DEPORTES ARGENTINA OPEN DE TENIS

Ilógico

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

La final del ATP de Buenos Aires que se jugará hoy, desde las 14, no tendrá a Rafael Nadal, el campeón defensor y máximo preclasificado a ganar el torneo. Ayer, el español cayó sorpresivamente ante el joven austríaco Dominic Thiem por 6-4, 4-6 y 7-6 (4) en el partido más vibrante de lo que va del certamen. Thiem, número 19 del ranking mundial, debió batallar durante casi tres horas para dejar en el camino al mejor jugador de la historia sobre polvo de ladrillo.
El austríaco, una de las apariciones más interesantes que tuvo el circuito profesional en 2015, año en el que ganó tres títulos sobre superficie lenta (Gstaad, Umag y Niza), deberá enfrentar hoy a otro español, Nicolás Almagro, que llegó al partido decisivo luego de vencer, anoche, a su compatriota David Ferrer por 6-4 y 7-5 tras una hora y 51 minutos de juego.

Nadal estuvo lejos de su mejor versión, pero sin embargo se las arregló para recuperarse tras perder el primer set, ganó el segundo y tuvo dos puntos para partido. En esa situación límite, Thiem superó la presión y se hizo fuerte con su saque. “Es el mejor triunfo de mi carrera”, afirmó el austríaco ante los aplausos de los espectadores en el Buenos Aires Lawn Tennis Club. Y explicó por qué consideraba eso: “Acabo de ganarle al mejor jugador en polvo de ladrillo de la historia, una leyenda y uno de los más grandes de todos los tiempos”.
El otro finalista, Almagro, 72 en el ranking mundial y campeón del torneo porteño en 2011, se impuso a un Ferrer que conoce mejor que nadie lo que es festejar en Buenos Aires: aquí ganó en 2012, 2013 y 2014. Pero a Ferrer este año  el clima le complicó el escenario: en el mediodía de ayer tuvo que completar ante el uruguayo Pablo Cuevas su encuentro de cuartos de final, que fue suspendido el viernes por la noche a causa de una intensa lluvia, y llegó a la semi con el cansancio lógico de haber jugado un rato antes.



R.P.