DEPORTES INDEPENDIENTE

La escoba barre solo a los referentes

EN LOS ULTIMOS TRES MESES, SEIS JUGADORES CON INFLUENCIA EN EL PLANTEL DEJARON EL CLUB POR DECISION DE LOS DIRIGENTES.

AFUERA. Jorge Ortíz, Víctor Cuesta, Cebolla Rodríguez y Germán Denis, entre los “despedidos”.
AFUERA. Jorge Ortíz, Víctor Cuesta, Cebolla Rodríguez y Germán Denis, entre los “despedidos”. Foto:Telam
El 27 de noviembre del año pasado, la gota rebasó el vaso. Ese día, el 0-3 con Racing en el Cilindro por la undécima fecha del Torneo de Primera hizo explotar a Pablo Moyano, que apuntó a un solo culpable: el plantel. “Estoy caliente con la actitud de los jugadores. En diciembre algunos muchachos se van a tener que ir, eso es seguro”, anticipó. Junto a la llegada de Ariel Holan, en reemplazo de Diego Milito, llegó la depuración del plantel. Independiente se quedó sin caciques. La limpieza, está claro, apuntaba a los líderes.
El arribo de Holan al banco de suplentes coincidió con el corte de cabezas que venía exigiendo el mundo Independiente. “Hay que analizar caso por caso. No fue una decisión plenamente dirigencial ni todos pedidos del entrenador. Hubo un conjunto de factores”, le cuenta a PERFIL alguien que conoce las entrañas del vestuario de Independiente. La única partida decidida enteramente por los dirigentes fue la de Germán Denis, con un contrato demasiado alto para un jugador que no era titular.
La depuración fue rápida y contundente. Los tres primeros en irse fueron casos distintos. El uruguayo Cristian Rodríguez ya era cuestionado desde la era Milito por sus constantes lesiones, y porque no caía bien que para la selección de su país estuviera disponible y para Independiente siempre había un malestar. A Hernán Pellerano (se fue a préstamo a Olimpia de Paraguay) y a Jorge Ortiz (fue cedido a Tijuana de México) fue el propio Holan el que les comunicó al principio de su ciclo que no los iba a tener en cuenta por cuestiones futbolísticas.

De capitán a la nada. El caso de Víctor Cuesta es uno de los más curiosos. Su gran nivel en el primer semestre del año lo llevó a disputar los Juegos Olímpicos con la Selección. Cuando llegó Holan, en el primer entrenamiento Cuesta le manifestó su intención de dejar el club, pero la falta de ofertas hizo creer que seguiría en el plantel. El 0-3 con Racing en Salta le hizo perder terreno en las consideraciones de Holan y le dio cabida al juvenil Alan Franco, quien apareció en un par de amistosos como titular.
En las últimas prácticas, Cuesta había vuelto a ser titular pero su destino estaba en el Inter de Porto Alegre, club que compró la mitad del pase en dos millones de dólares.
Con Vera nunca hubo feeling. El cuerpo técnico le aseguró que sería el cuarto número 9 del plantel (por detrás de Gigliotti, Denis y Albertengo). Y encima, en los amistosos empezaron a probar con Gastón Togni, un chico de las inferiores del club. Por eso el uruguayo tomó la decisión de sumarse a Colón.
La paciencia del hincha pesa mucho en la salida de estos referentes. Con varios, no había vuelta atrás. Eran totalmente resistidos. Por eso, no es casual que la escoba los haya barrido.
 Ahora, el Rojo intentará apoyarse en la experiencia de Walter Erviti, en los goles de Gigliotti y en la lucha de un Nicolás Tagliafico que, con poco tiempo en el club, es uno de los símbolos de un equipo que hace quince años no festeja un título local.