. La filosofía feminista de Good Night Stories for Rebel Girls está presente también en sus otros proyectos: la revista Timbuktu, aplicaciones para smartphones, libros en papel en inglés, italiano y francés, y un kit para construir espacios en los que jugar.

Mi amor por las personas que hacen cosas sin quejarse y sin hacer ruido se rinde incondicionalmente ante el proyecto de Favilli y Cavallo, que, como si fuera poco, dedican su libro a las niñas rebeldes de todo el mundo con las siguientes palabras: “Sueñen en grande, apunten bien alto, luchen con energía. Y ante la duda, recuerden: las que tienen razón son ustedes”.