CULTURA DE LA POLITICA A LA CULTURA

“Perdemos a un lector insaciable”

Símbolo de una época, también fue el símbolo de un espacio: humanista del siglo XX y del XXI también fue, esencialmente, un pensador europeo. Por eso, no sorprende que desde todo el continente hubo despedidas emocionadas a Umberto Eco. El presidente de Francia, François Hollande, dijo que “era un inmneso humanista. Las bibliotecas perdieron a un lector insaciable, la universidad a un profesor deslumbrante y la literatura a un escritor apasionado”.
“Eco fue un gran erudito que se sentía cómodo tanto con la historia medioeval como con los dibujos animados: fue uno de los primeros académicos en defenderlos en los años 60”, subrayó el mandatario francés, quien recordó las palabras pronunciadas por el novelista en enero de 2012, cuando fue nombrado Commandeur de la Légion d’Honneur, el máximo honor concedido por el Estado francés. “Para mí, Francia ha sido siempre una segunda patria. En ciertos aspectos conozco mejor la literatura francesa que la italiana”, había dicho Eco aquella vez.
“Umberto Eco ha sido un ejemplo extraordinario de intelectual europeo. Unía una inteligencia única del pasado a una ilimitada capacidad de anticipar el futuro”: con estas palabras, el premier italiano, Matteo Renzi, comentó ayer la muerte del autor de El nombre de la rosa.
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, lamentó el fallecimiento del semiólogo italiano, del que destacó: “Su obra permanecerá en nuestra memoria”.
El líder de Ciudadanos optó por una cita: “El verdadero héroe es héroe por error. Sueña con ser un cobarde honesto, como todo el mundo”, publicó en Twitter. También hubo un tuit de la vicepresidenta de nuestro país, Gabriela Michetti: “¿Quién no se cautivó con El nombre de la rosa? Su gran legado literario lo mantendrá siempre con nosotros”.
También se expresó Fernando Savater: Umberto Eco era un “humanista integral” de nuestra época “que no solamente tenía cultura, sino que sabía para qué sirve la cultura”.
Una huella que queda: la de un estilo que piensa.

Redacción de Perfil.com