CULTURA ARTE

¿Qué tienen en común Hillary Clinton y Carlos Tevez?

A la candidata demócrata y al futbolista argentino los sedujo un argentino de fama internacional. Enterate de quién se trata.

Bottero y Tevez
Bottero y Tevez Foto:Twitter
Difícil encontrar una coincidencia entre dos mundos tan distantes como el de Hillary Clinton y Carlos Tevez. Sin embargo, existe una coincidencia a priori impensada entre la candidata presidencial demócrata y el delantero de Boca Juniors. El punto en común entre ambos tiene nombre y apellido: Daniel Bottero, el pintor argentino que sedujo con su arte a la ex secretaria de Estado de los Estados Unidos y al futbolista.

El “Bottero argentino”, como suelen llamarlo, le vendió a la esposa de Bill Clinton un cuadro de su serie tributo al 11-S, “Lágrimas Rojas”, en 2003. De regreso a Buenos Aires después de vivir los últimos 20 años entre Nueva York y Miami, el artista se hizo amigo de Tevez por medio del golf, su afición en común. Recientemente, el ídolo de Boca Juniors invitó a Bottero a La Bombonera y la experiencia inspiró un cuadro que grafica la pasión del universo xeneize. De tonos azul y amarillo, el cuadro formará parte de la colección privada del ex delantero de la Juventus.

Además de haber sido elegido por Hillary y su amigo “Carlitos”, el pintor argentino le vendió cuadros a Al Pacino, Mario Vargas Llosa, Steven Segal, Emilio y Gloria Estefan, Oscar de la Hoya y al ex presidente colombiano César Gaviria, entre muchos otros. Además, sus creaciones son parte las colecciones corporativas de Citibank, Xerox, Avon, Merrill Lynch y JP Morgan Chase Bank y fueron subastadas por las prestigiosas casas de Nueva York, Christie’s y Sotheby’s.

Nacido en Villa del Parque, Buenos Aires, el hombre que supo captar la poesía de las grandes metrópolis como París, Nueva York y Miami, se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires y realizó una maestría en la Academia Italiana di Belle Arti, en Lucca, Italia. En 1989, residió y trabajó en París, luego en Nueva York y ahora su vida transcurre entre Buenos Aires y Miami.