DEPORTES EN AVELLANEDA

El verdadero cambio del rojo fue la actitud

Mas que la salida del arquero rodriguez, la nueva cara de independiente fue la entrega. Vencio 4-1 a Colon.

PERFIL COMPLETO

Los partidos los ganan o los pierden los equipos. No suele ser común que toda la responsabilidad de un triunfo o de una derrota recaiga sobre un solo jugador. Pero en Independiente ocurrió: el elegido fue el Ruso Rodríguez, el culpable de todos los males. El empate sobre la hora de Racing y la derrota contra River, por ejemplo, llevaron su apellido. Ya no importaba si el resto del equipo jugaba a media máquina, si los volantes paseaban o si los delanteros no la embocaban. El arquero quedó marcado. Se ensañaron. Y el cambio fue inevitable.
Anoche, después de 97 partidos, el Ruso fue al banco. Atajó Martín Campaña. E Independiente ganó 2-1. Pero vincular los dos episodios sería una interpretación apresurada e injusta. El equipo de Pellegrino ganó por el peso que tuvo en el área de enfrente: Vera, como de costumbre, las peleó todas, y Denis se pareció al Denis que se fue a Italia hace ocho años.
Cuando Independiente convirtió el primer gol, a los once minutos, todos los jugadores salieron disparados al banco. Fueron a abrazar, precisamente, al Ruso. No fue un gesto menor. Fue una señal de apoyo al compañero, una manera de dejar en claro que el responsable, siempre, es el equipo. En las buenas y en las malas.
El mayor cambio que exhibió el Rojo anoche fue, en realidad, de actitud. Salió a llevarse a Colón por delante. Denis convirtió un gol, forzó uno en contra de Benegas,  metió un cabezazo que sacó  Broun por milagro y picó una pelota que salvó un defensor en la línea. Todo en veinte minutos. Al ritmo que impuso se acopló el equipo santafesino, por eso se armó un partido de ida y vuelta.
En el segundo tiempo Colón se animó a buscar el empate. Se acercó al arco de Campaña, pero sin demasiado riesgo.Los ingresos de Benítez  y Cebolla Rodríguez acomodaron un poco los tantos. Los goles de Cuesta y Rigoni, sobre el final, cerraron el partido.

Claudio Gomez