DEPORTES TENIS / ATP DE HAMBURGO

Delbonis, el chico que soñaba con Federer y ahora está en las nubes

El argentino de 22 años le ganó ayer a su ídolo y hoy jugará su primera final ATP: ante Fognini, a las 10.

PERFIL COMPLETO

Federico Delbonis concretó eso que cualquiera sueña: acertar en la única posibilidad ante algo que parece imposible. Es como si usted, lector, estuviera enamorado de Pamela David y tuviera la oportunidad de sentarse a tomar un café con ella. La chance: un rato para convencerla de que tiene que dejar a Daniel Vila para irse con usted. Delbonis lo hizo: dejó en cancha todos sus recursos, transpiró durante casi dos horas y superó al suizo Roger Federer por 7-6 (9-7) y 7-6 (8-6). Su premio: se metió en la final del ATP 500 de Hamburgo, su primera definición en un ATP, y además ascenderá al menos hasta el puesto 68 del ranking mundial –su mejor posición hasta el momento–.
Pero claro, lo importante es lo de ayer: le ganó a Federer, hoy número cinco del ranking, ex número uno del mundo, máximo favorito en este certamen.
Hace cuatro años, cuando el nacido en Azul aparecía como una promesa para el tenis nacional, nombró a Federer como su ídolo: “Me fascina su simpleza para jugar”, había dicho. Hoy, con 22 años, Delbonis expresó lo que pudo al final del partido, pero esas palabras remitieron un poco a aquellas: “Me siento en las nubes. Vencer a Roger, el mejor de todos los tiempos, es increíble y no se va a comparar con nada del mundo”.
El chico argentino figura 114º en el ranking mundial, es zurdo y atraviesa un año en el que intenta consolidar lo que se dijo de él: que tiene un potencial –y un juego– similar al de Juan Martín del Potro (a él le dicen Delbo).
Delbonis empezó a jugar al tenis a los 7 años en el Club Bancario. Durante un tiempo vivió en Barcelona para perfeccionar su juego y aprovechar la cercanía a los torneos europeos. A partir de 2005, decidió saltearse el circuito junior, después de sumar un punto ATP en un Future en Tucumán.
Hincha de Boca, el argentino tiene como máximo referente a Rafael Nadal, otro zurdo, otro que a Federer le generó complicaciones.
Además del parecido en el juego, con Del Potro también comparte la contextura física: Delbo mide 1,90 metro.
Ayer, el chico de 22 años superó al experimentado de 31. El pibe que este año fue campeón de los Challengers de Bucaramanga y Barranquilla, en Colombia, levantó los brazos y se rió ancho ante el hombre que ostenta 77 títulos en su carrera, 17 de ellos en torneos de Grand Slam.
Y sin embargo, Federer no pudo. “Jugó bien, fue un poquito más agresivo que yo. En los tie breaks mantuvo la calma e hizo su juego hasta el final. No hay excusas. Trabajé duro y este torneo fue difícil. Es decepcionante, pero estas cosas a veces pasan. Lo felicito”, declaró el de Basilea.
Delbonis fue tachando nombres desde la clasificación hasta lograr la hazaña de ayer y meterse en la definición.
Este año, su mejor labor en un ATP se había concretado en Viña del Mar, donde llegó hasta cuarto de final (perdió con su otro ídolo, Rafa Nadal).
¿Cómo lo hizo? El de Azul lo explicó: “Traté de disfrutar el partido y disfrutar punto a punto. No fui pensando en lo que tenía que hacer. Eso hice en todo el torneo. Y poco a poco se me fueron dando las cosas”.
Una posibilidad, un acierto. Delbonis se hubiera robado el corazón de Pamela David.



Ayelen Pujol