CULTURA ENTENDIMIENTO CULTURAL

Un museo en el oasis de Abu Dabi

El Louvre Abu Dabi abrirá hoy sus puertas al público. Fue diseñado por el francés Jean Nouvel y pretende situar a los Emiratos Arabes en el mapa museístico internacional.

Visitas. Emmanuel Macron, y quien hace años firmó el acuerdo para la construcción del Museo, François Hollande.
Visitas. Emmanuel Macron, y quien hace años firmó el acuerdo para la construcción del Museo, François Hollande. Foto:cedoc

Hoy se inaugura el Louvre Abu Dabi, la primera extensión del Louvre en el extranjero, luego de cuatro años de construcción y casi una década desde la concepción del proyecto. El primer museo universal de Oriente Medio constituye una monumental obra diseñada por el arquitecto francés Jean Nouvel, ganador en 2008 del Premio Pritzker, y realizada por la constructora española San José junto con las empresas Arabtec y Oger Abu Dhabi LLC, que lograron el contrato de la obra en enero de 2013 por una suma superior a los 660 millones de dólares. Levantado en la isla de Saadiyat, al sureste del golfo Pérsico, en el Distrito Cultural de la ciudad de Abu Dabi (capital de los Emiratos Arabes Unidos), donde también está prevista la construcción de un Guggenheim, el nuevo museo presenta una espectacular cúpula duplicada y plana de 180 metros, translúcida y compuesta por 7.500 estrellas de aluminio, que crea en el interior un efecto aleatorio de lluvia de luz tanto de día como de noche.

Entre sus obras más importantes se expone una Princesa de Bactria de finales del tercer milenio antes de Cristo, una pulsera de oro con cabeza de león de hace 3 mil años, las pintura El lector subyugado de Magritte, un collage de 1928 de Picasso titulado Retrato de una dama, nueve telas del pintor y escultor estadounidense Cy Twombly y la representación fotográfica más antigua conocida de una mujer con velo, entre más de 600 obras expuestas, de las cuales 300 son préstamos de instituciones francesas asociadas, como el óleo La Belle Ferronnière de Leonardo Da Vinci, La estación Saint-Lazare de Monet, El flautista de Edouard Manet, Naturaleza muerta con magnolia de Henri Matisse y un autorretrato de Van Gogh. Se exhiben también una estatua del faraón egipcio Ramsés II, una cabeza de Buda (534-550 d.c.), páginas del llamado “Corán azul” (880 d.c.), una esfinge griega arcaica, un broche hecho en Italia en el siglo V, una pieza escultórica llamada Fuente de luz realizada el año pasado por el artista y disidente chino Ai Weiwei y más de 25 mil piezas de cristal.

Con una superficie construida de 64 mil m², el Louvre Abu Dabi es un complejo formado por pabellones, pasillos y canales que evocan –según la concepción de Nouvel– una ciudad flotante sobre el mar. La cúpula, que mide 36 metros, se apoya en cuatro columnas y está hecha de tal manera que toma la apariencia de celosía mashrabiya. Bajo ella se sitúan 55 edificios de pequeñas dimensiones en una sucesión de plazas y edificaciones entre las que se distribuyen 12 galerías, un auditorio, un museo infantil, una zona de investigación, tiendas y restaurantes. Abu Dabi pagará, en los próximos treinta años, unos 647 millones de euros para contar con gerentes franceses que supervisen las 300 obras de arte prestadas por Francia, además de 453 millones para poder utilizar el nombre del Louvre.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, asistió el miércoles a la inauguración oficial del Louvre Abu Dabi. Junto al primer ministro, Mohamed bin Rashid Al Maktuma, se encontraban también el príncipe heredero de los Emiratos, Mohamed bin Zayed Al Nahyan, el rey de Marruecos, Mohammed VI, y el rey de Bahréin, Hamad bin Isa al Jalifa.