DEPORTES EN MAR DEL PLATA

Boca, a un paso de la gloria

Goleo a Aldosivi por 4-0 y, si el miércoles le gana a Olimpo en Bahia Blanca, se quedará con el campeonato.

Alegres. Pavón festeja el primer gol en la noche marplatense. Fue el noveno en lo que va del torneo. Los hinchas “neutrales” lo gritaron con él.
Alegres. Pavón festeja el primer gol en la noche marplatense. Fue el noveno en lo que va del torneo. Los hinchas “neutrales” lo gritaron con él. Foto:telam

Boca dio un paso más. Y casi ya llega: está a un triunfo de salir campeón de un torneo largo, tan largo que son pocos los que se acuerdan cuándo empezó. El paso lo dio en Mar del Plata ante Aldosivi, en un estadio mundialista minado de bosteros disfrazados de hinchas neutrales, que conformaron una postal condensada de lo que es el fútbol argentino hoy: un sinfín de vivezas, improvisaciones y desarreglos. Pero, bueno, los hombres y las mujeres que fueron tampoco tienen la culpa: pudieron ver a su equipo en su ciudad, festejar y gozar de estar ahí, a sólo un partido de obtener el torneo.

Es cierto que, para que eso haya pasado, Boca se encontró con un rival que tuvo fallas insólitas y que no mostró nada de lo que había mostrado en los recientes partidos contra otros grandes (en los empates ante Racing e Independiente, y en la victoria frente a San Lorenzo en el Bajo Flores).

¿Qué pasó? Seguramente la conexión de los delanteros de Boca ayudó a desestabilizar a la defensa marplatense. Porque la novedad fue que, anoche, a Darío Benedetto se le sumó Cristian Pavón: un delantero con un gran potencial, que hacía rato estaba en deuda con el equipo, pero sobre todo con su socio de ataque.

Pavón, de hecho, abrió el marcador con un golazo desde afuera, como en casi todo el torneo hizo Benedetto. Fue en ese momento en que los hinchas neutrales dejaron de serlo: gritaron, cantaron, sacaron banderas (la policía incautó camisetas y ropa de Boca) y hasta prendieron bengalas.

Al gol de Pavón le siguió un blooper del arquero Matías Vega, que recibió la pelota de un defensor, se durmió una siesta y cuando quiso despejar se encontró con la pierna de Ricardo Centurión.

En menos de dos minutos, Boca pasó de estar empatado a estar arriba por dos goles de ventaja. Y ahí, entre los 38 y los 40 del primer tiempo, fue que el partido terminó. Terminó porque la diferencia era demasiada y porque fueron dos golpes seguidos que dejaron a Aldosivi sin reacción.

El segundo tiempo fue una decoración para un partido ya juzgado. Quizás, un cabezazo de Pablo Lugüercio que dio en el travesaño podría haber cambiado el escenario. Pero no pasó. Y lo que pasó, después, fue otra sucesión de errores de Aldosivi que Boca convirtió en goles: primero con un penal de Fernando Gago (por una falta ingenua del arquero) y después con un tiro de Jonathan Silva ante una defensa que ya ni marcaba. Fue 4 a 0. Y la confirmación de que en Bahía Blanca, el miércoles ante Olimpo, el equipo del mellizo Guillermo Barros Schelotto puede dar el paso hacia la gloria.


Angelici, insultado

El presidente de Boca, Daniel Angelici, la pasó muy mal en Mar del Plata. Es que, apenas arribó en un auto particular al hotel donde estaba alojado el plantel profesional, un grupo de hinchas lo recibió al grito de: “¡Angelici botón, Angelici botón... Vos sos hincha del Globo, la puta madre que te parió!”.

El dirigente ingresó al hotel sin hacer declaraciones ante la prensa. El vice del club, Royco Ferrari, declaró que los hechos le “parecieron raros”, y no descartó que haya sido un escrache prepado.


La felicidad de Gago

Entre las caras más felices en el vestuario xeneize sobresalía la del capitán, Fernando Gago, autor del tercer gol de Boca, de penal. “Estamos muy felices con el resultado porque teníamos que ganar para ser primeros. Estoy convencido de que hicimos un partido completo en todas las líneas de juego. Sin dudas, tuvimos un gran nivel colectivo, sin fisuras en ningún sector de la cancha. Todos los jugadores están rindiendo al máximo, y eso se nota en cada partido”, afirmó.