CULTURA

Quino recibió el Premio Príncipe de Asturias: "Mafalda apoyaría lo que hizo Cristina"

El célebre artista fue galadornado por los Reyes de España. Es la primera vez que la Corona premia a un dibujante.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

El argentino Joaquín Salvador Lavado -“Quino”-, creador del célebre personaje de historietas "Mafalda", recibió hoy el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades de manos del rey de España, Felipe VI. La ceremonia tuvo lugar este viernes en el Teatro Campoamor, de la ciudad de Oviedo, Asturias, y estuvo presidida por el monarca y por la reina Letizia. 

En su último discurso como presidente de la Fundación Príncipe de Asturias, Felipe VI manifestó: “Es la primera vez que nuestros galardones reconocen a un dibujante, y lo hacen premiando la obra de un hombre que trabaja, según él afirma, 'para que el mundo vaya para el lado de los buenos'. Mafalda y los demás personajes de Quino, nacen de su mirada aguda e intuitiva, son profundamente humanos y están dotados de una inteligente ironía o de una dulce inocencia o de un apabullante sentido común”.

El rey recordó que el sueño inicial de los premios eran “sueños de concordia y libertad”, cuando los entregó por primera vez el 3 de octubre de 1981, a los 13 años. “Nacieron así los Premios Príncipe de Asturias para agradecer y rendir homenaje para quienes se sacrifican por un mundo mejor. Para reconocer a quienes quieren hacer de la vida una creación continua”. 

“En cada edición escuché enseñanzas e ideas que han marcado y enriquecido mi vida”, dijo el rey, que fue ovacionado por la audiencia. “Han pasado 34 años entre los cuales ha habido pocas horas de sosiego. No hemos hecho concesiones a la rutina o a la complacencia. Se comprenderá ahora con cuanta emoción he regresado, ahora como rey para entregar estos premios”. El año que viene, los premios "Princesa de Asturias" serán entregados por la princesa Leonor, la hija mayor de los reyes, que tiene 9 años. 

Entre quienes tomaron la palabra en la ceremonia se encuentra la periodista congoleña Caddy Adzuba, condecorada con el “Premio Príncipe de Asturias de la Concordia” como símbolo de la lucha pacífica contra la violencia que afecta a las mujeres, la pobreza y la discriminación, a través de una labor arriesgada y generosa. “Hoy la mujer congoleña víctima de los conflictos armadas, violentada y violada, ha perdido toda la dignidad y vive en la deshonra. Lleva 18 años sufriendo, 18 años de huida, de pobreza extrema”. 

“No es un secreto para nadie: varios informes han denunciado ya la masacre de la República Democrática del Congo. Lamentablemente, las mujeres siguen siendo violadas, los niños siguen siendo reclutados a la fuerza. Nuestra guerra no ha terminado: estamos en guerra, una guerra que intencionadamente se ha relegado en el olvido. La República del Congo es víctima de las riquezas de su subsuelo (...) Este premio va a servir de altavoz para la defensa de la causa de las mujeres violadas en el mundo en general y la República Democrática del Congo en particular”. 

Los demás premiados en 2014 -que se llevarán 50.000 euros y una estatuilla diseñada por Miró-, son el arquitecto Frank O. Gehry (Artes), el programa de becas Fulbright (Cooperación Internacional), el historiador Joseph Pérez (Ciencias Sociales), los científicos Avelino Corma Canós, Mark E. Davis y Galen D. Stucky (Investigación Científica y Técnica), el escritor John Banville (Letras), y la maratón de Nueva York (Deportes)”. 

El premio no fue el único homenaje que se le hizo al historietista en la ciudad asturiana. El “padre” de Mafalda participó de un encuentro con “mafaldólogos” españoles y descubrió una escultura de 80 centímetros -gemela de la instalada en San Telmo- con la que el Ayuntamiento de Oviedo homenajea al personaje creado hace 50 años. La escultura de Mafalda está ubicada a pocos pasos de otra escultura instalada por el Ayuntamiento de Oviedo, la de Woody Allen, convertida desde su instalación en 2003 en una de las visitas habituales de los turistas. 

“Me gustaría saber por qué se acercan tanto ahora a una historieta que habla de la familia, de sus problemas, de la relación escolar con los maestros, pero no acabo de enterarme qué sienten hoy los chicos y cómo les cae este mundo que cambia tan rápido”, dijo Quino, de 82 años, que dejó de dibujar a Mafalda en 1973. Según él, si Mafalda volviera “apoyaría todo lo que ha hecho la presidenta (Cristina Kirchner) por los derechos humanos, pero luego, hay otras medidas que uno dice: ‘esta tía está loca’”. Traducidos a 26 idiomas, sus libros se siguieron publicando y vendiendo por millones de ejemplares en todo el mundo.

 

(*) Especial para Perfil.com



Darío Silva D'Andrea (*)