DEPORTES CRISIS ETERNA


La semana de la locura

Los dias que vienen seran clave para la AFA. Por un lado, se decide si se forma o se cae la superliga; por otro, asumira la comision normalizadora.


Foto:cedoc

Es difícil que el fútbol argentino esté peor de lo que está. Pero mañana, insólitamente, todo puede hundirse un poco más. Hay dos puntos en tensión que pueden hacer estallar lo poco que le queda a la estructura dirigencial de lo que alguna vez fue la AFA. El primero sucederá en la asamblea extraordinaria para crear la Superliga, que se reanudará luego del cuarto intermedio pedido el 28 de junio. Si bien la seducción de Daniel Angelici –que habla como presidente de Boca y también como portavoz del Gobierno– pareció acercar posiciones, en las últimas horas cobró fuerza la versión de que todo el sector del Ascenso votaría en contra, lo que imposibilitaría un acuerdo para aprobar el nuevo torneo. Se necesitan  61 votos de los 75 en juego para avalar el proyecto. La rosca, en estas horas, es intensa.
Si se vota por hacer la Superliga, en este primer año se mantendría el reparto de dinero tal como está (Boca y River en el primer escalón; San Lorenzo, Racing, Independiente y Vélez en el segundo; y los restantes en el tercero) para que en la temporada 2017/2018 se pase a distribuir de una manera segmentada, que variará según cantidad de socios, rendimiento deportivo y rating.
Si llegan a juntar los votos necesarios para aprobar esta nueva modalidad de campeonato, el problema que atisban varios dirigentes es lo que podría pasar si el enviado de la FIFA, Primo Corvaro, continúa insistiendo en que el dinero de los derechos televisivos debe seguir administrándose por la AFA. “Es la principal traba que tenemos ahora”, le dice el presidente de un club grande a PERFIL.
¿Qué podría pasar entonces? En lo que sería un bautismo de fuego, el comité normalizador que Primo Corvaro designará esta semana podría vetar el torneo, o al menos ponerle un condicionamiento que sería una bala en el corazón del proyecto: dejarla sin la caja del Fútbol para Todos (que aumentaría de 1.650 millones a 2.400). En síntesis: el comité normalizador podría matar la Superliga antes de que nazca.
El pedido de Corvaro, que aludió que sería antiestatutario que la organización del nuevo campeonato maneje el dinero de la televisión, tiene que ver, según dos dirigentes, con que se desesperó al encontrar una AFA sin ningún fondo y con tantas deudas, lo que podría paliar con una inyección de 70 millones de dólares que aportarían, a modo de préstamo blando, la FIFA, la Conmebol y el gobierno nacional.
Pero la Superliga no es sólo una intención de los clubes. También es del Gobierno: el macrismo la impulsó desde el principio de esta crisis interminable en la AFA, en primer momento porque vislumbraba que la batalla contra el moyanismo –encarnada por Claudio “Chiqui” Tapia y el Ascenso– estaba perdida, y ahora porque es lo único que puede salvarse entre las ruinas de un edificio acéfalo e intervenido desde Zurich.
La postura de Corvaro –darle vía libre a la Superliga pero sin la caja de la tevé– la escuchó in sitú el secretario general de la presidencia, Fernando De Andreis, en una reunión en Olivos a la que asistió también el coordinador del FpT, Fernando Marín. Dependerá ahora quienes serán los nombrados por el suizo-colombiano (ver recuadro) para integrar la junta normalizadora, que entre sus primeras tareas tendrá que homologar lo votado por los clubes mañana, en una asamblea que puede ser el inicio de algo, o el final de todo.

 

Las caras de la comisión

Primero eran 43 currículums. Después, 21 preseleccionados. Ahora, los elegidos serán siete. O seis, porque el presidente de la junta normalizadora ya está decidido: será Fernando Mitjans, vicepresidente de la Comisión de Apelación de la FIFA y presidente del Tribunal de Disciplina Deportiva de AFA.
Luego del casting que comandaron el suizo-colombiano Primo Corvaro y la enviada por Conmebol, Montserrat Giménez, en estos días llegará desde Zurich la designación oficial de los miembros de un comité de crisis que tendrá, como misión principal, el saneamiento de una AFA en crisis, para llamar a elecciones dentro de un año. La principal candidata a ocupar el cupo femenino es Carolina Cristinziano, abogada y ex representante de jugadores. Boca podría hacer ingresar a Matías Ahumada (tesorero del club) o Javier Medín (abogado), mientras que los dos clubes cordobeses podrían aportar a Armando Pérez, del lado de Belgrano, y Rodrigo Escribano, del de Talleres. También figuran como candidatos Alfredo Dagna (Olimpo) y Pablo Toviggino (presidente del Consejo Federal). Además, Primo Corvaro busca seducir a algún ex jugador (Diego Milito y Javier Zanetti rechazaron la oferta), que podría ser Daniel Bertoni.



Redacción de Perfil.com