DEPORTES MOMENTO DE REVANCHA

La hora de saldar una deuda de 28 años

Alejandro Sabella fue uno de los últimos jugadores desafectados de cara aMéxico ’86, el último Mundial ganado por Argentina. Lo dejó afuera Bilardo, hoy director nacional de selecciones, que prefirió a Tapia, Borghi y Bochini. El misterioso papel de Grondona en esa decisión.

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

En la semana, Alejandro Sabella desafectó a los últimos tres jugadores y definió la lista de los 23 hombres que disputarán el Mundial. Excluidos quedaban Nicolás Otamendi, José Sosa y Ever Banega. Esto no es nuevo, pasa en cada Copa del Mundo. Maradona no estuvo en la lista de Menotti para el Mundial ’78, Ramón Díaz fue desafectado por Bilardo para Italia 90 por pedido del mismísimo Maradona, Riquelme quedó afuera de la Copa del Mundo 2002 y el propio Sabella vivió la misma situación en México ’86. “Como fui jugador, sé lo que significa no ir al Mundial”, dijo el actual DT de la Selección en la conferencia de prensa del último lunes.

El Pachorra jugador. “Lo conocí en el ’82. Yo dirigía a Estudiantes y quería un jugador que me armara el equipo. Le dije al presidente Correbo que yo mismo viajaba a buscar a Sabella, pero que necesitaba mil dólares. Llegué allá una mañana y arreglamos el pase pero me quedé sin plata y no tenía para volverme. Entonces le pedí a Alejandro que me prestara unos pesos y después se los devolví en La Plata”, contó Carlos Bilardo en una entrevista en octubre de 2012 para el diario chileno La Tercera.

Cuando Bilardo se hizo cargo de la Selección, en el ’83, ya en la primera convocatoria llamó a Sabella. El volante tuvo bastante participación en el comienzo del ciclo, en el que jugó ocho partidos oficiales enfrentando en tres de ellos a Brasil, justamente el país que en un mes puede transformarlo en un dios o en un demonio.
El día que Bilardo dio la lista para el Mundial ’86, también un martes 13 como lo hizo Sabella con la primera lista de treinta jugadores para Brasil 2014, Pachorra no figuraba ni tampoco su ladero Miguel Angel Russo. “Es cierto que Sabella llegaba grande al Mundial. Yo quería juntar a él y a Borghi con Bochini, Trobbiani y Alonso, pero no era fácil. Además, para mí, Burruchaga era intocable porque jugaba por todos lados”, dijo Bilardo a La Tercera. En esa misma entrevista comentó que la ausencia de Sabella en México finalmente se debió a la inclusión de Claudio Borghi, por más que él mismo dijo que eran jugadores distintos. También aclaró que él tenía muy buena relación con el representante de Borghi.

“Podría haber estado en el ’86, Bilardo me conocía bien, pero estaban Maradona, Bochini, Tapia y Trobbiani, ¿qué puedo decir?”, se sinceró Sabella en una entrevista a El Gráfico en enero de 2010. En aquellos tiempos, la respuesta de Sabella ante la consulta de por qué no estaba en la Selección fue por el mismo lado. En una entrevista con Adrián Paenza y Dante Zavatarelli, el 2 de marzo de 1986 en el programa Todos los goles, respondió: “A veces hay presiones y otros jugadores que están mejor”.

Hay muchas versiones acerca de la ausencia de Sabella en esa Copa del Mundo. Hay quienes dicen que su lugar lo ocupó Tapia por presiones de dirigentes ya que no había ningún jugador de Boca. Otros aseguran que fue debido a la convocatoria de Bochini, por expreso pedido de Maradona, que quería darle un reconocimiento a su máximo ídolo. Hasta hay quienes dicen que fue el mismísimo Grondona el que le bajó el pulgar al actual técnico de la Selección. Lo cierto es que el encargado de dar la lista, Bilardo, dijo que Sabella perdió su lugar por la convocatoria de Borghi.
“Grondona nunca dijo ni va a decir que él intervino, pero la sensación general en ese momento fue que él, junto con otros dirigentes, tuvieron que ver con la inclusión de Tapia y Bochini y con las ausencias de Russo y Sabella, dos jugadores del estilo de Bilardo que uno imaginaba que iban a estar. La verdad es que eso nunca se va a poder comprobar”, afirma el periodista Miguel Angel Vicente, que cubrió esa Copa del Mundo.

Los años con buzo de DT. Después del Mundial del ’86, la relación entre Bilardo y Sabella no se quebró, se congeló, y trajo frutos a futuro. Sin relación laboral ni futbolística entre los dos durante varios años, Sabella dirigió la Reserva de River y fue ayudante de Daniel Passarella en el club de Núñez, Parma de Italia, Monterrey de México, Corinthians de Brasil y las selecciones de Argentina y Uruguay. El ha dicho más de una vez que si Passarella no hubiera tomado la decisión de ser presidente de River, él jamás se habría independizado.

En 2008, Bilardo trabajaba en la Secretaría de Deporte de la provincia de Buenos Aires y desde Estudiantes le pidieron recomendación: quién debía ser el futuro DT del equipo. El postuló inmediatamente a Sabella, agregando que además vivía en La Plata. Así empezó la carrera de Pachorra como entrenador y a los cuatro meses de asumir en Estudiantes ganó la Libertadores 2009. Al año siguiente obtuvo un campeonato local. En Estudiantes borró a un histórico jugador del club, José Luis Calderón. El delantero, al saber que no iba a ser tenido en cuenta, se retiró del fútbol. Seis meses después, un entrenador lo convenció de jugar en Argentinos, donde estuvo un campeonato y salió campeón. Ese entrenador fue Claudio Borghi. 

Tras dos años como técnico de Estudiantes, Sabella renunció a su cargo acusando diferencias con los dirigentes. Seis meses después asumió la dirección técnica de la Selección; según dice Bilardo, también recomendado por él. Hoy están nuevamente juntos en un proyecto, con Bilardo como secretario general de selecciones nacionales y como voz autorizada a la que Sabella tiene que escuchar y responder.

En la conferencia de prensa del lunes, Sabella contó que les dijo a los jugadores desafectados que estaba apenado. El mismo lo aclaró: fue jugador y sabe lo que es no ir a un Mundial. Cuando fue él quien quedó afuera, el equipo volvió con la copa. Gracias al éxito deportivo, fueron pocos los que cuestionaron su ausencia y las de Fillol, Trossero, Russo y Gareca, el responsable del agónico gol de la clasificación a México.

Habrá que esperar para ver qué sucede en este caso con Sabella, del otro lado del mostrador, y ver cuánto influirán los resultados a la hora de recordar las ausencias de Tevez, Banega y Cambiasso, entre otros. Probablemente si Messi y compañía traen la copa, pocos cuestionarán al técnico por los que quedaron afuera. Si no salen campeones, seguro vendrán las críticas a Sabella por haber prescindido de jugadores de gran nivel, privilegiando las relaciones personales dentro del grupo, y también se pondrán en tela de juicio las influencias de jugadores y dirigentes sobre la lista definitiva. Como dijo el poeta Miguel Abuelo, “la libertad es el arte de los decididos”; y sólo los que hayan tomado las decisiones de acuerdo con sus propias creencias y valores serán libres, más allá de lo que digan los resultados.



Federico Frau Barros