DEPORTES EDGARDO BAUZA


La selección socialista

El nuevo dt del equipo nacional tiene ideales politicos bien marcados. Fue candidato a concejal en Granadero Baigorria.

Su momento. Bauza, una vida entre el fútbol, la lectura y la política.
Su momento. Bauza, una vida entre el fútbol, la lectura y la política.
Foto:Cedoc Perfil
Granadero Baigorria tiene 43 mil habitantes y un ciudadano ilustre. Desde que Edgardo Bauza fue elegido como entrenador de la Selección, esa ciudad santafesina se convirtió en la cuna del elegido. Allí, en su patria chica, el Patón se impregnó de conciencia socialista. Después llegaron la consagración en Central, el paso por Colombia y por Independiente, una temporada en México y el Mundial 90, pero en nada modificaron sus ideas. Tan convencido estaba, que para las elecciones del 91 se presentó como candidato a concejal por el Partido Socialista Popular. No ganó, pero su presencia fue fundamental para que Elba Acosta, candidata a intendente, quedara apenas cincuenta votos abajo del candidato del PJ.
Los que conocen Granadero Baigorria aseguran que los hinchas de Central son mayoría. En territorio canalla, entonces, no es un disparate que un prócer del club arrastre votos. Bauza lo hizo. “Yo vivía a unas cuadras de la casa, era amiga de la familia”, cuenta Elba Acosta a PERFIL. Fue a través de ese vínculo que el Patón empezó a incorporar los conceptos del socialismo. Hasta que puso su nombre en una boleta. “Lo que hicimos, con un grupo de gente, fue tratar de sumar un concejal. Yo no iba a ser electo, pero sí me sumé a la lista por mi exposición. Di charlas y me ocupé de decir que el jugador de fútbol es un tipo normal”, explicó hace un año el propio Bauza.
La candidatura a concejal llegó cuando la práctica del fútbol se extinguía. Con un espacio ganado en el cielo de Central y la chapa de ser el cuarto defensor con más goles en la historia del fútbol, Bauza se incorporó a la vida política con los mismos conceptos que profesa en el fútbol: solidaridad, compromiso, compañerismo. Llegó a sentarse en la mesa de Tiempo Nuevo, el programa político más influyente durante esos años. Candidatos del Partido Socialista invitados por Bernardo Neustadt.
“Cuando le propusimos que fuera candidato a concejal se entusiasmó mucho –recuerda Elba Acosta–. Es una persona muy coherente, respetuosa. Y aportó algo fundamental: como viene del fútbol sabe trabajar en equipo. Luego siguió vinculado al Partido, pero cuando empezó a dirigir en Perú y Ecuador se fue distanciando”.

Lecturas. El Patón Bauza complementó su sensibilidad social con la lectura. Arrancó cuando empezó a concentrar con el plantel de Central, contó. Cuando era adolescente no leía, pero aprovechó los tiempos ociosos de las concentraciones para descubrir libros. Empezó con novelas clásicas, hasta que se interesó por la historia argentina. José Ingenieros, Perón, los golpes de Estado. Fue un descubrimiento, una revelación que sostuvo sus ideales socialistas.
Después se interesó en biografías de personajes notables. Y llegó a Mandela. “De su vida me interesa cómo una persona puede dejar en el pasado todo lo que le hicieron vivir, cómo logró despojarse del rencor. Siempre me interesó lo que hizo, su lucha desde el Apartheid hasta que fue presidente. Todo lo que logró”, reconoció el entrenador. Del líder sudafricano, Bauza absorbió ideas que aplica en el fútbol: “Los errores forman parte del ser humano, la lucha por los ideales es algo que fortalece y por lo cual no hay que resignarse. La convicción que a uno lo moviliza es la razón de vivir”.
Pasaron 25 años de aquella participación política del técnico de la Selección. El desamparo de los más desprotegidos y los conflictos sociales siguen tan vigentes como entonces. Pero, reconoce el Patón, el mundo es otro: “Mis ideas siguen siendo socialistas. Pero hoy, el único carrilero por izquierda que queda es Fidel Castro; todos los demás, cuando hay un penal, lo patean de derecha”.

“No voy a convencer a nadie”
Edgardo Bauza ofreció ayer su primera conferencia de prensa como entrenador de la selección argentina. Acompañado por Armando Pérez, presidente de la comisión normalizadora de la AFA, el Patón fue contundente: “El día que no piense que voy a salir campeón me dedico a otra cosa. Si no, no podría dirigir, y mucho menos a Argentina”.
A pesar de que expresó su “orgullo” por haber llegado a la conducción del conjunto albiceleste, reconoció: “Esta responsabilidad me pone muy contento y me llena la cabeza de preocupaciones. Lo más importante es el deseo y las ganas que tenemos. Soy consciente de dónde estoy, y por eso es la ansiedad de poder organizar y poder empezar a trabajar”.
Bauza confirmó además que viajará a España a tener una charla con Lionel Messi. “No voy a convencer a nadie, quiero charlar de fútbol con Messi. Le diré cuál es mi idea y después se verá. No voy a decir cuándo voy a viajar, pero seguramente se van a enterar”.
Y agregó: “Si esa charla deriva en la posibilidad de que pueda ser citado y juegue los dos primeros partidos de la Selección, se verá. No he hablado con nadie, absolutamente con nadie, ni siquiera con amigos; voy a ponerme en contacto para ver si me puede recibir algún día. Después de esa charla vamos a ver qué sale”.
De cara a la convocatoria para los partidos frente a Uruguay y Venezuela en septiembre, Bauza confirmó que la gran mayoría de los jugadores serán los mismos de la gestión Gerardo Martino.

Claudio Gomez