DEPORTES FINAL DE WIMBLEDON 1980

El partido del siglo

El 5 de julio de 1980 siempre será recordado por los amantes del tenis como el “Día del partido del siglo”, en referencia a la inolvidable final que protagonizaron Björn Borg y John McEnroe en Wimbledon.

Emblemático. Borg y McEnroe tuvieron un cruce inolvidable. Esa historia se hizo película.
Emblemático. Borg y McEnroe tuvieron un cruce inolvidable. Esa historia se hizo película. Foto:cedoc

El 5 de julio de 1980 siempre será recordado por los amantes del tenis como el “Día del partido del siglo”, en referencia a la inolvidable final que protagonizaron Björn Borg y John McEnroe en Wimbledon. Precisamente ese tremendo partido en el que el sueco se impuso por 1-6, 7-5, 6-3, 6-7 (16-18 en el tie-break) y 8-6 tras cuatro horas y 48 minutos de un cruce vibrante, fue el disparador que animó al cineasta danés Janus Metz Pederson a llevarlo a la pantalla grande, de la mano del film Björn Borg-McEnroe: la película, que se estrenó este jueves y protagonizan Shia LaBeouf como McEnroe y Sverrir Gudnason en el papel de Borg. La historia gira en torno de ese histórico enfrentamiento, a la vez que repasa los momentos definitorios en la formación profesional de cada uno de estos dos grandes tenistas.

El sueco, al que la prensa bautizó como El Hombre de Hielo, por la frialdad de su juego, hasta ese momento llevaba 34 partidos sin perder en Wimbledon. Pero, en esa oportunidad, enfrente llegaba un joven de apenas 21 años con enorme talento y muchas ganas de impedirle que se llevara el torneo por quinta vez consecutiva. Tras perder categórica y sorpresivamente 1-6 en el primer set ante un McEnroe que estaba con todas las luces encendidas, Borg llegó al cuarto con un 2-1 a su favor. Pero, en una gran reacción, el niño rebelde forzó un atrapante e interminable tie-break que duró 22 minutos y en el que se impuso 18-16, lo que no sólo le permitió llevar el partido a cinco sets, sino darse el gusto de impedirle a su contrincante que se convirtiera en el primer tenista en la historia en ganar Wimbledon en un tie-break.

Pero en el quinto y definitivo set, el sueco sacó a relucir toda su potencia y categoría para llevárselo por 8-6, tras otra definición intensa y emotiva, en la que el joven de rulos dejó todo en la cancha para tratar de impedírselo.

Si bien no forma parte de la trama de esta película, al año siguiente McEnroe se tomó revancha al derrotar a Borg en otro partido memorable por 4-6, 7-6, 7-6 y 6-4. Tal vez, Pederson ya esté pensando en la segunda entrega de la saga, que bien podría llevar por título Borg-Mc Enroe: la revancha.



Luis Rodriguez