DEPORTES MOMENTOS INSOLITOS DEL RECIENTE GANADOR DEL TORNEO DE PRIMERA

Crónicas del campeón

Del debut de Werner a las denuncias por violencia de género, de las escuchas a Angelici a la pelea Tevez-Riquelme.

Momentos inólitos del reciente ganador del torneo de primera.
Momentos inólitos del reciente ganador del torneo de primera. Foto:cedoc

Con el apache. Boca se consagra campeón mirando un partido en los televisores LED de un hotel cuatro estrellas de Bahía Blanca. Un día antes, en esos mismos televisores, Guillermo Barros Schelotto observa algo que lo tiene entre la calentura y la incredulidad: Riquelme utiliza el escenario de Fox Sports para cerrar la charla pública que iniciaron Tevez y Maradona. Hace cinco días, el primer 10 de Boca en este campeonato dice que Riquelme le hace mal al club: que habla siempre desde afuera, que habla sólo cuando el equipo perdió. Después del 1-3 contra River, Riquelme habla desde afuera: dice que si Boca le gana a Newell’s, saldrá campeón. “En su casa de La Plata, Guillermo me contó una vez que iba a dirigir a Boca –tuitea el periodista Vicente Muglia, autor del libro Che Pep, la conexión de Guardiola con el fútbol argentino– y lo iba a sacar campeón con tres puntas”. Guillermo se desobedece y ante Newell’s ubica a dos 5, a un 4 como 8, tira a un interior a la izquierda y juega arriba con Benedetto y Pavón. Boca gana 1-0 y finalmente sale campeón de un torneo que duró nueve meses y que sufrió un paro de uno, un torneo en el que dos de sus jugadores fueron denunciados por violencia de género, el secretario del Presupuesto del club por comandar una asociación ilícita para defraudar al fisco y su presidente de operar árbitros en la AFA y jueces en la Justicia. Esta nota se escribirá siempre en presente porque el fútbol argentino es algo que sucede todo el tiempo, con todas sus acepciones, sin parar. Un dirigente del club celebra el título vestido de fantasma, tres meses después de analizar que el gas pimienta no ha sido para tanto. En Bahía no hay vuelta olímpica. Como corresponde, el rival tampoco le concede el respeto y la admiración del pasillo europeo al campeón.


Debutó con River. Boca gasta 84 millones de pesos para reforzar el plantel que jugará la Libertadores del año pasado, Daniel Osvaldo se fuma un cigarrillo en la ida de los cuartos de final y Boca gasta otros 130 para derrotar a Independiente del Valle en la semifinal. Con esa base empieza el Torneo de Treinta, sólo un mes después. El debut es contra Lanús. Barros Schelotto cree que Tevez necesitará un conector y elige a Gonzalo Castellani. Boca pierde su único partido de visitante en todo el campeonato. Sólo Pablo Pérez, Pavón y Benedetto juegan ese 0-1 y, también, el 4-0 a Aldosivi y el 2-2 en Bahía. En el medio, Andrés Cubas y Federico Carrizo también son titulares. En el medio, Cubas desciende en Italia y Axel Werner es el primer arquero en la historia de Boca en debutar en un Superclásico con sólo 20 años. En el medio, Insaurralde le grita a Silva en una práctica y se van a las trompadas. Barros Schelotto los echa. En el medio, dos meses después, también echa a Pablo Pérez, que se calentó porque un juvenil lo gambeteó cuatro veces.


El ángel gris. Febrero de 2017. El torneo no se reanuda porque un reclamo salarial de Futbolistas Argentinos Agremiados suspende todo. En TyC Sports, el programa No todo pasa difunde una charla entre Angelici y Fernando Mitjans, el presidente del Tribunal de Disciplina. Angelici quiere negociar las suspensiones de dos jugadores para un repechaje que en 2015 jugó con Vélez, por la Libertadores. Tres meses después, Mitjans vuelve a escena: es el vicepresidente del organismo que le levantó la sanción a Messi en las Eliminatorias. Angelici, mientras tanto, celebra el título con una entrevista en TyC Sports.


Karate kid. Ricardo Centurión cabecea el centro pasado y –con una cinta azul, como Karate Kid, en la cabeza– corre y vuela en el viento de Bahía, para festejar. Hace sólo un mes, su ex pareja, Melisa Tozzi, le dice al programa +Despiertos, de la LN+: “Es una figura pública, pero también es una persona y necesita ayuda. Es una persona cuando está sobria y otra cuando toma alcohol. Toma todos los días, no se cuida”. Dos meses después de firmar en Boca, Centurión le pega en un ojo, le tira y le rompe el celular. Tozzi llama a la mamá del 10, que le dice: “Me tendrías que haber contado antes”. Un mes después de firmar en Boca, Centurión choca a un Fiat Duna y dos personas heridas terminan en el hospital. Diez meses después de firmar en Boca, Meliza Tozzi denuncia ante la Justicia que el 10 le pegó una piña, la ahorcó y le astilló tres dientes. Once meses después de llegar a Boca, Centurión cabecea un centro pasado y con una cinta azul, tipo Karate Kid, en la cabeza, corre y vuela en el viento de Bahía, para festejar.


Moretones. Cuando Agustín Rossi pasa a Boca en el verano, Barbi Segovia pega en su muro de Facebook charlas que tuvieron por WhatsApp. Rossi le recrimina que charló de lo que no debía con quien no debía. Ella le pregunta de qué está hablando. “De pasarle los moretones a tu mamá y hablar con tu hermana recién”, le escribe el arquero de Boca. “Más vale que no abras la boca si no querés que sea peor”, se lee también. Acaso por miedo, no hay denuncia policial. Rossi dice: “Hay que pensar en el futuro”. El futuro es el silencio y Boca campeón.


Azconzabal x2. Boca viene de ganar como local y ahora gana, también, de visitante. Faltan 20 minutos. Hay un centro, un cabezazo, un gol. Juan Manuel Azconzábal celebra el empate, el 2-2 de su Atlético Tucumán. El tiempo pasa y Boca vuelve a ganar, ahora a un minuto del final. Entonces, otro centro: otro cabezazo. Rossi se lleva puesto a un delantero y es penal. Juan Manuel Azconzábal, el clásico no oficial que tuvo Boca en este campeonato, vuelve a celebrar el empate, el 1-1 de su Huracán.


Ignacio Fusco


Temas: