CULTURA NOVEDAD

Vuelve Carson McCullers con nuevas ediciones

Las traducciones de sus libros, que históricamente publicó Seix Barral, se reeditan con prólogos de Rodrigo Fresán, Paulina Flores, Cristina Morales y Jesús Carrasco.

Obras. Las nuevas ediciones cuentan con un epílogo, inédito en español, de Tennessee Williams.
Obras. Las nuevas ediciones cuentan con un epílogo, inédito en español, de Tennessee Williams. Foto:Irving Penn
Con motivo del centenario de su nacimiento y los cincuenta años de la muerte de la escritora estadounidense Lula Carson Smith (Georgia 1917-Nueva York 1967), más conocida como Carson McCullers, la editorial española Seix Barral inició la reedición de su obra completa en una colección diseñada por la ilustradora Sara Morante, con estudios de varios investigadores y un epílogo de Tennessee Williams inédito en español. El ardiente y esperpéntico universo de McCullers pertenece al imaginario más oscuro del sur de los Estados Unidos y se ubica en la constelación de William Faulkner, Flannery O’Connor, Truman Capote y (más tardíamente) Cormac McCarthy, dentro de lo que se ha denominado “gótico sureño”, un subgénero que se inclina por lo grotesco y hasta lo monstruoso. Narradora ampliamente reconocida, McCullers publicó en vida cinco libros y sus personajes anormales (o freaks, según ha señalado O’Connor) y atmósferas enrarecidas constituyen una de las grandes cimas de esta literatura que explora los abismos de la condición humana.

Carson McCullers nació el 19 de febrero de 1917 en Columbus. Hija de un próspero joyero y de la nieta de un rico hacendado que se había destacado por su heroísmo en el ejército confederado, desde la edad temprana padeció problemas de salud. A los 15 años, cuando se le diagnosticó una neumonía (en realidad se trataba de fiebre reumática), durante la convalecencia, su padre le regaló una máquina de escribir. En 1934, como quería ser pianista, sus padres la enviaron a Nueva York para iniciar estudios en la prestigiosa Juilliard School, pero abandonó al poco tiempo de comenzar a asistir a los cursos de escritura creativa de la Universidad de Columbia. En 1936, a los 19 años, publicó su primer relato, Wunderkind, en la revista Story, y en 1940 salió la novela que la hizo famosa: El corazón es un cazador solitario. En esos años se separó de Reeves McCullers, un joven aspirante a escritor con quien se había casado en 1937, y se mudó a la February House (como la bautizó Anaïs Nin), una residencia en Brooklyn propiedad del editor de Harper’s Bazaar, George Davis, donde se reunía un grupo de artistas e intelectuales. 

En 1941, publicó Reflejos en un ojo dorado (llevada al cine en 1967 con dirección de John Huston y protagonizada por Elizabeth Taylor y Marlon Brando), una novela sobre homosexualidad y voyerismo en el ámbito militar. En 1943 apareció el libro de relatos La balada del café triste, en cuya narración más larga (una nouvelle que da título a la colección) se refiere la historia de amor entre la mujer/hombre Amelia y su primo Lymon, un jorobado-hombre-niño. En 1945 se volvió a casar con Reeves y publicó la exitosa Frankie y la boda (relato de una niña de 12 años ante la boda de su hermano mayor, un análisis de la entrada a la pubertad), que fue llevada al teatro y al cine. Tras un largo silencio, en 1961 llegó su última novela, Reloj sin manecillas, que transcurre en una pequeña ciudad sureña donde domina el odio racial.
Después del suicidio de Reeves, en París en 1953, los constantes problemas de salud de McCullers se agravaron y debió someterse a varias operaciones. Finalmente murió en 1967 en Nyack, a los 50 años, de un infarto cerebral.n